IMG_6347

Huawei ha estado teniendo multiples “hits” en estos últimos años. De fabricar teléfonos baratos y malos, la marca ha renacido como una que fabrica productos de calidad, a un precio razonable. Con el Mate 7, Huawei nos trae su mejor teléfono construido a la fecha: uno que no escatima por ningún lugar para ofrecernos una pantalla de calidad, hardware con buen desempeño, y una buena cámara.

Es todo esto suficiente para poder competir contra los otros dispositivos con pantallas grandes?

Diseño y Pantalla

IMG_6355

A pesar del tamaño de la pantalla (6 pulgadas), el Mate 7 logra mantener razonables dimensiones. De hecho, en mano, no se siente tan diferente de un iPhone 6 Plus, a pesar de que éste tiene una pantalla de 5.5″. En dimensiones, estamos hablando de 157 mm de largo por 81 mm de ancho, con 7.9 mm de grosor. Esto lo consigue, gracias a sus delgados bordes. Eso sí, no esperen poder operarlo fácilmente con una sola mano. Como todo teléfono de 5.3″ a más, el Mate 7 está hecho para ser utilizado como un híbrido de tablet / smartphone; para ser utilizado con dos manos.

IMG_6371

En ese sentido, el teléfono se siente bastante cómodo en mano. Es fácil de sostener, no se siente resbaloso y, al ser delgado, es posible sostenerlo fácilmente con una mano. El botón de poder y volumen se encuentran ambos en el lado derecho del teléfono. La parte posterior cuenta con un lector de huellas dactilares que, en mis pruebas, funcionó impecablemente. A diferencia de la pobre implementación por parte de Samsung que exigía que deslizáramos un dedo por el botón principal, el del Mate 7 requiere sólo que coloquemos el dedo encima. Lo mejor de todo? Que la ubicación, es excelente: está en la parte trasera del teléfono, justo debajo de la cámara. Este es un lugar muy natural para que nuestro dedo índice descanse, permitiéndonos desbloquear el teléfono de manera casi inmediata: basta con coger el teléfono, colocar nuestro dedo índice y el teléfono se desbloquea, sin necesidad de presionar ningún botón. Se siente mucho más natural y, en mi opinión, es un lugar más adecuado que colocarlo en el botón de “Home”, como ocurre en el iPhone y el Galaxy S5 / S6.

El teléfono se ve bien, gracias a su mezcla de bordes metálicos y parte frontal casi enteramente de vidrio. El diseño no resalta u ofrece algo único.

En cuanto a Pantalla, el teléfono ha optado por mantener una resolución Full HD, lo cual me parece genial. En 6 pulgadas, una resolución Full HD aún nos da una densidad de 367 ppi (pixeles por pulgada), lo cual se ve sumamente bien. Se trata de un panel IPS, así que los ángulos de visibilidad, así como la visibilidad de día, son excelentes. Huawei incluso nos deja cambiar la temperatura del color de la pantalla, permitiéndonos calibrarla nosotros mismos. Si encontramos que la pantalla es demasiado azul, o los blancos se ven demasiado cálidos, podremos regularla manualmente. La pantalla es bastante buena, pero la del Note 4 es superior.

 

Cámara

La cámara tiene 13 megapixeles y una apertura f/2, lo cual le permite tomar muy buenas fotos en Macro, como pueden ver en los ejemplos de abajo. Además, la cámara trasera funcionó razonablemente bien en condiciones de poca luz (casi todas las fotos de ejemplo son en poca luz). Huawei implementa procesamiento de imagen para limpiar el ruido por lo que tendremos que mantenerlos quietos cuando tomamos fotos nocturnas sin flash. Pero el resultado, vale la pena.  Las fotos salieron mucho mejor de lo que esperaba. Quizás no a la altura del iPhone 6 / Galaxy S6, pero sí muy superiores a las que alcancé a tomar con el G3 / Galaxy S5.

La cámara frontal cuenta con 5 megapixels, así que resulta bastante capaz de tomar buenos selfies.

De día? La cámara funciona igual de bien como la mayoría de “shooters” de 13 Megapixeles: conseguirán excelentes fotos diurnas.

 

 

Rendimiento

El teléfono cuenta con un procesador Kirin, manufacturado por Huawei, octa-core. Este CPU está funcionando a 1.8 Ghz, y cuenta con 2 GBs de RAM. El rendimiento es aceptable, logrando ejecutar la mayoría de aplicaciones sin ningún inconveniente. Sin embargo, en cuestiones como multi-tasking y navegación entre apps, se mostraba algo de lag.

Este “lag” o lentitud no era tan prominente como el que apreciamos en el Ascend P7, afortunadamente, pero sí estaba ahí. Quizás debido a las modificaciones en software hechas por Huawei, que veremos más adelante.

 

Una vez dentro de las apps, sin embargo, éstas se ejecutaron sin mayores problemas. Juegos, apps de productividad y fotografía funcionaron sin aparente lentitud, así que no tendrán ningún problema en este sentido. Cabe notar que el teléfono lo estuve utilizando entre dos perfiles: Normal y Smart. Huawei nos permite configurar un perfil para limitar la velocidad y rendimiento y así hacer que el teléfono dure más. “Smart” reduce el performance para darnos mayor duración de batería, mientras que Normal no lo limita en absoluto.

El performance no es el mejor – el lag en Android es notorio – y los 2 GBs de RAM resultan algo limitantes para un sistema operativo tan “tragón”, pero

 

Batería

La batería del Mate 7 es está por encima del promedio. Tranquilamente me duró un día de trabajo con uso fuerte, de 8 am a 11 pm (con 20% restante). Sin embargo, debo admitir que esperaba más. Sobre todo, teniendo en cuenta que el teléfono viene con una batería de 4100 mAh.

Es un teléfono que, sí, nos durará todo el día, así que pueden dejar baterías externas en casa. Con una batería de 4100 mAh, esperaba un teléfono que durara día y medio, que me permitiese seguir utilizándolo en la noche y que quizás no amaneciera muerto o con necesidad de recarga. Pero vamos, en el 2015, encontrar un teléfono que dure todo un día completo con uso intensivo, es todavía cosa rara. Y el Mate 7 lo hizo, así que la duración de batería es destacable.

 

Software

A pesar de traer botones que se asemejan a Android 5.0, y un diseño relativamente plano, se trata de Android 4.4.2. Huawei sigue modificando fuertemente a Android con su “Emotion UI”, como sucede en versiones anteriores. Y si bien este skin era efectivo, esta nueva versión muestra un conflicto en el lenguaje de diseño que hace que el sistema operativo tenga una identidad visual confusa. Es decir: Huawei ha actualizado al EMUI (Emotion UI) a medias.

Por un lado, tenemos botones e iconografía planos que van, en parte, con los lineamientos impuestos con Google con Lollipop. Pero por otro lado, el set de iconos utilizados por  Huawei parecen sacados de otro teléfono completamente. Si bien Google apunta a un diseño plano, que Huawei intenta imitar en parte con botones, con el panel de notificaciones, todo esto queda embarrado por iconos con un lenguaje de diseño totalmente opuesto, diferente, que apunta más a lo ecológico, con tonos tierra predominantes. El resultado final, es un teléfono con identidad conflictiva; como si dos departamentos de diseño no se hubieran puesto de acuerdo en el look que el teléfono debería tener.

Y esto empeora cuando vemos el lag introducido por algunas de estas modificaciones. El menú de multi-tasking (aplicaciones recientes), tarda en aparecer. Y cuando lo hace, sólo nos muestra cuatro aplicaciones simultáneas. Para ver el resto, tenemos que deslizarnos hacia la derecha, donde veremos otras cuatro. Es una manera poco práctica de navegar entre apps. Huawei nos ofrece un rápido atajo para limpiar todas las apps de la memoria, pero navegar entre apps pasadas, toma demasiado tiempo.

Por último, la cantidad de Crapware o Software Basura incluido en el teléfono, es también bastante grande. Encontré demasiadas apps del operador (el teléfono se vende con Claro). Lo peor de todo? Que estas apps, al venir pre-instaladas, no pueden ser eliminadas. Teniendo en cuenta que sólo tenemos 16 GBs libres, esto es más que una inconveniencia. Lo peor de todo es que las apps de Claro son simplemente espantosas; parecen haber sido diseñadas para el Android de hace 5 años, y la resolución de los íconos e imágenes parece creada con un teléfono con una pantalla de 3″ en mente. Y mencioné que no es posible borrar estas aplicaciones?

Como aspecto positivo: Me agrada ver cómo EMUI maneja las notificaciones, dándonos un “timeline” o línea temporal con cada mensaje, marcando el momento exacto en el que hemos recibido uno. El panel de atajos también está sumamente práctico, pues aprovecha las 6 pulgadas del teléfono para mostrarnos un acceso rápido a casi todas las funciones.

Donde el Mate 7 no ofrece muchas ventajas, es en aprovechar esas 6 pulgadas de pantalla. Samsung tiene ya bastantes años haciendo phablets y gracias a ello, ha ido mejorando el uso de “multi-window”; la posibilidad de tener múltiples apps corriendo simultáneamente en la pantalla. En el Mate 7 no existe tal opción, por lo que las 6″ pasan desaprovechadas.

 

Conclusión

El Huawei Ascend Mate 7 es un muy buen teléfono en general, sobre todo si están buscando un teléfono de gran tamaño. La pantalla es bastante buena y el hardware en general funciona bien, pero el talón de Aquiles, es el software. Parece que Huawei todavía no ha encontrado un lenguaje de diseño claro, y la amalgamación que resulta de esta versión de EMUI, hiere no sólo el look general del dispositivo, sino también el rendimiento. Además, no hay software específico / exclusivo que aproveche realmente una pantalla de 6″. Pero este no es un problema aislado del Mate 7, pues sucede lo mismo con el Nexus 6.