El Futuro de la Televisión: 4K / Ultra HD. Todo lo que tenías que saber sobre el Ultra High Definition. [Especiales]

 Desde hace algunos años, con la llegada de los televisores en alta definición (HDTVs) y su popularización en el 2005, los fabricantes de TV han estado luchando para traernos nuevas características para que nos animemos a actualizar de TV. Y es que, si bien se han conseguido mejoras en calidad de imagen, éstas no han sido suficientes para convencer a la gran mayoría de comprar otra TV, si la que actualmente tienen, ya puede mostrar películas y videos en 1920x1080p (la resolución utilizada en HDTVs que son Full HD).

Hemos visto la implementación del 3D sin mayor éxito (quizás porque incluso en cines, la tecnología no resulta tan interesante como se esperaba; al menos, personalmente, no resultará interesante hasta que sea posible conseguir el efecto, sin necesidad de los incómodos lentes). También hemos visto el surgimiento de Smart TVs que, nuevamente, debido a que la interfaz es incómoda y la velocidad de navegación por la misma deja mucho que desear, tampoco han logrado convencer a muchos. Resumiendo, entonces, la industria de TVs se ha estancado, y nosotros, usuarios, no vemos realmente la necesidad de actualizar nuestros sets de TV.

El 4K / UHDTV, sin embargo, podría ser la razón para por fin dar el salto hacia nuevas TVs.

 

Qué es 4K / Ultra High Definition?

4K 2

Por 4K nos referimos a la resolución de estos nuevos televisores. 4K viene de “4000”, y se refería, originalmente a la cantidad de pixeles que tenemos que tener horizontalmente. Esto ha cambiado recientemente, cuando se aprobó el standard Ultra High Definition (UHDTV), que considera como resolución oficial, una de 3840×2160 (2160p).


La razón de este cambio de resolución, es que 3840×2160 es, si hacemos los cálculos, el doble que 1920x1080p (y que básicamente se traduce a 4 veces el espacio original) , lo que hace del proceso de optimizar la resolución para estos nuevos televisores algo mucho más sencillo. Es, de hecho, la técnica que utilizó Apple en su Retina iPad y sus Retina Macbook Pros: al doblar la cantidad de pixeles, es posible mejorara considerablemente la resolución, sin perder la proporción, y de paso, facilitar el trabajo a diseñadores y desarrolladores, quienes sólo tienen que doblar la cantidad de pixeles en las aplicaciones, en lugar de tener que crear nuevo arte en base a otras resoluciones.

 

Los televisores actuales Full HD (1080p), se refieren a la cantidad de pixeles que tenemos a lo alto, lo que crea cierta confusión. Como referencia, un televisor Full HD tiene 1920 pixeles de ancho (contra los 3840 del 4K). Probablemente, terminaremos por conocer a los televisores 4K como 2160p

Screen Shot 2012 11 20 at 2 54 02 PM

Pero además del 4K, el standard reconoce también otra resolución, todavía inalcanzable para el consumo masivo, de 8K. Esto significa una resolución de 7680×4320 (4320p), equivalente a 32 megapixeles, en video, con 16 veces la cantidad de pixeles que actuales televisores Full HD.

 

 

 

Por 4K / UHDTV entendemos, entonces, que se trata de una mejora sustancial en la calidad de imagen. Nada de “gimmicks” como 3D / Smart TVs, sino simplemente, un salto bastante importante en la resolución y, por lo tanto, calidad y definición de las imágenes.

 

El talón de Aquiles: la falta de contenido

 

El primer televisor 8K

Ahora que sabemos que 4K / UHDTV significa un salto importante en la calidad de imagen, nos encontramos con el gran problema de televisores 4K – aparte, por supuesto, del altísimo precio (alrededor de $25,000); pero esto es algo común para nuevas tecnologías – la falta de contenido.

Así como ver contenido en Definición Standard es una terrible experiencia cuando lo vemos en un televisor Full HD en la actualidad, lo mismo ocurre cuando queremos ver contenido Full HD en un televisor 4K.

Explicar tanto los beneficios, como los problemas que ocurren cuando se hace un “upscaling” de contenido (es decir, se adapta contenido standard a HD, o HD a 4K, o SD a 4K) es bastante difícil, si es que no tenemos a un televisor 4K frente nuestro. Definir la “nitidez” de una pantalla es imposible de hacer sólo con texto o imágenes. Lo mejor que podemos hacer es simplemente coger cualquier video en resolución standard, y ejecutarlo en tamaño completo en nuestra TV Full HD. 

Un ejemplo nada científico:

Aquí tenemos una imagen con 160×120 pixeles

IMGP1524 160x120

Al duplicar la imagen a 320×240, tenemos 4 veces el tamaño. 

IMGP1524 160x120

Y finalmente, cuando multiplicamos el contenido por 4, tenemos una resolución de 640×480. Se amplió el tamaño de la imagen para cubrir más área, pero la información contenida en la imagen sigue siendo la misma. El resultado? Una imagen muchísimo más pixeleada y “suave”. Por supuesto, aquí entran en juego los procesadores de las TVs, que se encargan de coger la imagen a la que se le está haciendo el “upscaling” y mejorar el sharpness, detalle y más.

IMGP1524 160x120

 

Quieren experimentar un video en 4K? Timescapes está disponible en dicha resolución, desde aquí: Link

 

 

Y debido a que estamos hablando de televisores que todavía no se comercializan masivamente, ni tampoco tenemos cámaras en manos de consumidores que puedan generar contenido en Ultra HD, ni reproductores (como Blu Ray players) que puedan reproducir este formato, la introducción o popularización del Ultra HD, al parecer, tomará todavía buen tiempo. No hay que olvidar que existían varios motivos para que el Full HD llegara rápidamente a ser popular. Para empezar, ya teníamos monitores con una resolución similar desde años atrás (1920×1200 era muy común en monitores de 24″). Además, las consolas de videojuegos de esta generación, como el 360 y el PS3, eran ya “HD Ready”. Y teniendo en cuenta que el Playstation 3 viene con un reproductor Blu Ray y, de hecho, que existían ya los reproductores Blu Ray (y películas en HD), fueron puntos sumamente importantes para que la adopción masiva de televisores en HD se diera rápidamente. Esta demanda generó también mayor oferta, lo que fue finalmente regularizando los precios hasta llegar a los de hoy en día, donde es sumamente fácil conseguir una TV Full HD de 42″-46″ por aproximadamente $450.

 

 

Resumiendo, pues, de esto se trata el Ultra High Definition:

  • Televisores / Monitores capaces de mostrar una resolución de 3840×2160 pixeles. Es el doble de la resolución actual (1920x1080p) y cuatro veces la cantidad de pixeles.
  • Esto significa que tendremos imágenes sumamente detalladas, un salto importante en calidad de video. Es, por ponerlo de una manera sencilla, como ver la nitidez y calidad de las fotos, pero en video.
  • Para realmente disfrutar de esta calidad, los televisores vendrán en mayores tamaños que los actuales. De hecho, los televisores que LG, Sony y Samsung están comercializando con Ultra HD, empiezan en 84″.
  • Al igual que como sucedió con los televisores Full HD, tener mayor detalle significa que podremos sentarnos incluso más cerca, lo que ayudaría en la experiencia de inmersión.
  • Lamentablemente, no hay contenido en 4K disponible de momento. Ni cámaras comerciales para poder filmar, nosotros mismos, este tipo de videos, así que la adopción de este nuevo formato podría tomar más tiempo que la que se dio con televisores Full HD.

 

Como pueden ver, todo el tema de Ultra HD es sumamente interesante. Pero es una tecnología que, de momento, todavía está relativamente lejana. A menos, claro, que quieran invertir $20,000 – $25,000 en los televisores actuales.

No more articles