Hace unas semanas un grupo de hackers franceses habían encontrado una vulnerabilidad en Chrome el cual permitía a cualquier persona tener el acceso de toda su computadora sin que se dieran cuenta, gracias a encontrar está vulnerabilidad, Google les iba a pagar 60 mil dólares pero con la condición de que los hackers les expliquen detalladamente como funcionaba el hack y ayudaran a resolverlo.

 

Lo malo es que ahora el grupo de hackers que encontró la vulnerabilidad no quieren decirle a Google como lo hicieron y mucho menos como repararla ya que recibirían mucho más de las agencias de inteligencia. Vupen que es la empresa que encontró la vulnerabilidad se dedica a eso, a encontrar errores en los programas para poder vender esos errores a las agencias de inteligencia. Aunque no lo crean es un negocio legítimo y que mueve millones de dólares al año.

Según Chaoki Bekrar CEO de la compañia, todo lo que hace es completamente legal, y les venden sus vulnerabilidades a países de la OTAN que son cuidadosamente seleccionados para que esa información no caiga en malas manos, pero claro que no aseguran que eso no pasará.

Según Bekrar: ¨No compartimos esto con Google ni por 1 millón de dólares. No queremos darles ningún conocimiento que les ayude a reparar este exploit u otros exploits similares. Queremos dejar esto para nuestros clientes

Muchos ya empezaron a criticar a Vupen, acusándolos de vender herramientas para la ciberguerra, Google por su parte no está nada contento con la desición de Vulpen y muchos creen que Brekrar es un oportunista, pero a él no parece afectarle diciendo: ¨No trabajamos tan duro para ayudar a compañias multimillonarias a hacer que su código sea más seguro¨

Así que habrá que ver que sucede con todo esto, mientras tanto Google aún no sabe como reparar la vulnerabilidad.

Vía