No es que hoy sea un “día de perros”, o algo por el estilo. Simplemente, que coincidieron dos interesantes notas para el día de hoy, relacionadas con caninos.

Conozcan a Faith, un perro que, como toda mascota mimada del hogar, se ha vuelto el centro de la familia. Sin embargo, hay algo que diferencia a este mejor amigo del hombre: desde pequeña, dos de sus patas, las delanteras, tuvieron que ser amputadas. La familia compró lo vió y compró así, encariñados por la ternura que mostraba.

La sorpresa aún no termina para ellos, pues, al descubrir que, a los pocos meses de residir en su hogar, y a través de premios con mantequilla de maní, Faith empezó a saltar para poder recibir sus treats. Poco después, y superando sus limitaciones, y la necesidad móvil innata en todo canino, Faith empezó a caminar… en dos patas.

 

  • depoa

    Impresionante. Aunque lo que no me ha gustado es que lo lleven a la tele como si fuera un payaso de circo.

  • Las ganas de poder desarrorarse en el mundo lo obligo a caminar asi…ese colega mio merece una medalla. Yo tengo las 4 patitas pero de vez en cuando camino en 2 pero si es que me dan un treat.