Al menos así lo aseguran investigadores de la Universidad Charles de Praga. Luego de llevar a cabo pruebas con 2000 bebés, junto con los datos del nivel de anticuerpos de las madres al toxoplasma, el parásito innato de los gatos que infecta a través del contacto con las heces a los seres humanos, podría aumentar las probabilidades de que los bebés fueran varones.

Se descubrió que en las mujeres cuyo nivel de anticuerpos era alto (es decir, que tenían una infección substancial), tenían una probabilidad de 72% de tener hijos hombres… cuando el promedio en la mayoría de poblaciones “normales” es de 51%.

Previamente, se sabía ya que el toxoplasmosis podría causar abortos no deseados, o efectos congenitales en recién nacidos, pero esta es la primera vez que se descubre un posible enlace entre el género del bebé, y el virus.

Aún así, no es momento aún de que tiren al gato por la ventana (o se consigan 20, si es que se quieren asegurar un primogénito varón, cual realeza), pues en muchos casos, el virus es inofensivo en la mayoría de seres humanos.

link

via boing boing