Y parece que fans de Harry Potter, los hay hasta fuera de nuestra órbita. La NASA, junto con Warner Brothers,  transmitieron la última película de Potter boy, Goblet of Fire, a pedido del comandante de la estación espacial internacional, Bill McArthur.

Es una gran idea, y ojalá se repita. Imagínense estar encerrados con tan solo 20 personas, con las que tienes que pasar años, y no tener nada que hacer. Por ello, la estación tiene una gigantesca librería de DVDs, libros y música.

Link