Especiales: Cómo Mejorar el Rendimiento de una Laptop / PC De Escritorio: SSDs

 

Hasta hace pocos años, la mejor manera de aumentar el rendimiento / performance de nuestra PC era comprar más RAM. Gracias a los bajos precios del RAM, sigue siendo una excelente opción llegar al máximo de memoria que podemos insertarle a nuestra laptop o PC. Mientras más RAM, más espacio en memoria tienen las aplicaciones y, por lo tanto, más rápido se ejecutan.

El RAM actúa como un “alojamiento temporal” para las aplicaciones, es un espacio sumamente veloz, al cual nuestra PC puede acceder en escasos nanosegundos. El otro alojamiento, el Disco Duro, es sumamente lento en comparación. Es por eso que el disco duro tradicional, con su terrible velocidad de acceso, ha sido considerada por mucho tiempo el cuello de botella en el mundo computacional.

 

SSDs vs HDDs

 

 Esto, hasta que llegaron los SSDs, o discos de Estado Sólido. De los SSD y HDD tuvimos un especial hace ya bastante tiempo, pero resumiento el artículo, los SSD (discos de estado sólido) se diferencian de los discos tradicionales al no usar un “disco”, en el sentido literal de la palabra, sino chips de almacenamiento similares a los que encontramos en un Flash / Pen Drive, o memoria USB

Un disco duro tradicional opera al girar, a miles de revoluciones por minuto (de ahí que la velocidad de los discos tradicionales se miden en RPM, revoluciones por minuto), para encontrar la información. En laptops, los discos se “apagan” cada cierto tiempo para evitar estar girando constantemente y así consumir más energía. Es por eso que en algunos casos incluso podemos oír cómo estos disco vuelven a encenderse y a retomar operaciones, lo que a veces causa un cierto “lag” o demora en respuesta cuando estamos accediendo archivos

 

De más está mencionar también lo delicado y frágil que resulta un sistema como el tradicional disco duro, por lo que es uno de los motivos por los cuales un HDD (o Hard Disk Drive) termina siendo el componente que más pronto falla (en este especial, vimos qué discos duros comprar, en marcas tradicionales).

Esto no quiere decir que los discos duros tradicionales sean del todo malos, por supuesto. De hecho, la gran ventaja de un disco duro tradicional es que el costo por gigabyte es muy inferior al de un SSD. Si por $100 podemos obtener, con suerte, un SSD de 120 GB (probablemente encontremos uno de 80 por ese precio), en un HDD o disco tradicional podemos obtener entre 1.5 a 2 Terabytes, por el mismo precio.

Para almacenar grandes cantidades de información, un HDD sigue siendo la mejor alternativa. Pero por qué no reemplazar nuestro disco duro tradicional en la PC en casa o en la laptop por un SSD, y luego colocar este HDD en un lector de discos para utilizarlo como almacenamiento portátil? 

Una vez que cambien su HDD por un SSD no sólo estarán ganando seguridad (los discos de estado sólido no se malogran con caídas), sino también, un enorme salto en velocidad, ya que el tiempo de acceso,  a un SSD, al no contar con partes físicas que se muevan (es decir, no se trata literalmente de un disco, donde se tiene que hallar la información), tiene una velocidad de lectura y escritura muy superior.


Ventajas y Desventajas

 

Video antiguo (2010), comparando la diferencia de velocidad de carga entre una PC con un HDD tradicional y CPU más poderoso, contra una con un CPU más débil, pero con un SSD. Vean la diferencia que tener un SSD tiene no sólo en la carga del sistema operativo, sino de aplicaciones pesadas como Photoshop, Dreamweaver, Illustrator, justo al inicio del sistema.


Para resumir, entonces:

  • Velocidad: Cambiar un disco duro tradicional por un SSD nos dará una mejora muy notable en rendimiento. Es casi como comprar una PC nueva, gracias a los mejores tiempos de carga, mayor velocidad en general. Junto a llegar al máximo de RAM, la siguiente mejora que podemos darle a nuestra PC, es comprarle un SSD.
  • Durabilidad: Ya vimos lo frágil que resulta un disco tradicional por el arcaico método con el que almacena la información. Un SSD es muchísimo más durable y seguro.
  • Ruido: Si el ruido les molesta, definitivamente tendrán que cambiar sus HDDs por SSDs. Al no contar con partes mecánicas, los SSDs no producen ruido.
  • Almacenamiento: Aquí es el único punto donde los HDDs tradicionales tendrán siempre una ventaja. Simplemente es más barato comprar un HDD que un SDD. Pero las diferencias en rendimiento, durabilidad y velocidad, hacen que un SSD sea una mejor alternativa.
 
Por lo tanto, un SSD debería ser nuestro disco principal. Y el HDD que ya tenemos, puede cumplir el rol secundario de almacenamiento masivo para data que no es tan importante. 

 

 

 

Proceso

 

Opción a) Empezar de 0

Preparando los discos de instalación

Debido a la diferencia de tamaño que probablemente exista entre ambos discos duros (el SSD que compren quizás sea de menos gigabytes que el que están reemplazando), lo que siempre recomiendo es comenzar con una instalación limpia de Windows o el sistema operativo que vayan a utilizar. De esta manera, nos aseguraremos no sólo de tener sólo lo necesario y no llevar con nosotros archivos innecesarios / basura, sino también de obtener el mejor rendimiento posible. Nada como empezar con una instalación limpia, para aprovechar los beneficios de un SSD.

 

Revisar / Listar aplicaciones necesarias.

Otro paso importante, es tomar nota de las aplicaciones que más usamos y que queremos mantener. Asegurarnos que tenemos los números de serie necesarios para aplicaciones que hemos comprado y que no estén en el Mac App Store / Windows Store. 

 

Copia de seguridad de nuestros archivos más importantes (opcional)

En la era de Dropbox / Box / Skydrive, probablemente sus archivos más importantes se encuentren en la nube. De lo contrario, no sólo es buen momento para considerar este tipo de backup online, sino también para copiar dichos archivos a otro disco duro o USB. Toda la información que tenían en sus discos antiguos quedará intacta, pero quizás sea buen momento de realizar un backup

 

Conseguir un Enclosure / HDD Dock.

Para poder acceder a la información que está en el disco antiguo, necesitarán un enclosure o HDD Dock (ver foto abajo), para poder conectar el disco antiguo, una vez hecho el reemplazo.

 

El proceso es super sencillo. Basta con seguir las instrucciones del manual de nuestra laptop, que debe decirnos cómo acceder al disco duro (no todas las laptops tienen discos duros a los cuales podemos acceder, asegurarse primero de ello). Simplemente retiramos el disco antiguo, lo reemplazamos por un SSD, y listo! Lo que nos queda, es simplemente re-instalar las aplicaciones esenciales, copiar los documentos importantes y para todo lo demás, simplemente usar nuestro disco antiguo como disco externo.

 

 

 

 

Opción b) Clonar el disco

No es una opción muy recomendable si están pasando de un disco tradicional a un SSD debido a que en su disco tradicional probablemente tengan información innecesaria, pero si han comprado un SSD de tamaño suficiente para almacenar la info que ya tienen en su HDD (por ejemplo, si pasan de una laptop con 250 GBs de HDD a un SSD de 256 GBs), entonces pueden clonar por completo su disco. 

Para ello, necesitarán:

Un Enclosure / HDD Dock (opcional para desktop, obligatorio para laptop)

Double esata hdd docking station 1

Necesario para conectar nuestro SSD a nuestra PC a una laptop, e incluso sumamente práctico para una desktop, ya que podremos acceder a la información de nuestro disco como si se tratase de un disco duro externo.

Con esto conectaremos el nuevo SSD a nuestra PC, y procederemos a clonar la información de uno a otro. Esto nos asegurará que podremos reemplazar el disco tradicional con el SSD, y todo continuará como si no hubiese cambiado nada más. Salvo, por supuesto, el enorme salto en velocidad.

Estas aplicaciones

Ambas aplicaciones son excelentes métodos para crear una copia idéntica de nuestros discos duros. Por lo tanto, lo que haremos es conectar nuestro nuevo SSD a la PC, correr una de las aplicaciones mencionadas (dependiendo de la plataforma) y luego esperar a que el proceso termine.

Una vez que el clon de nuestro disco esté terminado, simplemente apagamos la PC, cambiamos el HDD de nuestras PCs / laptops por el SSD y listo!

 

 

Personalmente, recomiendo la opción “a” pues nos dará las más grandes ventajas, y el beneficio de sentir nuestra PC como nueva. Es más trabajo, pero trabajo que vale la pena. Y las ganancias en rendimiento que verán al reemplazar un disco tradicional con un SSD, son enormes.

 

Discos Recomendados

Sandisk Ultra Pus – Disponible en capacidades de 64 GBs hasta 256 GBs. Rápidos y económicos.

Samsung 840 Pro –  Otra excelente opción, con uno de los mejores rendimientos del mercado. Y de momento, en Amazon, está a un super precio: $115 por el de 128 GBs.

Intel 530 – Otra muy buena alternativa, con excelentes precios. De momento también con super descuentos en Amazon: $140 por el de 180 GBs.

No more articles