Cómo han cambiado los tiempos, ¿no?. Hace tan sólo dos años, estábamos debatiendo sobre cuál netbook comprar (¿Es 8.9 pulgadas suficiente? ¿No es el teclado demasiado pequeño para ser incómodo?). 2011, y el mercado de las netbooks está prácticamente muerto.

Hubo una tremenda falta de evolución en cuanto a rendimiento (las netbooks del 2010, por ejemplo, seguían comportándose igual que las de Navidad del 2008: extremadamente lentas), debido a que mejorarlo demasiado, significaría canibalizar el mercado de notebooks, y la guerra de precios continuó hasta que ya no pudo hacerse más descuento. Llegaron las tablets, y arrasaron con este mercado de dispositivos alternativos a cargar 3-4 kilogramos de laptop. Y ahora, nos encontramos con las ultrabooks, que son, básicamente, todo lo que una netbook debió ser desde un principio: el reemplazo ideal de una laptop.

Con tantas opciones y alternativas, me gustaría enumerar algunos de los gadgets que considero esenciales para todo amante de la tecnología: gadgets lo suficientemente útiles para mejorar nuestra productividad.

Hace unas semanas, me preguntaron que liste cinco de los gadgets que considero esenciales. Y la verdad, es que mi lista sólo se compuso de tres; tres dispositivos que, como blogger, videopodcaster y geek en general, me parece más que suficiente.

El artículo es una suerte de continuación a lo que mencionaba hace algunos meses en este otro post

 

Una Desktop PC / All in One


Hp touchsmart 600 kit


Así es. Volvieron las PCs de escritorio, tras haber sido proclamada muerta años atrás cuando las laptops empezaron a aumentar en velocidad y bajar de peso, está teniendo un buen regreso a escena. Y es que nada se compara al rendimiento que nos puede dar un procesador de tamaño completo, en lugar a uno móvil. O editar fotos y videos en una pantalla de 27”, en lugar de una de 15 o menos. Las PCs de escritorio son excelentes para cuando tenemos que trabajar con archivos pesados (multimedia, generalmente), o simplemente deseamos hacerlo en una pantalla de mayor tamaño.

Útil para: edición de video, servir de central de nuestros medios (archivos pesados, películas, música). El cuartel general de nuestra vida digital.


Una ultraportátil / tablet

Macbook air 9
Si necesitan un teclado en todo momento, una ultraportátil es la mejor solución como “herramienta intermedia”, fácil de transportar a todos lados. De lo contrario, si harán más lectura, o la utilizarán más para reuniones, tomar apuntes ocasionales, o presentaciones, es difícil no considerar a la tablet como la opción más llamativa. El formato de una tablet, la movilidad y duración de batería, lo hacen un instrumento perfecto para aquellos que necesitan cumplir tareas simples. Y el rendimiento ha mejorado tanto desde el año pasado, cuando sólo teníamos al iPad original, que en efecto, son una excelente alternativa a ultraportátiles.

Yo, por ejemplo, usualmente llevo el iPad 2 a todos lados, sólo cargando la Macbook Air cuando sé que tendré que “trabajar en serio”, lejos de mi PC de escritorio. Es decir, preparar varios artículos, editar un poco de video para posts, procesar fotos en Lightroom. Si sé que no necesitaré hacer nada de esto (quizás sólo escribir texto), probablemente termine llevándome el iPad, junto con el teclado Bluetooth.

Si bien en el mercado todavía no abundan las ultraportátiles con Windows, éstas estarán llegando al mercado próximamente, con modelos de Asus, Acer, Lenovo, y más. Y en cuanto a tablets que no sean el iPad 2, tenemos ya varias alternativas con Android pero, como mencionaba en la más reciente reseña, Honeycomb todavía


Útil para: Trabajar “on the go”, reuniones, exposiciones, presentaciones. Herramienta de lectura rápida, herramienta intermedia para realizar cualquier trabajo.


Un smartphone

Galaxy nexus product image 1
No hay nada que haya cambiado tanto nuestras vidas, como los smartphones están haciendo en los últimos años. Pasar de un producto usualmente relegado al nicho de empresarios / hombre de negocios para convertirse en el asistente personal de cualquier persona que lo quiera. Con la explosión de redes sociales, muchos pasamos más tiempo en la web, y un smartphone es la manera más rápida de acceder a nuestras redes.

Útil para: Estar conectados en todo momento, recibiendo constantes actualizaciones, estar al tanto de todo. También es un excelente reemplazo como videocámara / cámara de fotos, y con aplicaciones como soundcloud, un estudio de podcasting en nuestro bolsillo. Por fin, un asistente digital personal, como soñábamos.


Y todo, unido por la nube.

 

Install graphic
En el pasado, una laptop de 15” parecía la alternativa perfecta, la solución ideal para nuestra vida tecnológica. Aquí teníamos un aparato lo suficientemente poderoso, que podíamos llevar a todos lados, y que tenía toda la información que necesitábamos en todo momento.

Pero lamentablemente, existían demasiadas desventajas. A nadie, por ejemplo, le gusta cargar 3-5 kilos en la espalda (o peor, en un sólo hombro), todos los días, de la oficina, al trabajo. O a viajes. O a exposiciones. O a reuniones. Las laptops, al estarlas transportando a todos lados, pueden sufrir golpes, robos y si no tenemos un estricto plan de respaldo de información, perderemos toda nuestra información. Y quizás pasen semanas (o meses) hasta poder reemplazarla por una igual.

Con los avances que se han hecho en aplicaciones web, velocidad de internet, y sobre todo, servicios que nos permiten mantener todo sincronizado, existe ahora una mejor alternativa.


Yo creo que el futuro nos depara una combinación de ambos. No se trata de tener un sólo dispositivo con toda nuestra información. Ni tampoco tener sólo a la nube, rodeada de webapps (como Gmail, Google Calendar, etc).

El futuro (cercano, por cierto), nos encontrará accediendo a nuestra información, que se encuentra alojada en la nube y localmente para acceso offline (ya que, lamentablemente, internet no es omnipresente). Pero toda esta información es “agnóstica de plataforma”. Es decir, podemos acceder, editar y añadir información, desde el dispositivo que más nos convenga. En este caso, los tres (cuatro) mencionados. ¿Estamos lejos de casa? Basta con editar el documento en la tablet / ultraportátil. ¿Tenemos que añadir un video? Lo grabamos con el smartphone. Y toda esta información, estará esperándonos en casa, ya sincronizada, lista para ser editada y publicada. Claro que pudimos hacerlo todo con cualquiera de estos dispositivos, pero la idea, es utilizar el dispositivo que más se nos acomode en dicho momento. No se trata de sólo la nube, o de sólo un dispositivo capaz de hacerlo todo (nah, el tiempo de los relojes con pantallas holográficas y moldeables está todavía lejos), sino de múltiples dispositivos, todos sincronizados – algo que podemos conseguir ahora, con DropBox – a la nube y localmente. ¿Suena familiar? Se trata de un principio sencillo: utilizar la herramienta adecuada, para el trabajo adecuado.

Ésto, creo yo, es lo que nos depara el futuro cercano. Y éstos, los gadgets protagónicos.


 



artículo publicado originalmente en la revista Usuario Digital

  • Excelente, Arturo. Ando detrás de una desktop y a la espera de la nueva oferta de tablets para comprar una con todo y el teclado desmontable. Con los 3 ya tengo =)

    Abrazo

  • Si bien todos son útiles creo que un gadget basta para dominarlos a todos y ese es el smartphone, tanto para controlar la pc remotamente (aprovechar los recursos del pc), y si quieres hasta darle internet por Wi-Fi al Tablet, si es que no quieres contratar un plan adicional 3G para el Tablet solo.

    Lo que si es importante, es la sincronización en la nube, eso le da mas sentido a todo.

  • anrras

    arturo, alguna recomendación para comprar un all in one ahora en diciembre?

  • Timoteo

    Genial artículo (al igual que todos), pero no faltaría un reproductor de música off-line tipo iPod? Aunque también es cierto que al carecer de smartphone (tengo un celular normal), mi iPod Touch suple parte de las necesidades. De todos modos la música y yo somos inseparables, y me gusta siempre poder escuchar cualquier canción de mi librería sin necesidad de estar conectado a internet.