Latinoamérica y Europa con Exynos, USA con Snapdradon 820

2016-03-29_11-05-41.jpg

Este año, Samsung ha decidido volver a utilizar procesadores Snapdragon – creados por Qualcomm – junto a sus propios procesadores Exynos. Recapitulando: Qualcomm fabrica chipsets – básicamente, componentes que se encargan del procesamiento general, gráfico y demás de nuestro teléfono; el “cerebro” del equipo – que suelen estar en la mayoría de smartphones con Android, en una diversidad de gamas. Además de Qualcomm, tenemos a otros fabricantes como MediaTek. Pero muchas otras empresas prefieren generar sus propios chipsets, como Apple con su serie de procesadores A7, A8, A9, etcétera; Huawei con su serie de chipsets “Kirin”, y por supuesto, Samsung con sus procesadores Exynos.

Hubo una época donde tener un procesador Exynos, significaba peor autonomía (la batería se consumía rápidamente), mayor lentitud. Un performance inferior, en todo sentido. Esto ocurría en la época del Galaxy S3, allá por el 2012.

Las cosas, han cambiado radicalmente. El año pasado, Qualcomm “metió la pata”, sacando una serie de chipsets que no sólo no presentaban mejoras sustanciales frente a generaciones anteriores, sino que ofrecían incluso peor rendimiento y problemas de recalentamiento, comparados con equipos del 2014. El 2015 no fue un buen año para Qualcomm, ni para para los que usan sus procesadores (la gran mayoría).

De alguna manera, Samsung previó esto y decidió optar por usar Exynos en sus equipos a nivel mundial, lo cual le dio una clara ventaja en rendimiento frente a rivales como el HTC One M9.

Ahora, Samsung ha dividido nuevamente su uso de chipsets, dejando al Snapdragon 820 – que promete mejor performance y corregir todos los problemas del 810 – para USA, mientras que el resto del mundo, tendrá al procesador Exynos 8890, una versión mejorada del año pasado.

El resultado? Véanlo ustedes mismos:

 

La versión del S7 Edge con Exynos deja muy atrás al S7 Edge con Snapdragon 820, con casi 40 segundos de diferencia. Brutal, verdad? Y sinceramente, no pinta muy bien para el resto de smartphones que no pueden recurrir a sus propios chipsets, y que están condenados a usar los de Qualcomm.

Será interesante ver una prueba entre la versión Exynos del S7 Edge contra el iPhone 6S Plus, teniendo en cuenta que el iPhone 6S Plus superó al S7 Edge con Snapdragon 820!