Tras la catástrofe que ha sido el Note 7, muchos están ansiosos por ver qué otro "power phone" tomará su lugar. Por un lado tenemos a LG con su ya anunciado (y próximo a lanzarse) V20. Y por otro, tenemos a Huawei, con el sucesor del excelente Mate 8.

Esta línea de teléfonos destaca por equipar a sus teléfonos prácticamente con lo último en tecnología, y en ofrecer pantallas de gran tamaño. Estos "power smartphones" son ofrecidos en la segunda mitad del año, y apuntan a capturar al "power user", el usuario que busca el teléfono más poderoso del mercado. Antes, la línea Note dominaba este rubro, pues Samsung era uno de los pocos fabricantes que escalonaba sus lanzamiento en dos etapas (primera mitad del año para la línea "S", segunda mitad del año para la línea "Note"). Después del vacío dejado por Samsung con el Note 7 y sus explosivos problemas, el trono está libre para que uno de estos dos competidores, lo coja.

Y tras ver los "leaks", o filtraciones del Mate 9, bien podríamos estar ante el ganador.

 Mate 9 con Pantalla Curva

Esta imagen, filtrada apenas unos minutos por @evleaks, nos muestra que Huawei ofrecerá dos variaciones del Mate 9: un con pantalla tradicional, y otro con pantalla curva, muy similar a los modelos "edge" de Samsung, y al Note".

A esto, le podemos unir los detalles ya filtrados en el pasado, como que tendremos modelos desde 64 GBs y 4 GBs de RAM, hasta un equipo con 256 GBs de almacenamiento y 6 GBs de RAM

Y sí, en lugar de esperarse hasta CES 2016, parece que Huawei podría lanzar estos modelos el 18 de Noviembre, justo para hacerlo una opción esta Navidad.

Entre otras características técnicas, tenemos que este teléfono usa el nuevo procesador HiSilicon Kirin 960 cuya gran novedad, además de mejor rendimiento, es el uso de los nuevos núcleos Cortex A73 de ARM que son mucho más eficientes en temas de consumo de energía. Esto podría implicar, por lo tanto, una duración de batería excelente, teniendo en cuenta el "pedigree" de la línea Mate.

Este Mate 9 parece el opuesto del Google Pixel: con cada detalle que se filtra del teléfono, uno termina más entusiasmado, en lugar de decepcionarse con cada nueva información, como sucedía con el Pixel de Google.

Definitivamente un teléfono que vale la pena mantener en nuestro radar.