Galaxy S6 edge colors 800x543

 

Hasta el año pasado, la línea “Galaxy Note” de Samsung siempre ha destacado por ofrecer todas las prestaciones que los Power Users exigimos. De hecho, Samsung fue el que innovó en este campo, arriesgándose en ofrecer un teléfono con una pantalla de gran tamaño, desafiando las tendencias, en ese entonces, de permanecer en el campo de menos de 4 pulgadas. Con el Note, Samsung dijo “No, aquí tenemos un teléfono para aquellos que desean hacer más con sus equipos; que puedan usarlo como una verdadera herramienta de productividad”

Así como la línea S (S4, S5, S6) de Samsung existe para satisfacer las necesidades de la gran mayoría, con un teléfono veloz, con una buena cámara, delgado y transportable, la línea Note, lanzada meses después, era la actualización razonable para todos aquellos que buscábamos al equipo más poderoso dentro de la línea de teléfonos de Samsung.

Al menos, hasta el año pasado. 

La primera reacción de muchos frente al Note 5 y al S6 Edge Plus, han sido negativas. El problema? Que Samsung parece haberse olvidado del público al cual el Note va dirigido, eliminando funciones y características que muchos apreciamos. Y todo, para ofrecer un equipo que no ofrece mayores innovaciones.


La falta de un slot microSD ha sido un error. Si estos equipos apuntan a ser una respuesta para “Power Users”, para usuarios que quieren ser productivos con sus smartphones, quitarles la libertad de ampliar el espacio de almacenamiento sólo para mantenerse alineados con lo impuesto por el Galaxy S6, nos deja bastante limitados. Sobre todo porque restringe la capacidad que tenemos de lidiar con archivos pesados, o de transportar videos en los mismos. Para qué darnos la opción de grabar videos en 4K, o de tener una hermosa pantalla QHD – perfecta para ver videos – , si con unos cuantos archivos de video terminaremos llenando el almacenamiento interno? La respuesta de Samsung a ello es la misma que con el S6: prefieren mantener un sólo espacio de almacenamiento porque han implementado uno de mayor velocidad, y dejar que el usuario instale apps en la microSD empeoraría el performance. Pero lo cierto es que muchos utilizamos estas memorias no para instalar apps, sino para almacenar archivos multimedia. Si quieren que usemos nuestros smartphones como cámaras, por qué no utilizar un sistema de almacenamiento como el de las cámaras, en tarjetas de memoria? Sobre todo si el tamaño de los archivos tiene a aumentar, debido a que la calidad también está en alza. Para empeorar las cosas, Samsung ha decidido NO ofrecer una opción de 128 GBs. Así es; además de limitar el espacio a memoria interna, ahora 

La falta de una batería intercambiable es también una lamentable pérdida. Estos dos cambios han sido en nombre de mantener un diseño similar al del S6, pero sin mayores beneficios que los compensen. Como Power User, la batería rara vez me dura un día completo. Una de las cosas que siempre me gustó de la línea “S” de Samsung, sobre todo frente al iPhone, era la posibilidad de simplemente sacar la batería del teléfono a media tarde, y colocar una completamente cargada. En menos de 30 segundos, tenía un teléfono con carga completa, mientras que la otra batería, ya agotada, volvía al cargador externo. Esto ya no es posible con el Note 5, pues la batería no puede ser intercambiada. Esto significa que, si planean utilizar el teléfono por más de dos años – periodo en el que la duración de la batería suele caer a un 80% de efectividad – tendrán que enviarlo a Samsung para reemplazarla. En lugar de simplemente entrar a eBay, pedir una batería totalmente nueva, y hacer que nuestro teléfono recobre la vitalidad que tuvo la primera vez que lo sacamos de la caja.

Resulta curioso, pero todo de lo que Samsung se jactaba en el pasado, que hacían a su teléfono -según ellos – mejor que un iPhone, ha quedado en el olvido. Cosas como baterías intercambiables, memoria que puede ser expandida? Cosas que un “power user” buscaba? Ignoradas por completo en este Note 5 / S6 Edge Plus.

Samsung, al parecer, se ha olvidado de los verdaderos Power Users, de los que usaban a estos teléfonos como herramientas de trabajo, para convertirlo, nada más, que en un Galaxy S6 con pantalla más grande. Y un Stylus que puede malograrse fácilmente, con tan sólo insertarlo al revés. Sí, no es broma. Basta con equivocarse e insertar el S-Pen al revés, para malograrlo.

Error de diseño en el Samsung Galaxy Note 5 (vía Android Police)

 

No es que el teléfono sea malo. De hecho, las primeras reseñas del equipo parecen señalar lo contrario. Lo que me apena, es que Samsung haya decidido ignorar dos características que hacían que el Note se distinguiera del resto de teléfonos. Ahora, en lugar de una versátil solución, tenemos simplemente a un S6 con una pantalla de 5.7”.