Huawei Mate X – Impresiones del teléfono plegable de Huawei #MWC19

Hoy, Huawei reveló, un día antes que empiece el gran evento de tecnología, el Mobile World Congress, su nuevo portafolio de productos. Entre ellos, el plato fuerte fue sin duda su caballo de batalla en esta nueva guerra de teléfonos con pantallas flexibles, al Huawei Mate X.

Huawei tenía el secreto muy bien guardado; no existían muchas filtraciones del teléfono, por lo que no conocíamos muchos detalles sobre qué tipo de dispositivo sería el lanzado. Ahora que por fin ha sido revelado, tenemos una clara idea de lo que la marca tiene planeado.

Pantalla de 8″ Plegable hacia afuera

Existe una clara diferencia entre el Galaxy Fold y esta propuesta de Huawei, el Mate X. Por un lado, el Galaxy Fold se pliega hacia adentro, ocultando la pantalla flexible, y dejando una segunda pantalla – mucho más pequeña – como manera de interacción.

Huawei hace lo opuesto; en lugar de plegar la pantalla hacia dentro, la pantalla se pliega hacia fuera, lo que significa que cuando estemos utilizándolo en “modo teléfono”, en modo plegado, estaremos usando la misma pantalla (sólo que, bueno, plegada).

Esto tiene sus ventajas claras y desventajas. Para empezar, se trata de una pantalla de mejor calidad de lo que ofrece el Galaxy Fold cuando está plegado. Hemos visto cómo la pantalla del Fold es de tan sólo 4.6″, lo que nos da un área pequeñísima de interacción. El Mate X, por otro lado, nos da dos pantallas de 6.3″ y 6.5″ (una es más pequeña porque aloja la cámara, el sensor de huellas dactilares, el puerto USB – C, entre otras cosas), de mucho mayor tamaño y teóricamente, mejor calidad. Esto también nos permite usar la cámara trasera como delantera, para selfies, pues tenemos una pantalla que acompaña a la cámara. Y teniendo en cuenta que se trata de una cámara hecha en colaboración con Leica, esto significa que por fin tenemos una cámara frontal que es idéntica en calidad a la trasera (duh, es exactamente la misma)

Por otro lado, el tener la pantalla plegable hacia afuera la hace más vulnerable a rayaduras. Recuerden que se trata de un material flexible, por lo que no puede ser tan resistente a llaves o monedas como el vidrio de nuestros actuales teléfonos. Esto implicaría o un cambio de comportamiento en la manera en la que transportamos nuestros dispositivo, o que Huawei ha inventado un material que no sólo es flexible, sino ultra resistente a quiebres y rayaduras. Esto es algo que tendremos que ver en acción y probar nosotros mismos, cosa que lamentablemente, aún no fue posible.

Características técnicas

El teléfono cuenta con el Procesador Kirin 980 junto con el chipset Balong 5000 que le proporciona al teléfono la capacidad de conectarse a redes 5G (pero es retro-compatible con redes 4.5G, 4G e inferiores). Tenemos una batería de 4,500 mAh dividida entre las dos secciones, 8 GBs de RAM y 512 GBs de almacenamiento interno. Tenemos la posibilidad de usar dos SIM Cards, o una Sim Card y una NM Card – la nueva memoria expandible de Huawei.

No se mencionó características de la cámara; sólo que se trata de una cámara creada en colaboración con Leica (como los otros teléfonos en la línea Mate y P), y que traería un sensor de huellas dactilares lateral.

Lo que sí se mencionó? El precio. El teléfono será lanzado a mediados del año por 2299 Euros; un precio bastante elevado al que estamos acostumbrados. Pero tampoco es un precio inesperado; se trata de un producto bastante novedoso, con muchas tecnologías nuevas, que está destinado a ser probado y comprado por early adopters, personas apasionadas por la tecnología que quieren probar y comprobar si este es , efectivamente el futuro de nuestros dispositivos; si las pantallas flexibles han venido para quedarse.

Son las pantallas flexibles el futuro?

Yo les tengo fe. Como usuario de tablets desde el primer iPad, me parece una excelente solución al problema que enfrentamos actualmente: los usuarios venimos exigiendo cada vez pantallas más grandes, pero ahora es casi físicamente imposible hacerlas crecer más y mantener la “usabilidad” con una sola mano, o que quepan fácilmente en el bolsillo.

Con una pantalla flexible, obtenemos lo mejor de los dos mundos: un dispositivo que podemos operar con una sola mano cuando lo necesitamos, pero que, cuando necesitemos trabajar, o ver una película en Netflix, o jugar un juego, o realizar una presentación, podemos desplegar y duplicar su tamaño, dándonos todas las ventajas de una tablet. La idea es sencilla, fácil de comprender, versátil y ahora, hemos visto que es posible implementarla.

Lo más emocionante? Que estamos en la era de la experimentación; así como Huawei tiene una propuesta, también hemos visto otra muy completa de Samsung con el Galaxy Fold. Y estoy seguro que mañana, durante el Mobile World Congress, encontraré al menos unas dos o tres opciones plegables más. Es una tierra de nadie, un “lejano oeste”, un futuro incierto, pero la palabra clave aquí, es “Futuro”. Yo sí creo que este tipo de dispositivos tiene futuro. Pero todo dependerá de cómo sean aceptados por el público y, por supuesto, de hacer que la reducción del precio conforme el producto madure, sea también una realidad.

Espero tener pronto la posibilidad de probarlo y reducir mis temores sobre qué tan frágil es la pantalla, y poder comentarles al respecto. Mientras tanto, síganme por instagram, que mañana estaré trayéndoles muchas más novedades desde el Mobile World Congress!

Más Noticias
Microsoft lanza su bóveda personal de OneDrive