El Fracaso de Windows Phone era evitable, pero no para Microsoft.

Interesante artículo de QZ, que resume bastante bien la catástrofe que ha sido Windows Phone. Titulado “El fracaso de Windows Phone era evitable, pero la cultura de Microsoft lo hizo imposible de esquivar”, Jean-Louis Gassée, conocido ejecutivo de empresas como Apple y Palm, nos da un excelente resumen de los sucesos que llevaron a la muerte de Windows Phone como plataforma.

Según Gassée, Microsoft tenía todas las de ganar frente al rival que terminó superándolo por completo, Android:

Pero antes de ver los hechos, vamos a participar en un poco de ficción, imaginemos que Microsoft decida pelear con Android en Google. En esta realidad alternativa, Microsoft mata fácilmente a Android con un simple titular: "Windows Phone ahora gratis".

El resto del pitch se escribe por si mismo. En comparación con Google, Microsoft tiene conexiones mucho más fuertes a los OEMs de hardware por un lado y los desarrolladores de software por el otro. Sus productos son ampliamente utilizados y respetados tanto por los clientes de negocios como por los consumidores. Al ofrecer la plataforma Windows Phone de forma gratuita, la empresa sacrifica los ingresos por licencias, pero este acto poco natural es más que compensado por la expansión del ecosistema de Windows. Las PC con Windows se vuelven más atractivas, más compatibles con el flujo de dispositivos móviles y aplicaciones creadas por entusiastas fabricantes de hardware y desarrolladores de aplicaciones ansiosos.

(…)

Sabemos quién / qué mató a Windows Phone, y no es Android. Podríamos apuntar a uno o más ejecutivos de Microsoft como los culpables, pero eso extraña el punto: la cultura de Microsoft lo hizo. La cultura es peligrosa; Bajo nuestro campo de conciencia, filtra y modela percepciones, es un sistema de permisos para emotar, pensar, hablar y hacer.

En nuestra realidad, Microsoft no lo hizo, lamentablemente, y empezó a cometer error tras error que, finalmente, nos llevó a lo que tenemos hoy: otra plataforma móvil muerta, a pesar de tener a un gigante tecnológico como Microsoft detrás suyo. Microsoft no supo adaptarse, quizás, irónicamente, por el mismo tamaño y cultura de la compañía, y por ende, no pudo contrarrestar esta nueva era computacional, la era móvil. Una era donde Microsoft pudo ser mucho más competitivo, pudo tener una buena tajada del mercado pero, en lugar de ello, lo echó todo a perder.

Lean el artículo completo en Quartz. Vale la pena

No more articles