GoPro abandona Drones, despide a 1,000 empleados. 2018: El último año de GoPro?

GoPro, la compañía que en una época fue sinónimo de equipos tecnológicos en deportes, está en aprietos nuevamente. A pesar de intentar re-estructurarse, GoPro hoy anunció que dejará de producir drones de inmediato, haciendo del “Karma” su primer y único dron. Además, se espera que la empresa despida entre 1,200 a menos de 1,000 empleados para poder mantenerse a flote. Estos cambios le permitirán una reducción en gastos operativos de $80 millones.

Karma, su primer y único dron, estuvo plagado de problemas. Primero, porque DJI le aguó la fiesta a los pocos días. Anunciado como un dron ultra-portátil, este quedó totalmente opacado por el Mavic Pro de DJI, que era mucho, mucho más pequeño. El Karma, además, necesitaba de la compra de una cámara GoPro para funcionar, lo que aumentaba significativamente sus costos. Lo peor vendría después; poco después de salir a la venta, los Karma empezaron a caer del cielo repentinamente. GoPro tuvo que paralizar ventas, pedir la devolución de los drones, y no los sacaría sino hasta muchos meses después, cuando el público había ya perdido interés y DJI estaba vendiendo Mavic Pros como pan caliente. La poca experiencia de GoPro con drones, junto con su acelerado intento de expandir su mercado debido a las pobres ventas de sus cámaras de acción, hizo que el Karma fuera un desastre.

En el mundo de cámaras de acción, a GoPro tampoco le va nada bien. Tras dominar el mercado por años, la innovación de GoPro cesó hace ya varias generaciones y desde entonces, sus cámaras han sido sobrepasadas por cámaras fabricadas por Sony y sus Action Cams, y competidores chinos como el Xiaomi Yi 4K, que logran obtener calidad similar o superior a precios más bajos.

Según GoPro sobre su Dron:

“Aunque Karma alcanzó la posición #2 en su precio en el 2017, el producto se enfrenta a dificultades en los márgenes en el extremadamente competitivo mercado aéreo.

Además, un ambiente regulatorio hostil en Europa y Estados Unidos probablemente reducirá el mercado en los años por venir. Estos factores hacen que el mercado aéreo sea insostenible y GoPro saldrá el mercado después de vender el remanente de inventorio de Karma. GoPro continuará dando servicio y soporte a los clientes de Karma.

 Qué le queda a GoPro?

La empresa está pasando una etapa muy difícil. Sus cámaras de acción no venden, y no ofrecen la calidad de antes. Otros intentos de penetrar otros mercados, como la GoPro Fusion, su cámara 360, no logran aún captar al mercado.

Lamentablemente, la muerte de GoPro es algo que se ve venir desde hace ya un par de años. El mercado de cámaras de acción continúa reduciéndose – mientras la importancia de las cámaras de nuestros smartphones continúa en aumento – y GoPro no consigue tracción en ningún otro mercado. Lo más probable es que la compañía termine siendo adquirida por otra, o quizás, desapareciendo por completo. Sería un milagro que sobreviva el 2018.

Lo que más pena me da? El software de calidad que perderemos cuando GoPro muera. La empresa compró a excelentes aplicaciones como Splice y Quick – un excelente editor de video que mencionamos constantemente en el blog por lo bueno que es – y trató de ofrecerlas como un “valor agregado” no sólo a sus clientes, sino a otros usuarios, tratando de meterlos en el ecosistema de GoPro. Esto, como no nos sorprende, no funcionó en absoluto. Pero las apps siguen siendo excelentes; potentes herramientas para crear videos en nuestros teléfonos.

via