R8LnZco5NRk

Muy poco teléfono para el 2016.

No conocía mucho del Desire 530 hasta que lo vi. Y la primera vez que lo hice, quedé inmediatamente atraído hacia el teléfono. Pocos fabricantes trabajan el policarbonato tan bien, como lo hace HTC (y Nokia, en sus buenas épocas). El equipo es muy bonito, con un perfil delgado, un diseño limpio, un “bulto de cámara” que aporta al diseño, al exagerar el tamaño de la misma. En un mundo repleto de rectángulos metálicos, el diseño del Desire 530 es refrescante,.

Es cuando empezamos a utilizarlo, sin embargo, que empiezan los problemas.

El teléfono se comercializa por S/.649 en prepago (aproximadamente $190 dólares norteamericanos). Pero por este precio, el equipo ofrece características pobres, por debajo del promedio. Lo cual no estaría mal si a pesar del hardware limitado, la experiencia de uso fuera excelente. Lamentablemente, esto no ocurre, y mi experiencia con el Desire 530 fue una llena de “lag” o lentitud en general.

Características Técnicas

El equipo cuenta con un procesador Snapdragon 210, 1.5 GBs de RAM y 16 GBs de almacenamiento interno que podemos ampliar vía microSD. Además, tenemos una batería de 2,200 mAh, una cámara trasera de 8 megapixeles con una apertura f/2.4, y una frontal de 5 megapixeles

El rendimiento del equipo es leeeento, desde el inicio. Incluso desde la configuración del mismo podemos notar el lag inicial, presente en el teclado, en cada momento que hacemos “click” en diferentes partes de Android, en la instalación de aplicaciones, que tardó bastante más de lo usual.

No sé si es culpa de Sense – la modificación de Android utilizada por todos los teléfonos HTC – o el procesador, pero existe una significativa demora entre el momento en el que presionamos la pantalla, y alguna acción de algún tipo ocurre en la misma. Todo parece tardar más de lo usual.

 

Desire 530A pesar de sólo tener una resolución HD (1280×720), en una pantalla de 5 pulgadas, esta resolución no se ve nada mal; es bastante nítida para el tamaño que tiene el equipo. Mi problema con el panel, después de una semana de uso, sin embargo, es el nivel de brillo. La pantalla, simplemente, es demasiado oscura. A tal punto que tuve que desactivar el “brillo automático” y dejarlo en 75% la mayor parte del tiempo.

Esto tuvo un impacto en la batería también que, debido a que es de sólo 2,200 mAh, me obligó a cargar el teléfono al menos una vez por día, dándome en promedio 1.5 a 2 horas de Screen On Time.

La cámara logra capturar imágenes decentes en condiciones ideales. Es decir, con bastante luz, y objetos y sujetos en poco movimiento. Cualquier fotografía ligeramente complicada, sin embargo (personas en movimiento, mascotas, fotos en poca luz) y simplemente no conseguirán la foto. La cámara frontal también deja bastante que desear.

Pros

htc-desire-530El diseño del equipo es excelente. Me enamoró desde un principio, pues tras probar docenas de smartphones este año, probar un teléfono ligeramente diferente, que usara otros tipos de material, fue una experiencia refrescante. El teléfono se siente bien en las manos, es ligero pero macizo, y la idea de colocarle una cuerda a una esquina me pareció un buen detalle “retro”.

También me parece excelente que HTC haya decidido lanzar el teléfono con Android Marshmallow. Es raro ver smartphones en esta categoría con versiones modernas de Android, así que me alegró que este fuera el caso con el Desire 530

 Cons

En serio, HTC? Usar el Snapdragon 210 fue una pésima idea, que arruina la experiencia con el Desire 530. Desde que encendemos el teléfono hasta que lo apagamos. Toda la experiencia está plagada de lag, cuando abrimos las apps, cuando usamos el teclado.

Este performance en la gama baja hubiera sido aceptable hace un par de años (2014, curiosamente, el año en el que se lanzó el Snapdragon 210, el procesador que tiene el Desire 530), pero hoy en día, que tenemos teléfonos como el Vibe K5 de Lenovo que no sólo cuestan menos, sino que ofrecen mucho, mucho más (mejor pantalla, mejor procesador, mejor cámara, más RAM, etcétera), o a competidores como Blu o Xiaomi que están poco a poco llegando al mercado peruano, el Desire 530 de HTC simplemente no es suficiente.

 Veredicto

El haber elegido un procesador tan débil, especialmente para esta época de apps cada vez más exigentes, termina matando al Desire 530. Incluso tareas básicas como revisar emails o abrir Chrome toman más de lo que deberían. Y sí, si fuera la única opción económica, podría ser una viabilidad. Pero habiendo mejores alternativas a precios más bajos en el mercado, resulta difícil, casi imposible, recomendar al Desire 530 frente a otros smartphones. A menos que aprecien el diseño por encima de prácticamente cualquier otra característica en un smartphone, no lo recomendaría.