Fitbit acaba de lanzar al Fitbit Charge 2, el sucesor de su popular Fitbit Charge HR – que debutó a inicios del 2015. Este nuevo modelo no introduce muchas características nuevas, sino que más bien, se encarga de mejorar el diseño en general del Charge original.

Para empezar, tenemos una pantalla OLED más grande y de mejor definición, capaz de mostrar más información que el Charge HR. En todo momento, es capaz de mostrar la hora y dos estadísticas a elegir en simultáneo, como los pasos dados y ritmo cardiaco, por ejemplo.

Se ha mejorado el lector de ritmo cardiaco para darnos una medición continua y más precisa. Y por supuesto, todo el resto de características del Charge permanecen disponibles, como el contador de pasos dados, medidor de calidad de sueño y demás características.

Otra novedad del Charge 2, es que cuenta con bandas intercambiables de colores, lo cual le da un toque de personalización superior al Charge HR, no limitándonos sólo al color negro.

El Charge 2 carece, sin embargo, de características que nos hubieran gustado ver en esta segunda versión, como un GPS incorporado para poder ver nuestra actividad física en un mapa sin tener que depender de un smartphone (y tener mediciones más exactas), o certificación IP68 que lo haga resistente al agua y polvo, algo que me parece bastante útil para este tipo de dispositivos.

A pesar de estas carencias, el Charge 2 se plantea como una de las opciones más atractivas, a un cómodo precio de $150. Si lo que buscan es un buen tracker de salud, el Charge es, definitivamente, una de las opciones más atractivas.

El Fitbit Charge 2 puede funcionar hasta 5 días en batería sin necesitar recarga, y estará disponible desde $150