Apuntamos el telescopio más poderoso jamás construído a la nada absoluta, por simple curiosidad, y descubrimos que ocupamos un pequeñísimo espacio en el cielo.

Estas palabras, que aparecen al final del video, explican bastante bien no sólo del objectivo de este experimento, sino de los resultados obtenidos.

el Hubble Ultra Deep Field, o Campo Ultra Profundo del Hubble, es una imagen de una pequeña región del espacio donde, supuestamente, no había nada. Tras días de dejar el telescopio apuntando a dicha dirección, se pudo descubrir mucho más de lo que los científicos esperaban:

 

 

Aquí una breve traducción del texto del video:

Los astrónomos, en 1996, intentaron hacer algo extraordinario: apuntaron el telescopio espacial Hubble hacia una parte del cielo que parecía estar totalmente vacía; un pedazo libre de planetas, estrellas, y galaxias.

Esta área estaba cerca al "Big Dipper", una constelación bastante familiar, y dicho pedazo espacial no era más grande que un grano de arena.

Este era una movida algo arriesgada por los científicos. Después de todo, la demanda de tiempo de este telescopio para realizar observaciones es bastante alta, y se debatía si debería desperdiciarse el tiempo mirando a la nada.

Sin embargo, abrieron el telescopio y, lentamente, durante el transcurso de 10 largos días, fotones que estaban viajando por alrededor de 13 mil millones de años, finalmente iniciaban su viaje en el detector del telescopio más poderoso de la humanidad, recolectando las débiles señales, una a una.

Cuando el telescopio fue cerrado y sus imágenes procesadas, la luz de más de 3,000 galaxias entraron al detector, produciendo una de las más profundas y espectaculares imágenes de la historia. Cada punto y mancha era una galaxia entera, cada una con cientos de millones de estrellas.

En 2004, lo volvieron a hacer, esta vez apuntando el telescopio a un área cerca a la constelación "Orión". Abrieron el obturador por 11 días y 400 órbitas completas alrededor de la Tierra. Utilizando detectores con una sensibilidad aumentada y filtros que permitían pasar más luz, más de 10,000 galaxias aparecieron en lo que llegó a conocerse como el Hubble Ultra Deep Field, una imagen que representa el punto más lejos que hemos visto en el Universo.

Los fotones de estas galaxias aparecieron cuando el Universo tenía tan solo 500 millones de años. Y 13 mil millones de años después, terminaron su largo viaje como un pequeño "blip" en el CCD del telescopio.

Estas galaxias, todas detenidas en las imágenes, están, de hecho, alejándose de nosotros; en algunos casos, incluso a una velocidad mayor que la de la luz. El espacio / tiempo entre nosotros y todo lo demás aumenta cada minuto, empujando a las galaxias en estas imágenes por casi 47 mil millones de años.

Y debido a la expansión del Universo, mientras un objeto esté más lejos de nosotros, más varía su luz hacia el color rojo, pareciendo moverse más rápido. Es una medida de no sólo velocidad, sino de distancia.

Recientemente, utilizando las imágenes del Ultra Deep Field, los científicos realizaron un modelo 3D. Hay más de cien mil millones de galaxias en el Universo. Decir esa cifra nada más no significa mucho, pues no hay forma de contextualizarlo. Nuestros cerebros no tienen ninguna manera de interpretar esta cifra, de ponerlo en alguna perspectiva significativa.

Cuando vemos las imágenes de este video, sin embargo, y pensamos en el contexto de cómo fue hecho, y tratamos de entender lo que significa, podremos lograr cierta comprensión, y seremos cambiados instantáneamente.

Apuntamos el telescopio más poderoso jamás construído a la nada absoluta, por simple curiosidad, y descubrimos que ocupamos un pequeñísimo espacio en el cielo.

via boing boing

  • Increíble, que puedan verse restos del pasado, mirando a lo más profundo del universo. ¿Alguien podrá vernos algún día como fuimos nosotros hoy en el futuro en algún lugar remoto?.

    Como para pensar… Aunque usted no lo crea…