HP SPROCKET. IMPRIME tus mejores fotos en Android y iPhone, de manera portátil! (VIDEO)

VALE LA PENA LA HP SPROCKET?

Las impresoras portátiles siempre me han llamado la atención. A pesar de que nos encontramos en un mundo cada vez más digital, la idea de poder tener fotos físicas siempre me ha encantado. En casa, tengo varias fotos impresas, colgadas en las paredes. Es una excelente manera de detenernos, observar las fotos que hemos tomado, y seleccionar las favoritas, las mejores, entre las centenares o millares de imágenes almacenadas en nuestro smartphone. Una manera de poder revivir el momento capturado, en lugar de almacenarlo sistemáticamente.

La Sprocket cumple con ser una efectiva herramienta portátil para imprimir nuestras fotos. Pero pasemos, primero, por los puntos negativos. No nos va a dar el mismo nivel de calidad que una impresora profesional, por supuesto. Incluso una impresora de inyección de tinta, combinado con papel fotográfico, nos dará mejores resultados. Además, el papel es algo caro, principalmente debido a la tecnología, que veremos en unos instantes. Un paquete de 20 papeles cuesta, en Perú, S/.40, que equivale a S/.2 por impresión. En comparación, un paquete de 100 papeles fotográficos para inyección de tinta, cuesta S/.50. En USA es ligeramente más barato; me pude pedir un paquete de 20 por $12 sin costos de envío, pero tuve que esperar 1 mes.

Pero esta es la perspectiva equivocada cuando consideramos a la HP Sprocket. En lugar de compararlo con impresoras de escritorio – que siempre serán superiores lo más justo es compararlo con cámaras portátiles instantáneas como las Instax de Fujifilm. Y aquí es donde la Sprocket se luce. Por qué? Pues porque no estamos limitados al pobre sensor y lente de las Instax, ya que podemos capturar la foto con nuestro smartphone, procesarla a gusto a través de Snapseed o incluso a través de la aplicación de la Sprocket, y luego imprimirla. Incluso podemos transferir fotos tomadas con una DSLR o mirrorless a nuestro teléfono y enviarla a la Sprocket para obtener, de inmediato, una foto impresa. En este sentido, nos da mucha mayor versatilidad y practicidad.

Y comparando a la Sprocket con cámaras instantáneas, el tema del costo se pone más interesante. Las impresiones no son muy baratas si lo comparamos con papel fotográfico, pero si lo comparamos al costo del papel de las Instax, resulta casi 50% más barato, pero con la posibilidad de obtener mejores fotos, ya que estamos usando nuestro propio smartphone para capturar las imágenes

Zero Ink: La magia detrás de la impresión sin cartuchos.

La tecnología que hace que la HP Sprocket funcione, se llama ZINK, o Zero Ink. Se llama “Cero Tinta” porque es el papel el que contiene unos pequeños cristales de tinta cyan, magenta, amarillo y negro y, a través del calor que produce la impresora, es que se genera la imagen. Esto tiene, como beneficio, que la tinta no se desgaste como ocurre a veces con la inyección de tinta (tengo algunas fotos a las cuales le ha caído sol y al año han terminado despintadas), además de hacerlas a prueba de agua.

La tecnología es realmente impresionante, pues a diferencia de anteriores mini-impresoras (como la Selphy de Canon), no es necesario múltiples “pases”1, y la imagen sale casi instantáneamente.

Este es un nuevo standard fotográfico para este tipo de impresoras, y HP no es la única en utilizarlo; empresas como Polaroid también utilizan la tecnología.

 Divertida, portátil, práctica

La HP Sprocket se carga vía Micro USB y la batería durará hasta para 30 impresiones. Una vez que la batería se acabe, podemos cargarla vía cualquier adaptador USB o usando nuestra laptop. Tenemos un único botón para encender el dispositivo, pues todo el resto de funciones se controla a través del smartphone.

Afortunadamente, la app, tanto en Android como en iOS, es bastante intuitiva y fácil de utilizar. Podemos sacar fotos de nuestro carrete o conectarnos a Instagram, Flickr ,y jalar las imágenes que queremos imprimir desde ahí. Además, la app de Sprocket cuenta con un sencillo pero veloz editor que nos permitirá añadir bordes, marcos, stickers, y hacer ligeros cambios a la imagen.

El tamaño de las fotos es bastante pequeño (2×3 pulgadas), pero como stickers – podemos despegar la parte trasera y utilizarlo como adhesivos – son súper divertidos.

La Sprocket, como ya han podido ver, no es una impresora “seria”; no es una impresora que nos sorprenderá por su calidad. Pero sí sorprenderá a muchos cuando la saquemos de nuestro bolsillo, de nuestra mochila, y podamos imprimir y regalarle a nuestras amistades o familiares una copia impresa de los momentos vividos. Considérenla como un divertido juguete, para revivir o mantener vivo el amor por las fotos impresas.

  1. Antes, el papel imprimía un color, luego se reinsertaba y se imprimía otro tono, hasta conseguir la imagen final ?
Más Noticias
Tip: escanear documentos con Google Drive (Android)