100 web v3

Este gráfico que ven arriba, es lo que Google espera que suceda en el futuro próximo,  y que aclara bastante los planes que Google tiene con su Chrome OS, y en un futuro también Android: el de realizar el 100% de operaciones en la web.

Y es algo que está sucediendo. Con herramientas como Twitter, Facebook para redes sociales, reemplazos de herramientas de escritorio como Google Docs, y webapps y juegos 100% online como encontramos en Facebook o el Web Store de Chrome (además de los avances de html5), resulta interesante ver cómo nuestro navegador, poco a poco, cobra mayor importancia, incluso que el mismo sistema operativo bajo el que corre. No importa que sea Mac, Windows o Linux, pues el navegador (y todo lo demás) estará disponible en la web.

Según Florencia Sabatini, Gerente de Relaciones Públicas de Google Apps y Google Enterprise para Latinoamérica: (link al artículo original)

La visión de Google es la de un universo 100% web, en la que la totalidad de las operaciones se corran en la nube, apalancándose en tres pilares: Aplicaciones, Plataforma y Dispositivos. La migración de las aplicaciones a la nube es una tendencia que se profundizará en nuestra región el año próximo, impulsada directamente por la necesidad de los usuarios de poder utilizar en sus ámbitos laborales una tecnología que sea tan fácil, flexible e innovadora como la que usan para su vida personal.

El compromiso de Google es avanzar hacia un universo 100% web, en el cual la totalidad de las operaciones se realicen en la nube, y queremos acompañar a las organizaciones de diversa naturaleza y de todos los tamaños en el camino hacia esta profunda transformación. En el futuro veremos un gran crecimiento del cloud como arquitectura ideal para el mejor aprovechamiento de la infraestructura, el incremento de la movilidad, el desarrollo de aplicaciones propias que se integren fácilmente con Google Apps y el cumplimiento de altos estándares de seguridad.

 

Sin embargo, personalmente, creo que no estamos listos todavía para una experiencia 100% web, pero sí para una experiencia 80% web / 20% apps nativas o locales. Ni ahora, ni en los próximos 3 años.

Por un lado, está la poca disponibilidad de internet: a pesar de los pasos agigantados que se han dado en conectividad (que veremos en un documental en unos momentos, en el próximo post) en los últimos años, lo cierto es que el acceso a internet no es omnipresente. Se da con mayor calidad y cobertura en ciertos países, pero para Latinoamérica y otras regiones, la realidad es diferente: acceso a la web tenemos en casa, en la oficina, quizás con un smartphone, pero no es algo que podamos encontrar siempre. Tecnologías como puntos de acceso de WiFi que abarquen kilómetros, no metros, y mayor velocidad, aliviarán esto en un futuro muy cercano, pero no es algo que se vaya a dar a corto plazo

Esto va amarrado también a la velocidad de acceso a la web, que varía enormemente de acuerdo a las regiones o países en los que nos encontremos. Para ciertas herramientas sencillas (editores de texto, por ejemplo), residir en la web no es sólo posible, sino ventajoso. De hecho, una de las razones por las cuales utilizo más Google Docs que otro tipo de herramientas similares, es porque colaborar entre múltiples personas – cuando estamos elaborando los temas del ByteGadget Show, por ejemplo – es mucho más sencillo con esta herramienta. Editar en tiempo real con otras personas es posible, gracias a la web.

Pero si vemos otras herramientas más complejas, la idea de residir sólo en la web, dadas estas limitaciones de velocidad, las convierten en una opción que no es la óptima, de momento.

 

Ahora, vivimos en una era de “apps”,  o pequeñas aplicaciones con una sola función, y creo que este modelo es el que mejor funciona. Se trata de aplicaciones que obviamente hacen uso de la nube; aprovechan todas las ventajas que nos da la Web, pero la interfaz, la aplicación que se utiliza para acceder a este tipo de servicios, reside localmente, almacenada en nuestro dispositivo. Es decir, no es necesario descargar toda la interfaz, todos los menús, gráficos y demás cada vez que accedemos a estas apps porque ya las tenemos. Pero apenas necesitamos obtener contenido, éste será descargado automáticamente.

Este modelo de aplicaciones alimentadas de la nube también ofrece la ventaja de darnos la alternativa de almacenar de manera local cierta cantidad de contenido; de realizar tareas sin conexión, que serán sincronizadas de manera inmediata apenas encontremos acceso a la web.

De algo no cabe duda: la idea de una experiencia 100% web suena tentadora y es algo a lo que inevitablemente nos estaremos dirigiendo en un mediano plazo. Pero de momento, tener aplicaciones nativas (que funcionen sin problemas cuando no haya conexión, con los datos descargados), pero alimentadas y sincronizadas a la web, es el mejor modelo.

Las ventajas que ofrece el cloud computing, la omnipresencia de la información en la web, lista para ser manipulada o consumida desde el dispositivo que más se nos acomode en ese momento, no es el futuro, sino el presente. Así, por ejemplo, puedo consumir las noticias de Google Reader en el smartphone, camino hacia algún lugar. Continuar haciéndolo en una tablet en el sofá, con la misma data y marcar las noticias más relevantes para que, cuando llegue a la PC, listo para escribir algo al respecto, tenga toda esta data modificada.

El futuro, por lo tanto, no es un dispositivo que lo haga todo, sino múltiples dispositivos, que se amolden a la situación adecuada, pero todos con acceso a la misma base de datos, a la misma información, que estará permanentemente sincronizada entre éstos.

 

Y ustedes que opinan? Estamos listos para deshacernos de apps nativas en favor a tener un acceso exclusivamente desde el navegador? O prefieren aplicaciones de escritorio, nativas?

  • Hola Arturo, un saludo hermano. Nose si me recuerdas pero te estuve molestando un par de veces en el blogday… 🙂
    Bueno personalmente prefiero trabajar en la nube ya que me parece mucho más seguro en lo que respecta a la persistencia de la información y en la capacidad de almacenamiento que cada vez se acerca más al “infinito”.
    El otro factor es la colaboración que tu bien mencionas. Por otro lado que esto aún tiene que evolucionar ya que existen muchas limitantes aún por la velocidad y acceso a internet que existe en nuestro país. Por ejemplo, el IPAD que es un dispositivo creado para trabajar en la nube tiene que pelearse con la 3G que es bastante lenta.
    Pero como tu bien dices es cuestión de tiempo!!

    Saludos
    A ver si nos tomamos ese par de cervezas que quedaron pendientes..jejeje

  • Leandro

    A mi me gustaría leer reflexiones sobre la relación entre las aplicaciones web y la piratería ¿se acabará la piratería con las aplicaciones web? ¿evolucionarán los cracks en extensiones de navegador? ¿se podrán seguir consiguiendo seriales? ¿se trasladará la piratería de juegos a las consolas que utilicen algún soporte físico?

  • hoblap

    La verdad, no entiendo para que tener mucha velocidad adsl, a menos que sean largas películas. En cambio, textos o figuras fijas o incluso cortos tipo youtube no precisan velocidades altas.