El Cazacocodrilos, Steve Irwin, muere a los 44 años

El famoso australiano, conductor del programa “El Cazacocodrilos”, ha muerto, según informa Reuters. Las causas de la muerte, sin bien aún no del todo esclarecidas, apuntan hacia la picadura de una raya tipo “Stingray”, o Dasyatidae, cuya picadura mortal (en el lado izquierdo del pecho) le produjo la muerte mientras filmaba un documental en Port Douglas (Australia).

Y así terminó la vida de uno de los personajes más famosos de documentales, cuyas osadas acciones y carisma crearían un nuevo formato de los mismos, donde, quien más atrevido, era el mejor. Una suerte de Indiana Jones ecológico. Una verdadera lástima para sus seguidores y para toda Australia en general, donde era considerado toda una celebridad.

Se podría decir que  Irwin ayudo a modernizar el estilo de los documentales, y el éxito de su fórmula fue tal, que incluso llegaría a filmar, en el 2002, una película. “Crikey!” fue quizás la frase más celebre que dijo, utilizada siempre antes de realizar algún acto peligroso.