Huawei Mate 10 Pro Review: El smartphone del futuro

Algo que me quedó claro cuando estuve probando el Mate 10 Pro de Huawei, es qué adelantado estaba esta línea de teléfonos frente al resto en algunos aspectos. Sucedió con el Mate 9, sí, pero es recién ahora, con el Mate 10 Pro, que soy totalmente consciente de ello.

Adelantado una Generación.

Mate 10 Pro

Me explico: los teléfonos de la segunda mitad del año de algunos fabricantes, como Samsung, LG y otros, son mejoras de sus modelos lanzados a inicios del año. Es decir: el Note 8 trae mejoras sobre el S8+, pero en esencia, se trata de la misma estructura inicial: mismo procesador, cámaras muy parecidas, como también lo es la pantalla, etcétera. Vean al V30 de LG frente al G6 y también notarán una tendencia similar. Con Huawei no ocurre lo mismo: el Mate ofrece un salto exponencial frente a su línea P. Tal es el salto, que el año pasado, el procesador Kirin 960 del Mate 9 competía de igual a igual e incluso superaba, en varias pruebas, al Snapdragon 835 que sigue siendo el procesador “standard” de la gama alta para varios competidores, a pesar de haber sido lanzado 6 meses antes. Es por eso que resulta difícil creer o procesar el hecho que el P10 y el Mate 10 Pro han sido lanzados el mismo año; comparten el decimal, pero la tecnología dentro del Mate 10 es muy superior. Es por eso que, a veces, el Mate 10 Pro parece ser un teléfono “del futuro”, uno que debutó en el 2018 pero que, de alguna manera, ya está con nosotros.

 Sistema Operativo con Galleta.

Mate 10 Pro

Quizás se deba también, en parte, a que el teléfono viene con Android 8.0 Oreo de fábrica, algo que poquísimos teléfonos hacen aún. Incluso teléfonos lanzados post-Oreo, como el Note 8, continúan aún en Android 7.1.1 Nougat. Por qué es importante? Pues porque Android Oreo trae varios cambios que mejoran la experiencia final con el teléfono, como límites en ejecución de tareas secundarias1, project treble para mejorar el rendimiento, y mucho más que vimos en detalle en este artículo.

El teléfono que he estado probando nos fue dado antes de su lanzamiento y por lo tanto tenía el pre-release software (una suerte de “Beta”). Inicialmente encontré varios bugs, que han ido disminuyendo considerablemente. He recibido tres actualizaciones (instaladas de manera “sucia”, sin resetear el teléfono por mi parte) y la experiencia ha mejorado drásticamente en términos de batería.

 Gloriosa batería

Algo que siempre me ha encantado de la línea Mate, es la inclusión de una batería de 4,000 mAh. Es un teléfono pensado para personas que, como yo, se la pasan gran parte del día frente al teléfono. Esto, en combinación con la pantalla AMOLED – más eficiente que un LCD – que es Full HD+, permite que el teléfono, con mi uso pesado, dure tranquilamente hasta el día siguiente.

Mate 10 Pro

De hecho, el teléfono se proclamó, en mis pruebas nada científicas, como el nuevo campeón en autonomía luego de la decepción que fue el Moto Z2 Play en este sentido, sin los sacrificios que implica tener que usar un Moto Z22 . Tranquilamente obtuve en promedio 8 horas de Screen on Time (SoT) sin tener que preocuparme por desactivar el GPS, bajar el brillo, y ese tipo de cosas.

Y cuando necesitaba cargarlo, gracias a la tecnología Super Charge que fue implementada en el Mate 9 / P10, el teléfono carga extremadamente rápido. En media hora tenía ya 56% de batería, y en 1:20 horas, ya estaba a 100%. Lo mejor de esta tecnología es que en lugar de aumentar el voltaje – ocasionando más calor – se aumenta el amperaje de carga. Esto mantiene al teléfono frío en las manos incluso cuando se está llevando a cabo la carga rápida. Y algo que me gusta es que podemos usar el teléfono sin problemas y la carga rápida continuará. Con otras tecnologías como Quick Charge 2.0 o 3.0 – como la que usa Samsung – es necesario dejar de utilizar el teléfono para que la carga rápida entre en efecto. Lo malo? Como es tecnología propietaria de Huawei, no un standard universal, la carga rápida sólo funciona cuando usamos el cargador y cable que vienen en la caja (si, ambos son especiales). Usar otro cable u otro cargador nos dará una carga a velocidad regular.

La batería del Mate 10 Pro es excelente, la mejor, de lejos, que he probado en teléfonos de gama alta. Si lo que valoran más es autonomía, no encontrarán mejor teléfono que el Mate 10 Pro en su categoría.

 La Inteligencia Artificial: una promesa futura, con escasos resultados actuales.

La campaña de marketing de Huawei se ha enfocado bastante en Inteligencia Artificial, o AI. Es la “palabra caliente” del momento, después de todo, junto con Realidad Aumentada y Realidad Virtual. Y sí, el Mate 10 Pro es uno de los primeros teléfonos en traer una unidad de procesamiento neuronal, o NPU (Neural Processing Unit) diseñada para acelerar algunas tareas específicas que requieran acceder a una enorme base de datos.

Mate 10 Pro

En la práctica? Debido a que los estándares aún no están implementados en Android (vendrán con Android 8.1), la utilización del NPU se ve limitada a tareas específicas. Aquí nuevamente hago referencia al término del “teléfono del futuro”: tenemos el hardware necesario para aplicar el teléfono de lleno a tareas que requieran de redes neuronales o inteligencia artificial, pero en el presente, hoy en día, la aplicación de AI en el Mate 10 Pro está limitada a ciertas funciones básicas, por lo cual no es, en mi opinión, un punto destacable del teléfono. Al menos, no en su estado actual.

Qué puede hacer el teléfono con AI? De momento, el uso de AI se limita a algunas cosas básicas como:

  • Optimización del teléfono para que este se mantenga veloz en el tiempo (que el P10 y Mate 9 ya hacían)
  • Traducción de textos en imágenes a múltiples idiomas con Microsoft Translate (con una app especial que viene incluida en el teléfono)
  • Reconocimiento de objetos en la cámara para optimizar valores y así conseguir mejores fotos.

Este último punto resulta interesante, pero no es algo tangible. Sabemos que Huawei está usando el AI para identificar objetos en la pantalla y aplicando diferentes valores para mejorar las fotos (subiendo la saturación y vibrancy si identifica flores o plantas, por ejemplo, o mejorando el sharpness si encuentra personas, o aumentando la velocidad de obturación si detecta mascotas para que no salgan borrosas, o aumentando el tiempo de exposición para capturar escenas nocturnas con poco ruido) pero no podemos percibir qué mejoras o cambios se están llevando a cabo, porque no hay un “antes” o un “después”, o una manera de activar o desactivar esta función. Simplemente tenemos que confiar que el Mate 10 Pro esté haciendo su trabajo adecuado. Aquí Huawei podría aprender un poco de Apple, pues hace un mejor trabajo demostrándonos cómo es que la fotografía computacional, apoyada en inteligencia artificial, puede ser más útil. Cómo? Pues con su “Portrait Lightning” o “Iluminación de Retrato” que, basándose en redes neuronales, puede modificar la iluminación de una foto. Y si los “Animoji” del iPhone X pueden parecer una tontería, pero es una manera tangible de demostrar la compleja tecnología que es FaceID. Una mejor manera de demostrar para qué fue implementada la tecnología que simplemente decir “oh, estamos mejorando tus fotos con inteligencia artificial; confía en nosotros”.

Mate 10 Pro

Yo creo que al Mate 10 Pro le faltó una característica de esta magnitud para realmente demostrarnos de lo que es capaz la inteligencia artificial.

Tal y como están las cosas en el Mate 10 Pro, el AI es una promesa futura, que no consideraría dentro de la compra del equipo.

 La mejor cámara en un smartphone.

Con o sin AI, la cámara del Mate 10 Pro en fotografía me dejó impresionado. Construyendo sobre la sólida base que Huawei debutó con el P9, la cámara sigue siendo una creación en conjunto entre Leica y Huawei. Fue, de hecho, la primera cámara dual que se lanzó al mercado en el 2016 después del resurgimiento de estas3, ganándole a LG por unas semanas. Y hasta ahora, para temas fotográficos, es una de las mejores implementaciones de un sistema de dos cámaras.

Esto lo hemos cubierto en detalle en este video:

Pero para resumir: la cámara dual del Mate 10 y todos los teléfonos de gama alta de Huawei desde el P9 incluyen un sensor monocromático de 20 megapixeles además del sensor a colores de 12 megapixeles. Al no tener que “dividir” al sensor para capturar color, un sensor monocromático puede capturar mucho más detalle de la escena. Lo que hace Huawei, entonces, es usar al sensor monocromático para capturar a la escena, y usar el sensor a colores para “colorear” la imagen del sensor en blanco y negro, dándonos como resultado una combinación de ambas imágenes. El resultado? Una imagen en donde los pequeños detalles, como líneas, luces lejanas o texturas, se ven más detalladas.

El sensor monocromático de 20 megapixeles también nos permite otra cosa: tener un “zoom” 2X. Cómo funciona esto? Pues Huawei captura la imagen con el sensor de 20 megapixeles y luego la “recorta” a 12 megapixeles – el tamaño del sensor a colores – efectivamente dándonos una imagen “aumentada” o con zoom a 2X. El resultado? En mis pruebas, comparándolo con el lente telephoto del Note 8 y iPhone 8 Plus, la diferencia es mínima. Sí, es posible percibir un poco más detalle en el iPhone 8 Plus y Note 8, pero esto luego de hacer un zoom extremo, buscando pequeños detalles.

Donde el Mate 10 Pro realmente destaca, es en su modo retrato, o portrait mode. Huawei fue el primero en ofrecer la posibilidad de desenfocar el fondo en los teléfonos, y en esta, la tercera versión, ha mejorado considerablemente su técnica. Ahora incluso las luces de fondo se “distorsionan” con propiedades similares a las reales. Las luces desenfocadas tienen a formar círculos, y este efecto es imitado por el Mate 10 Pro4. La detección de bordes, aunque aún no es perfecta, es mucho mejor a la del Note 8 y el iPhone 8 Plus. A diferencia de estos dos, el modo retrato del Mate 10 Pro funciona siempre. Tanto el Note 8 como el iPhone suelen pedir requisitos para activar el modo retrato – estar a cierta distancia del sujeto y en una zona iluminada. El modo retrato del Mate 10 Pro funciona en todo momento, sin requisitos mínimos de distancia; y lo hace bastante bien . Esto se debe a que a diferencia del Note 8 y iPhone 8 Plus, el Mate 10 Pro no tiene que lidiar con dos diferentes distancias focales, sino con dos sensores que ofrecen la misma “perspectiva”, facilitando esta separación de sujeto del fondo.

El Mate 10 Pro tiene mi cámara fotográfica favorita. Huawei corrigió los inconvenientes que ofrecía su cámara en el pasado, como un performance pobre en poca luz, al darnos un par de lentes f/1.6 – los más luminosos del mercado actualmente, junto con el V30 de LG. El post-procesamiento se nota mejorado, priorizando velocidad de noche para evitar fotos movidas, sin tenerle mucho miedo al “ruido” que pudiesen generar las imágenes. Los filtros Leica que tenemos en la cámara le siguen dando ese tinte, ese “feeling” de film que ningún otro fabricante de teléfonos ha logrado conseguir. El Mate 10 Pro es el único teléfono donde me siento cómodo fotografiando y publicando fotos “SOOC” o “Straight out of Camera”; fotos que no requieren retoques adicionales en Snapseed, o una pasadita por VSCO.

Donde Huawei todavía debe afinar un poco las cosas, es en el apartado de video. Muy pronto tendremos un artículo cubriendo esto en más detalle, pero para adelantarles unas cuantas cosas: el video del Mate 10 Pro es excelente si usamos en 4K a 30 cuadros por segundo, o Full HD a 30 cuadros por segundo. No sé si sea problema de software o de la cámara, pero grabar video a Full HD a 60 cuadros por segundo resultó en video mal estabilizado y ruidoso. Una vez que me puse a grabar en 4K a 30 cuadros por segundo, sin embargo, todo funcionó muy bien.

Mate 10 Pro

Lo que tenemos con el Mate 10, entonces, es una experiencia fotográfica excelente; la mejor en Android en mi opinión, con toda la flexibilidad y calidad que nos ofrece no sólo el software y post-procesamiento, sino la calidad de los lentes f/1.6 y la combinación de uno monocromático y a colores, que logran obtener más detalles que otros teléfonos

 Buen rediseño, pero no el mejor.

Algo que me llamó bastante la atención cuando anunciaron al Mate 10 Pro, es cómo la compañía dejaba atrás el metal en favor a un teléfono con un cuerpo de vidrio. Huawei se tomó unos 3 años en refinar su proceso de fabricación, dándonos algunos de los mejores diseños en metal. Y a pesar de que el Mate 10 Pro es su primer teléfono con una parte trasera de vidrio, el Mate 10 Pro ha sido una grata sorpresa. El diseño es excelente; es uno de esos teléfonos que inmediatamente podemos reconocer, gracias a que Huawei ha optado por poner una ligera variación de colores en la sección donde está la cámara, dándole un aspecto elegante. Mi unidad de prueba es el “mocha brown”, un color cobrizo que definitivamente destaca entre tantos teléfonos idénticos. Algo que me hubiese gustado ver, sin embargo, es carga inalámbrica incorporada en el equipo. Tener la parte trasera de vidrio le podría permitir en teoría al Mate 10 cargar inalámbricamente. Pero Huawei optó por no incluir la tecnología por ser “muy lenta”. Y en este sentido, tiene razón. Cargar una batería de 4,000 mAh a los 5 / 7.5 Watts máximo que ofrecen actuales tecnologías de carga inalámbrica tardaría bastante. Más aún cuando la tecnología SuperCharge del cargador del Mate 10, al igual que el P10 y Mate 9, puede cargar al teléfono mucho más rápido (en media hora, obtuve entre 50% a 57% de batería), incluso si lo estamos utilizando.

En la parte frontal, tenemos una pantalla AMOLED Full HD+ con el formato alargado, 18:9, que se ve genial. No llega a superar al Note 8 y S8 (Samsung está en otra liga en temas de pantalla), pero sí se ve muy, muy bien. Algo que me encanta, es que el teléfono conserva los parlantes estéreo del Mate 9, lo que le da un mucho mejor sonido que teléfonos competidores; está a la par con los de Apple y HTC en este sentido. Y tomándose el tema de audio en serio, Huawei en esta oportunidad incluye un DAC capaz de reproducir High Res Audio, dándonos una excelente experiencia auditiva. Eso si, necesitarán el “dongle” que viene con el equipo, pues Huawei ha abandonado el puerto de audífonos por darnos un teléfono impermeable.

A pesar de todos estos cambios, sin embargo, el S8 me sigue pareciendo el teléfono con el mejor diseño hasta ahora. Si, la pantalla curva no es muy útil – y puede llegar a incomodar – pero si nos estamos enfocando sólo en temas de diseño, prefiero al S8.

Sin embargo, el Mate 10 Pro ha sido un excelente rediseño por parte de Huawei

 Veredicto

Al final del día, el Mate 10 Pro es el teléfono ideal para quien prioriza dos cosas: una excelente cámara de fotos, y batería. En estos dos puntos, el Mate 10 Pro se corona como campeón de su categoría, ofreciendo la mejor cámara que he probado en Android, junto con una batería que simplemente se rehúsa a morir el primer día. Esto, combinado con un teléfono más compacto pero con una mejor pantalla que la del Mate 9 del año pasado, un procesador más potente, y la más reciente versión de Android, Android Oreo 8.0 en el equipo, lo hacen uno de mis candidatos favoritos a teléfono del año.

Mate 10 Pro

El teléfono, sin embargo, tiene dos contras que podrían ser grandes puntos negativos para algunos: la falta de una ranura microSD para expandir la memoria, y el puerto de audífonos. Personalmente, extrañaré la ranura de expansión microSD, pero con tantos años de estar usando iPhone, honestamente, no es una molestia tan grande. Sobre todo, porque el teléfono viene con 128 GBs de almacenamiento, el doble que otros teléfonos como el S8 / Note 8 / U11, etcétera. Esto, combinado al hecho de que el Mate 10 Pro utiliza el más eficiente códec HEVC para video, nos permite almacenar mucho más video en 4K que la competencia, sin perder calidad.

Y el jack de audio? Pues… utilizo audífonos Bluetooth desde hace años, así que esto tampoco es perjudicial para mí. Prefiero mantener una batería de gran tamaño e impermeabilidad y decirle adiós al jack de audífonos, que mantenerlo.

Para el tipo de uso que le doy a los smartphones, donde la cámara y batería son prioridad, el Mate 10 Pro es el teléfono del año. Con AI o sin AI, es un sólido teléfono que, creo, satisface todos los requisitos que buscamos en un smartphone.

  1. Es decir, evitar que apps como Facebook se mantengan en segundo plano, consumiendo recursos innecesariamente
  2. diseño poco ergonómico, cámara regular, procesador menos poderoso
  3. la primera cámara dual fue la del HTC One M8
  4. Uno de los ejemplos, sin duda, del AI trabajando
No more articles