Galaxy A80 Review en Español

Justo antes del lanzamiento del Galaxy Note 10, tuve la oportunidad de probar – y utilizar desde entonces – al Galaxy A80, el tope de la gama media de Samsung. Luego de una experiencia tan positiva con el A70 (mi favorito en gama media), estaba ansioso por probar las novedades que este modelo traería; sobre todo, su cámara giratoria.

Si no están familiarizados con la línea “A” de Samsung, se las resumo: este año Samsung por fin decidió tomarse a la gama media en serio y lanzó modelos que van del A10 al A80, desde la gama baja, hasta la gama media premium, con el A80 siendo el más avanzado y, por lo tanto, caro de toda la línea. Aparte de darnos productos con características rara vez vistas en esta gama (como pantallas AMOLED), Samsung usa la línea “A” para experimentar. Tenemos, por ejemplo, la carga rápida de 25W que está en el A80 y que luego apareció en el Note 10. Y con el A80, Samsung decidió atreverse un poco más e incluyó una cámara giratoria. Así es, el A80 utiliza las mismas cámaras traseras, como delanteras.

En papel, esto suena a la gloria misma; una cámara de 48 megapixeles, un sensor ultra-wide y un “time of flight” para conseguir desenfoques realistas, que podemos usar en la parte frontal también? Un éxito asegurado, verdad? Lamentablemente, este no es el caso, y para colocar dichas cámaras Samsung ha tenido que hacer demasiados sacrificios aparte de elevar considerablemente el precio.

Cámaras:

Empecemos por las cámaras. Un sensor de 48 megapixeles suena sumamente atractivo, pero no olvidemos algo importante: la cantidad de megapixeles del sensor es secundaria al tamaño del sensor y post-procesamiento de imagen. Es decir, no interesa que el sensor tenga 48 megapixeles, pues esto sólo implica que la imagen que capturará será más grande y más pesada. La calidad de la foto depende más de la cantidad de luz que puede capturar el sensor y el procesamiento de imagen que el teléfono haga. Y después viene el tema del tamaño de la foto, que puede lograr una mejor definición, pero sólo si la foto capturada es buena. Por lo tanto, no se emocionen mucho cuando vean cámaras en gama media que superan en megapixeles a cámaras de gama alta: las cámaras en gama alta suelen tener sensores de mayor tamaño y, sobre todo, un mejor post-procesamiento de imagen gracias a un ISP (image signal processor) superior.

Dicho esto, en mis pruebas, el A80 toma muy buenas fotos en condiciones óptimas e incluso con poca luminosidad, pero no alcanza el nivel de calidad de imagen que pude obtener con el S10, P30 Pro o incluso en el iPhone con la cámara trasera.

Usando esta combinación de lentes para tomar selfies, sin embargo, producen resultados excelentes, superiores a cualquier cámara en los gama alta. Aquí si realmente sobre-sale el poder usar la cámara trasera como frontal.

Y para video?

Una de las grandes novedades del teléfono, es que trae un sensor Time of Flight. Esta cámara dedicada emite una luz infrarroja que es capaz de medir la distancia de los objetos; como resultado, tenemos una manera mucho más precisa de calcular qué objeto está al frente y qué cosas están detrás. Esto nos permite desenfocar el fondo en video, en tiempo real. Si mantenemos el efecto a un nivel moderado (4 o 5) y sin mucho movimiento, el resultado es bastante convincente y útil. Si, sin embargo, usamos el máximo (7), el efecto se verá bastante falso.

El efecto en general me sorprendió bastante; sobre todo porque podemos usarlo tanto cuando nos grabemos a nosotros mismos, como cuando grabemos al fondo. En este sentido, el A80 ofrece algo que pocos teléfonos ofrecen. El Note 10+ lo hace también, pero es a través de software solamente, aunque con resultados muy similares.

Algo que noté en algunas ocasiones, es una suerte de “glitch” o error de la estabilización electrónica, donde el video parecía “saltar”. Lo curioso es que ocurría cuando estaba haciendo algo más en segundo plano, como descargando apps, lo que me lleva a pensar que el procesador del teléfono (un Snapdragon 730), no se daba abasto. Esto ocurrió pocas veces (unas 3) durante el periodo de prueba, así que no es algo común, pero vale la pena mencionarlo.

Por otro lado, por algún motivo incomprensible, las cámaras limitan ciertas funciones cuando están en modo “selfie”. Así es, a pesar de que se trata de las mismas cámaras que usamos en la parte trasera, no podemos, por ejemplo, cambiar entre el lente regular al gran angula cuando estamos en modo selfie, cosa que si podemos hacer cuando la cámara está apuntando hacia atrás. Incluso otros modos como “Panorama” o “Super Slow Mo” tampoco están habilitados cuando ponemos las cámaras en modo frontal (aquí tiene un poco de sentido, porque después de todo quién querría hacer un Panorama con la cámara apuntándolo a uno?; pero el hecho de no poder hacerlo porque Samsung no quiso incluirlo en el software, le resta puntos).

Diseño y Hardware

CaracterísticasA80
ProcesadorSnapdragon 730
RAM / Almacenamiento6 GBs / 128 GBs (no expandibles)
Pantalla 6.7″ AMOLED
Cámaras48 MP / 8 MP ultra wide / 5 MP profundidad / Time of Flight

Gracias a que la cámara trasera aparece como frontal sólo cuando lo necesitamos, Samsung ha logrado reducir considerablemente el borde superior. No tenemos notches, ni agujeros, ni nada para la cámara. De verdad se ve sumamente bien en videos, cuando navegamos por la web, y otras tareas. Estamos hablando de un panel de 6.7″ AMOLED Full HD que, si bien no llega a ser Quad HD, nos da colores vibrantes, un excelente contraste.

Me gusta lo que ha conseguido Samsung en temas de diseño y pantalla con el equipo; es realmente un placer ver una pantalla sin interrupciones de ningún tipo, sobre todo cuando estamos viendo contenido alargado que realmente aprovecha las dimensiones y el tamaño del equipo. 6.7″ es incluso más grande que el S10+, pero no llega a las dimensiones del Note 10+

Un sacrificio lamentable hecho por la cámara giratoria, es que no podemos usarla para desbloquear el teléfono, y el sensor de huellas dactilares del A80 es el mismo del A70: uno que está en pantalla y es sumamente lento, sobre todo si lo comparamos no sólo con los teléfonos de gama alta, sino también con cualquier otro teléfono con un lector de huellas convencional. Y el desbloqueo de pantalla es algo que hacemos tan seguido, docenas o centenares de veces al día, que se convirtió en una verdadera frustración.

Otro sacrificio, producto de la cámara giratoria, es que no tenemos impermeabilidad de ningún tipo, así que cuidado con acercarlo al agua o que le caigan gotas, pues podría afectar al mecanismo.

En diseño y hardware, a pesar de los sacrificios hechos por la cámara giratoria, diría que para un producto de primera generación de este estilo, Samsung ha hecho un excelente trabajo. La pantalla es sumamente buena, el mecanismo de rotación de cámaras se siente robusto – y duradero – y el teléfono se siente bien en las manos. Es una pena que por seguir tendencias, Samsung haya incluido un sensor en pantalla en lugar de uno tradicional, pues su lentitud y la falta de alternativas hace que desbloquear el teléfono sea un proceso frustrante.

La batería es aceptable. Otra víctima más de la cámara giratoria, es que la batería es de menor tamaño que el A70. Incluso tiene menos miliamperios que el A50 (!!), con tan sólo 3,700 mAh para la pantalla de 6.7″. Samsung ha hecho un buen trabajo optimizando al teléfono para que dure un buen periodo de tiempo, pero no se puede vencer a las leyes de la física: una pantalla tan grande, con una batería de 3,700 mAh, equivale a un teléfono que tiene una autonomía inferior al A70, al A50, o incluso al S10+. Esto lo compensa gracias al cargador rápido de 25 Watts que carga la batería en minutos, pero si son de las personas ansiosas por este tema, como yo, no estarán muy felices con una batería tan pequeña.

Y qué hay del rendimiento? Pues el teléfono, salvo el problema de la cámara mencionado inicialmente, se ha comportado bastante bien. Gracias a los 6 GBs de RAM y un procesador veloz, el teléfono se mantuvo rápido. Juegos como Call of Duty Mobile funcionaban, pero aquí se sigue notando la diferencia en rendimiento entre un gama alta y un gama media; el GPU es más potente en un gama alta.

Conclusión

El A80 es una interesante propuesta de Samsung, pero creo que la cámara giratoria genera demasiados sacrificios para el teléfono. Me encanta la idea de poder desenfocar el fondo en video y fotos con mejor atención al detalle, pero el poner una cámara giratoria ha obligado al teléfono a:

  • Tener una batería de menor tamaño
  • No tener impermeabilidad
  • No tener desbloqueo facial como alternativa al lento lector de huellas dactilares
  • Elevar el precio del teléfono

El Galaxy A80 es una sólida propuesta como teléfono pero que, debido a su alto precio (S/.2,600 / $650 en otros mercados), lo sacan de la gama media premium y lo ponen a competir en la gama alta. Por ese elevado precio, yo, personalmente, elegiría un S10e o un S10. Incluso el P30 se ofrece por un precio similar.

Me encanta que Samsung esté experimentando tanto con la línea “A”, pero creo que con el A80 se sobrepasó con el precio y lo que el teléfono ofrece. Es un sólido teléfono, pero existen mejores alternativas a precio similar. Incluso el A70 me parece una mejor opción.

6.5
Pros
Buen diseño del teléfono
Pantalla Envolvente
Buen sonido
Carga Rápida
Contras
Cámara giratoria limita opciones en modo "selfie"
Batería regular
Alto precio
Lector de huellas dactilares sumamente lento
Pesado
Más Noticias
La Mejor Música para YouTube o Instagram!!