Hoy, 9 de enero, se cumplen 8 años desde que el iPhone fuera presentado por Steve Jobs, en un memorable keynote. 8 años desde ese 9 de enero del 2007 que revolucionaría la industria móvil, cambiando para siempre el mercado de los smartphones, los teléfonos inteligentes. Obligando al resto de fabricantes, quienes en ese entonces competían tratando de crear el mejor teclado para competir contra Blackberry a detenerse, evaluar sus prioridades, y empezar a tratar de emular algunas de las cosas presentadas por el iPhone: una pantalla multi-táctil gigante (para estándares de la época, la pantalla de 3.5″ del iPhone era enorme), sin un teclado físico, y con el mejor navegador web móvil.

Resulta difícil de creer por los enormes avances tecnológicos que hemos vivido en los últimos años, pero en aquel entonces, muchas páginas web carecían de una versión móvil (y ni qué decir del formato responsive capaz de adaptarse a cualquier pantalla que tienen todas las páginas web que valen la pena), y muchos navegadores de teléfonos terminaban colgándose tratando de renderizar una página hecha para escritorio (algo que solía ocurrirme bastante con los teléfonos de la serie “N” de Nokia)

8 años desde aquel histórico keynote, que cambiaría casi por completo el focus del mundo computacional, quitándole el foco a las PCs, y dirigiéndolo a nuestros teléfonos (y pocos años después, en otra presentación, hacia tablets).