Impresionante el proyecto de este estudiante universitario, que nos permite estacionar en paralelo no sólo en la mitad de tiempo (o incluso menos), sino que con tanta facilidad que hasta uno que ha reprobado por enésima vez la prueba de manejo, podría hacerlo.

Innovador, útil y, bueno, imposible de adquirir, salvo que lo hagamos nosotros mismos.

via autoblog