HTC One X – un análisis

IMG_3794

Probablemente no hayan escuchado mucho sobre HTC, a pesar de tratarse de uno de los fabricantes con amplia trayectoria en el mundo de los smartphones (además de ser el primer teléfono “Nexus”, con el Nexus One).

Y es que, al menos localmente, nunca han tenido demasiada presencia en el mercado. Esto cambió en el 2012, sin embargo, pues HTC no sólo renovó su carpeta de equipos (reduciendo el número de teléfonos disponibles a sólo 3), sino que todos estos, están ya disponibles en Lima (los cuales vimos aquí). Hoy, toca reseñar al One X, el teléfono de gama alta, lanzado por HTC, que he estado utilizando como teléfono principal durante las últimas semanas.

 

 

Hardware

IMG_3844

El One X es un equipo bastante poderoso. Dentro del delgado terminal (134.4×69.9×9.3mm) tenemos a un procesador Tegra 3 Quad Core a 1.5 Ghz, 1 GB de RAM, 32 GBs de Memoria Interna, una pantalla de 4.7 pulgadas con 1280x720p. Esto significa no sólo que no tendrán problemas en correr cualquier aplicación disponible en el Play Store, sino que también tendremos acceso a algunos juegos exclusivos para teléfonos con procesadores Tegra, como el recientemente lanzado (en Beta) Shadowgun: Deadzone. Android 4.0 viene por defecto en el equipo, y se espera que Jelly Bean esté disponible en estos meses.

 

Screen-Shot-2012-09-25-at-4.24.14-PM1

El diseño del equipo es excelente. No sólo se siente bien en la mano, sino que el material de la parte posterior se siente de muy buena calidad. De hecho, a pesar de estar en el mismo rango de precio, el teléfono está mejor construido y tiene un mejor aspecto en general que el Galaxy S III (que reseñamos aquí). Tanto el modelo blanco / negro, como el negro que obtuvimos para la reseña, demuestran los años de experiencia que tiene HTC construyendo teléfonos de calidad.

La Cámara es de 8 megapixeles, y ofrece un modo “Burst” que nos permite capturar, rápidamente, múltiples imágenes. La calidad de las fotos es excelente. De hecho, lo pondría justo debajo del Xperia S en cuanto a calidad de imágenes, superando ligeramente incluso al S3 en calidad de fotos. En video, la cosa cambia un poco, ya que el sistema de estabilización de imagen del S3 logra conseguir mejores resultados.

Aquí algunas fotos tomadas con el One X:

2012-09-25 12.05.25

 

2012-09-26 14.02.01

2012-09-29 15.18.59

2012-10-06 15.44.45

 

2012-09-29 14.24.19

2012-09-27 13.49.23v

2012-10-12 11.58.21

 

La aplicación nativa de cámara es bastante buena , permitiéndonos elegir rápidamente entre capturar fotos o video (sin tener que estar cambiando de modos). Un rápido menú nos dejará cambiar todo tipo de funciones, como ISO, balance de blancos, resolución, entre otras cosas. HTC también incorpora un “auto upload”, que subirá las imágenes que capturemos inmediatamente a Facebook o Flickr, si así lo deseamos. Tenemos también modos adicionales como HDR, Panorama, y un útil modo nocturno que eleva el ISO para ayudarnos a capturar fotos en oscuridad.

 

 

IMG_3871

La pantalla es un panel IPS LCD de 4.7” y 1280×720 de resolución. Y es una de las mejores que he visto. La calidad y fidelidad de los colores es excelente, y gracias a utilizar un panel IPS, los ángulos de visión, algo sumamente importante en un smartphone por las diferentes maneras en la que lo manipulamos, nos da siempre una excelente

HTC tiene el equipo de 32 GBs de almacenamiento interno disponible en el mercado peruano, y personalmente, no extrañé la falta de una memoria expandible. Rara vez tengo más de 17-20 GBs (entre música sincronizada de Google Music / Spotify / Grooveshark, fotos, videos y apps), así que tener los 32 GBs de almacenamiento sin recurrir a un microSD fue una grata opción. Eso sí, si necesitan más almacenamiento, tengan en cuenta que no hay una ranura microSD, así que probablemente quieran buscar el modelo de 64 GBs (u otro teléfono) si 32 GBs les parece demasiado limitante.

Mi queja está en la duración de la batería. Lamentablemente, HTC ha elegido poner una batería de 1800 mAH que, teniendo en cuenta la cantidad de poder que el One X consume debido a la pantalla (que no es tan eficiente en términos de consumo como un panel AMOLED, por ejemplo) y al procesador, nos obligará a cargarlo continuamente. De hecho, poniéndolo lado a lado con el S3, se notó la clara superioridad de duración del segundo, gracias a una batería de mayor capacidad y voltaje. Otro gran problema al respecto, es que HTC ha decidido no darnos la posibilidad de cambiar la batería (es imposible sacarla), lo cual elimina la posibilidad de comprar una segunda batería y cargarla individualmente. No significa que la duración de la batería sea terrible y probablemente lleguen al final del día con un uso medio / alto, sólo que, comparado a otros modelos disponibles en el mercado, pudo ser mucho mejor. Lo pondría a un nivel de carga comparable al iPhone 4S, así que quizás quieran tener con ustedes siempre una batería externa, (como la que reseñamos aquí) o cargar un cable microUSB para poder cargarlo “on the go”.

IMG_3881

 

Lo que tenemos, entonces, es un teléfono sumamente capaz, con un excelente diseño industrial, una muy buena pantalla, una de las mejores cámaras en un smartphone disponibles actualmente, pero que sufre de problemas de batería.

 

 

Software

IMG_3876

Desde que tengo el teléfono, HTC ha lanzado múltiples actualizaciones para el equipo. Inicialmente, había algo sumamente molesto, y es que parte de la pantalla estaba ocupado por un botón virtual de “menú”, debido a que el One X sólo cuenta con tres botones (App Switcher, Home y Back). Esto fue remediado en las actualizaciones mencionadas, permitiéndonos modificar el app switcher para que, tras presionarlo unos segundos, aparezca el botón de menú.

 

En cuanto a Sense, esta nueva versión (4.0) definitivamente se siente más ligera que versiones anteriores, que eran, simplemente, terribles. Aquí la experiencia es mucho menos recargada en general, y algunas modificaciones que HTC ha hecho a Android (como la aplicación de cámara) definitivamente mejoran la experiencia de Ice Cream Sandwich. Otros cambios, sin embargo, empeoran la experiencia de Android. Un ejemplo es el administrador de aplicaciones; en lugar de mantener el administrador de aplicaciones que viene en Android 4.0, en Sense tenemos una que se asemeja al efecto “Screen flow” de Apple que, a pesar de verse bonito, significa una demora extra en el teléfono cuando lo único que queremos, es saltar entre apps. Esta presentación también nos permite sólo ver una aplicación visible (vs las 4-5 que podemos ver en la interfaz normal).

 

IMG_3894

Otras funciones incluidas en Sense que me agradaron, son los pequeños cambios realizados por HTC para mejorar la experiencia en general. Por defecto, por ejemplo, utiliza el acelerómetro para saber que hemos cogido el teléfono, y por lo tanto reduce automáticamente el volumen del ringtone. De la misma manera, cuando contestamos el teléfono y lo ponemos boca-abajo (con la pantalla hacia la mesa), automáticamente activará el parlante para entrar en modo conferencia. Aplicaciones como “Galería” sin superiores a lo ofrecido por defecto en Android, y al tener una alianza con Dropbox, al conectar nuestra cuenta con el equipo, obtendremos 25 GBs gratis por 2 años.

Pero por otro lado, cosas como el teclado por defecto, y el launcher en general, perjudican la experiencia final de Android. El teclado particularmente me disgustó, teniendo en cuenta que el de ICS es bastante funcional. Otra gran queja, es que parece que el proceso de homologación – al menos en el terminal que fue otorgado – no ha sido completado. El equipo ha sido homologado para Claro, pero tras varias actualizaciones, vi que aparecieron aplicaciones de Singapur que, lamentablemente, no podemos eliminar (pero sí ocultar) a menos que hagamos root.  Afortunadamente, tanto el launcher como el teclado son fáciles de reemplazar (mis sugerencias: Nova Launcher y Swiftkey 3)

 

 

Conclusión

IMG_3883

 

Es lamentable que no podamos acceder a la batería para poder tener una de repuesto e intercambiarlas o, incluso, comprar una de mayor duración. Como heavy user (mi smartphone es, después de todo, mi PC portátil de bolsillo siempre disponible), es esta razón por la cual me sigo inclinando hacia el S III.

A diferencia de versiones anteriores, Sense ahora trae algunos cambios positivos (como la aplicación de Camara, Galería, y las funciones mencionadas en la sección de software) para compensar los cambios negativos (como el app switcher) y ya no se siente tan “pesado” como en versiones pasadas.

Sin embargo, el HTC One X es un excelente teléfono, y es una muy buena alternativa para aquellos que estén buscando un smartphone de gama alta con un excelente diseño industrial, buena cámara, y pantalla.

 

Nota: El One X fue entregado por HTC como parte de la campaña  #htconeperu.

 

Fotos extra:

IMG_3828

IMG_3822

IMG_3865

No more articles