iPad Pro como Herramienta de trabajo? (VIDEO)

Se puede usar un iPad Pro como herramienta de trabajo principal? Pues si son lectores del blog, seguramente ya saben que he reemplazado mi flujo de trabajo de tal manera que ahora, todas las publicaciones del blog son hechas en el iPad Pro.

El día de hoy, a manera de inicio, quería mostrarles cómo es que funciona mi flujo de trabajo cuando estoy creando un post, y las herramientas que utilizo. El video de hoy sirve como una suerte de vistazo general, y ya iré profundizando más en herramientas individuales en videos adicionales.

Screenshot 2017-03-10 15.36.56.jpg

En esta oportunidad, sin embargo, pueden ver cómo se genera un post rápido – el que fue publicado más temprano hoy – haciendo uso de las que considero mis “core apps” o apps esenciales.

En el video,  pues, verán mi editor de texto favorito, Ulysses, mi editor de fotos, Snapseed, y también a Workflow, una herramienta de la cual no he hablado mucho en el pasado pero que se ha transformado, rápidamente, en uno de los “núcleos” bajo los cuales gira todo el trabajo de publicación.

Aquí el video!

 

 

 

iPad Pro Review: Un verdadero reemplazo a laptops y PCs

iPad Pro, tras 2 meses de uso como máquina principal

Hace poco se cumplieron ya dos meses desde que empecé a utilizar al iPad Pro como computadora principal. Esto quiere decir que el 95% de los artículos, incluyendo el proceso de gestación (lluvia de ideas en Trello, drafts y finalmente, redacción en mi app favorita, Ulysses) durante los últimos 2 meses, ha sido realizado con el iPad Pro. El iPad, en pocas palabras, ha reemplazado al resto de computadoras que cumplían la misma tarea. Y lo increíble del proceso, es que me siento mucho más cómodo redactando y elaborando los artículos en el iPad, que en la Macbook, o en mi PC de Escritorio.

 Un día común con el iPad Pro

Por qué sucede esto? El iPad Pro es un dispositivo mucho más portátil y cómodo. Puedo llevarlo conmigo hacia donde sea. Este artículo, por ejemplo, se inició mientras esperaba que terminaran unas tomas de apoyo de unos videos que estamos grabando en conjunto con Toulouse Lautrec (soy Consultor de su carrera de Diseño y Desarrollo para Medios Digitales, denle un vistazo al currículum, es excelente). Luego lo continué en el camino a casa.

Mientras preparaba el almuerzo, el iPad Pro dejó por un momento de ser mi máquina de trabajo para servir como mi reemplazo de TV, mostrándome los videos más recientes de mis suscripciones en YouTube. Durante el almuerzo lo usé como equipo de sonido con Spotify (tiene unos parlantes excelentes!). Post almuerzo, lo utilicé momentáneamente para reposar un poco, jugando un par de juegos: Severed, que es simplemente espectacular, y un poco de estrategia con Door Kickers (si extrañaban el nivel táctico de los clásicos juegos de Rainbox Six, adorarán Door Kickers)

Después de un break (algo prolongado), continué con el artículo, añadiendo algunos detalles extra mientras que, con la opción de multi-tasking, me mantenía informado con noticias (uso Reeder), revisaba mi Facebook Messenger y mi e-mail, entre otras cosas. Para mi, el iPad Pro se ha convertido en la máquina ideal, una capaz de suplir todas las necesidades del día.

Les describo un poco un día común con el iPad Pro, para que vean cómo se trata de una experiencia totalmente diferente. Con una laptop, incluso con ultra-delgadas como la nueva Macbook 12″, siempre pienso dos veces antes de llevarla conmigo (realmente la necesitaré? trabajaré en el tiempo libre si la llevo?). En cambio, con el iPad Pro, al ser tan portátil, tan fácil de llevar a todos lados, y al cumplir tantas funciones (si no la uso para trabajar, probablemente la use para jugar algo en tiempos muertos, o avanzar algún libro que tenga pendiente).

iOS 10 es la clave

“Claro…” me dirán. “Pero todo esto lo puedo hacer con cualquier tablet con Android o Windows”. Pero tras haber probado docenas de tablets con Android en sus diferentes versiones, la experiencia es totalmente diferente. Lamentablemente, las tablets han pasado a ser algo secundario para Google; no existe una verdadera priorización de apps para tablets en Android y por lo tanto, casi todas las apps disponibles para la plataforma son simplemente apps de Android estiradas para ocupar todo el espacio de la pantalla. Las apps no aprovechan el espacio extra, no ofrecen una interfaz diferente que realmente saque el provecho del espacio extra como ocurre en iOS. Basta con ver cómo se comportan las apps de Twitter en ambas plataformas, por ejemplo, para darse cuenta el poco interés de los desarrolladores de mejorar las apps en tablets para Android. No ayuda el hecho de que el mercado de tablets con Android está casi muerto.

Windows 10 es diferente. El problema de este sistema operativo, es que todavía se notan las raíces de un sistema operativo construido inicialmente para estar en una PC de escritorio. Existe una dualidad que hace que sea incómodo, muchas veces, usarlo como tablet. Sin embargo, es definitivamente una mejor opción en tablets que Android.

Pero ninguno de los dos ha conseguido la experiencia de usuario que ofrece el iPad Pro con iOS 10. A pesar de que parezca algo sencillo, la manera que las apps se adaptan para utilizarlas en “Split Screen” o pantalla dividida sin perder funcionalidad, hacen que el iPad se convierta en una verdadera herramienta de trabajo. Puedo tener Ulysses – la app que uso para publicar artículos – abierta ocupando un tercio de la pantalla mientras que YouTube, Safari o Reeder están ocupando los otros 2 tercios. Sí, esto es posible en otras plataformas (y Android 7.0 por fin lo permitirá también), pero ninguna lo implementa de manera tan impecable como lo hace iOS. Esto se debe, nuevamente, a que iOS nació como un sistema operativo móvil, un sistema operativo sencillo, adaptado a interacciones táctiles. Y esto es lo que lo hace diferente a las otras plataformas.

Quizás con Android 7.0 Nougat por fin veremos aplicaciones para tablets de calidad para Android, y quizás veamos tablets poderosas que aprovechen del multi-tasking. Pero ahora, en este momento, el iPad Pro tiene una clara ventaja frente al resto.

El teclado

El teclado del iPad Pro (tengo el Keyboard Case oficial) me parece excelente. El iPad que utilizo es el de 9.7 y, consecuentemente, tiene un teclado más pequeño que un teclado “full size”. Tenía mis dudas al inicio, sobre todo porque las teclas se veían bastante pequeñas. Pero estas dudas desaparecieron en el instante en que empecé a utilizarlo. Me encanta el teclado; no tiene mucho “travel”, es decir, las teclas no descienden mucho ni requieren de demasiada presión, pero yo las encuentro firmes, y muy cómodas para escribir. Diría, incluso, que lo prefiero al teclado de la Macbook Pro, que ahora se siente algo endeble y poco preciso. No supera la experiencia de tipeo de mi Das Keyboard, pero si es bastante cómodo.

La Pantalla

Otra grata sorpresa que me llevé con el iPad Pro de 9.7″, es la excelente pantalla que tiene el dispositivo. Se trata de un LCD que tiene el mismo espacio de color (rango de color) que la industria cinematográfica. La reproducción de tonalidades es espectacular; es, de lejos, la mejor pantalla que he visto en cualquier dispositivo a la fecha.

Otra genialidad que ha sido implementada en el iPad Pro 9.7 (y que esperaba ver en el iPhone 7, pero, lamentablemente, no sucedió), es que Apple ha implementado una tecnología llamada “True Tone”. Esto significa que cuando estamos bajo una iluminación más cálida, la pantalla también presenta el color blanco más cálido en un lugar de azulado, haciendo que la pantalla se vea mejor y no nos canse tanto la vista. Es como si la pantalla, en lugar de estar emitiendo una luz artificial, estuviera reflejando la luz del ambiente; como si se tratara de una hoja de papel.

He notado que gracias a esto, trabajar en el iPad por horas, no cansa la vista como sucede con un monitor convencional. Esto, junto con “Night Shift”, hacen que trabajar, de día o de noche en el iPad Pro, sea un placer.

Lamentablemente, esto lo encontrarán sólo en el iPad Pro de 9.7″. Esperemos que Apple lo implemente pronto en sus Macs, iPhones y otros iPads, pues después de ver esta pantalla, resulta difícil utilizar otras.

Los Parlantes

El iPad Pro es el primer iPad en traer cuatro parlantes estéreo. El motivo? Que podamos sostener al iPad en cualquier orientación, y aún así podremos obtener sonido estéreo, sin importar que esté en vertical u horizontal. Lo que sorprende es la potencia de los parlantes; es la primera vez que uso una tablet que no requiere de parlantes auxiliares para tener un buen sonido. Son muchas la veces en las que he abierto Spotify o Apple Music, sin conectarlo a ningún parlante Bluetooth, para disfrutar de música. Además de volumen, logra reproducir sonidos bajos y medios de manera bastante decente.

Estos parlantes son un excelente complemento a la pantalla cada vez que queremos ver una película por Netflix, por ejemplo.

No, no es un reemplazo a un proyector + home theater, pero para ver algo mientras almorzamos o cenamos, o ver algo antes de dormir, recostados sobre la cama, estos parlantes y la calidad de sonido que obtenemos de ello supera a cualquier laptop o tablet que he probado hasta ahora; es un verdadero centro de entretenimieto.

Qué le falta al iPad Pro?

Ya les comenté cómo el iPad Pro lo he utilizado para elaborar prácticamente todos mis artículos del blog en los últimos 3 meses. Todo, desde la concepción, hasta la toma de fotos (la cámara del iPad Pro es excelente), y edición de las mismas (con Snapseed, Lightroom, VSCO y Over), hacen que el proceso de creación de artículos sea mucho más fluido. Más natural.

La movilidad el iPad Pro me permite crearlos donde sea. Estoy terminando este artículo, que empecé en la grabación de videos en el set de TV de la Toulouse, ahora en un café a tres cuadras de mi casa. Nunca dudo en llevar conmigo al iPad Pro porque sé que, de alguna u otra manera, lo utilizaré.

Pero lo que le falta al iPad Pro, hasta ahora, es una buena manera de editar videos. Una buena aplicación de edición de videos como Final Cut Pro, que me permita generar contenido de videos. Esta es la única limitación, y motivo por el cual aún dependo de mi Macbook Pro, o de la iMac, cada vez que saco un video para mi canal de YouTube (suscríbanse, por cierto!). El poderoso hardware del iPad Pro es capaz de editar video; lo que falta, es una buena aplicación de edición; algo que aún no existe.

Pero esto, me imagino, vendrá con el tiempo. El iPad Pro es el iPad que siempre quise cuando, en Junio del 2010, desempaqué por primera vez el modelo original. Sabía que un dispositivo así tenía la capacidad de transformar la manera en la que trabajábamos, de por fin liberarnos de dispositivos pesados, de darnos la opción de ser productivos desde donde sea. El iPad Pro es una verdadera herramienta de trabajo y, en mi caso, se ha convertido en un reemplazo casi completo de mi laptop.

No hay dispositivo más versátil, más completo, y sobre todo, que encaje tan bien en mi flujo de trabajo.

iPad Pro como reemplazo a una Laptop?

Durante los últimos días, he decidido hacer un cambio en mis herramientas de trabajo: he abandonado mi Macbook Pro y decidí mudarme por completo a trabajar en un iPad Pro 9.7.

Un iPad como reemplazo a una Laptop es algo que siempre me ha llamado la atención, desde el momento en el que compré el iPad original, en el 2010 (aquí la reseña). Sin embargo, el hardware simplemente no estaba listo. Con el iPad Pro, todo esto ha cambiado. El poder de procesamiento de esta nueva tablet puede competir fácilmente con el de la mayoría de laptops. Pero lo más importante, es que iOS, el sistema operativo que tenemos en el iPad, por fin se encuentra lo suficientemente maduro como para convertirse en una alternativa a OS X (ahora MacOS), o Windows.

Por qué hice el cambio?

Como todos los que siquiera consideramos a un iPad como reemplazo a una laptop, el tema principal era portabilidad. Estaba buscando una herramienta totalmente portátil, que me permitiese trabajar desde donde sea; que no restringiera mi uso a sólo ciertos lugares. Mi búsqueda había empezado ya hace varios años, cuando intenté convertir un iPad 3 – con teclado – y posteriormente, un iPad Mini, en mi única herramienta de trabajo. Luego pasé por diferentes híbridos de Lenovo, HP, sin terminar enteramente convencido. Probé una Surface, pero no era para mí; no me siento cómodo en Windows para trabajar; la calidad de los programas o aplicaciones en Windows no está a la par con lo que uso en la Mac. Y una Macbook? Todavía no creo que sea buen momento de adquirir una; y teniendo una Macbook Pro de 13″, imaginé que sería más de lo mismo.

Sin embargo, utilizo iOS 10 a diario en mi iPhone. Y también lo he usado bastante en el iPad Mini Retina – que fue eventualmente reemplazado por el iPad Pro. Mis necesidades principales, recaen en tener un arsenal de aplicaciones de calidad que me permitan:

  • Escribir cómodamente
  • Editar imágenes
  • Capturar imágenes / importarlas desde mi cámara
  • Producir Video

El iPad Pro realmente se luce con los tres primeros puntos. Incluso me atrevería a decir que sobrepasa a la Mac – mi plataforma más utilizada – en algunos aspectos. Pero para la producción de video, iOS todavía debe evolucionar.

Como pueden ver, entonces, mi uso del iPad como herramienta de trabajo se centraba en que la plataforma me permitiera escribir cómodamente artículos, tanto para el blog, como las diversas comisiones y demás trabajos que tenga que realizar. El elemento visual es importante, por lo que un buen editor de fotos era necesario. Y por supuesto, ser capaz de capturar fotos, o importarlas de la cámara, eran puntos importantes. Pero aparte de estos requisitos, deduje que el hardware y sistema operativo debía ser capaz de:

  • Permitirme utilizar dos apps en simultáneo. Ya sea para tener el navegador abierto con el editor de WordPress y mi herramienta de escritura, o un editor / buscador de imágenes y la herramienta de dibujo o anotación disponible.
  • Contar con suficiente memoria para poder ejecutar múltiples tareas a la vez. Era necesario tener al menos dos apps abiertas y mantener algunas otras aplicaciones en segundo plano, para un rápido acceso.
  • Contar con un buen teclado. Esto es crucial; el 90% de mi trabajo, se basa en escribir. Por lo tanto, un buen teclado, un teclado lo suficientemente cómodo para poder escribir 1,500 – 2,000 palabras al día, es vital

El iPad Pro es perfecto para mi flujo de trabajo… cuando no tengo que hacer video.

Tras considerarlo por un par de meses, decidí dar el salto y comprar el iPad Pro. Opté por el modelo de 9.7″. Siento que el iPad de 12.9″ está dirigido más hacia artistas o diseñadores, que usarán más el Apple Pencil y que lo usarán principalmente en un sólo lugar.

El iPad que compré es de 256 GBs. Teniendo en cuenta que sería mi máquina principal de trabajo para este experimento, decidi comprar una que me permitiese almacenar no sólo todas mis aplicaciones, sino también algunos juegos. Películas no, porque esas las mantengo todavía en el MobileLite (me resulta más fácil copiar nuevas películas al MobileLite, que directamente al iPad).

Este iPad lo adquirí también con el Smart Keyboard – el teclado oficial – y el Apple Pencil.

Parte del motivo de mi decisión final, fue ver lo bien que funcionaba Ulysses, mi aplicación para redactar favorita, en iOS. Ulysses es una de las primeras apps “profesionales” que he podido probar en iOS. No tiene absolutamente nada que envidiarle a la versión de la Mac y puedo redactar con la misma facilidad y comodidad, a como lo hago en la Mac. Si, Ulysses es cara, pero créanme, no existe mejor aplicación para escribir.

Para redactarlo todo, hago uso del Smart Keyboard. Cuando lo vi por primera vez, dudé mucho que terminaría por acostumbrarme. Tanto así, que pedí un Logitech Keys To Go “por si acaso”. Hasta ahora, el Keys To Go de Logitech sigue en su caja, y he usado el Smart Keyboard para redactar todas las publicaciones que ven en el blog hace una semana. Es excelente. Peca de pequeño debido a que tenía que mantener las dimensiones del iPad de 9.7″, pero es sumamente cómodo. Puedo escribir por horas en el teclado, sin parar, y no sentir mayores molestias. A pesar de que el teclado es sumamente delgado, las teclas pueden recorrer buena cantidad de espacio desde el momento en el que las presionamos; sí existe ese sentimiento táctil. E incluso viniendo de meses de haber utilizado un teclado mecánico en casi todo momento (mi querido Das Keyboard)), para alguien tan obsesionado con teclados como yo, admito que el Smart Keyboard superó mis expectativas.

Lo que más me sorprendió de toda la experiencia es que ahora, con iOS todo el proceso de crear un artículo para ser publicado me toma menos tiempo. Cuando hice el mismo experimento años atrás con mi iPad 3 / iPad Mini, terminé frustrado porque todo parecía tomar mucho más tiempo. Redactar el artículo, producir imágenes y más, tomaba más del doble del tiempo.

Con el iPad Pro, he notado que la experiencia se ha invertido: muchas veces me toma menos tiempo redactar el artículo porque paso menos tiempo lidiando con ventanas, concentrado sólo en el contenido. Y en cualquier momento, puedo desplegar una segunda aplicación para tomar referencias, revisar y buscar links, entre otras cosas. Es una experiencia mucho más placentera

La edición de imágenes es hasta superior en iOS que MacOS. Puede que en la Mac tengamos Photoshop y herramientas más avanzadas, pero iOS se ha poblado de aplicaciones sencillas que nos permiten obtener resultados ejemplares, en pocos pasos. Desean agregar texto a una imagen para colocarla como cabecera? O qué tal aplicar unos filtros o modificar algunos valores básicos para que se vea mejor? Con mi arsenal de Apps, que incluyen a Over, Canva, Pixelmator, Snapseed y VSCO puedo obtener mejores resultados, más rápido, de lo que conseguiría yo, en Photoshop, en la Mac. Desde hace años . Oh, y algo que no he mencionado hasta ahora: el iPad Pro 9.7 tiene la misma cámara que el iPhone 6S / 6S Plus; es decir, tenemos una de las mejores cámaras de smartphone, en la tablet. Esto significa que puedo coger la tablet y tomar las fotos directamente con el iPad cuando sea necesario, y me aseguro que tendré una calidad buena, decente. Y si necesito mejores fotos? Pues puedo transferir las que capturo con la RX100m3 o la 70D que utilizo, vía Wifi.

Lo que me lleva al punto final. Hasta ahora, hemos visto los aspectos principales que tenía que cubrir el iPad Pro para convertirse en una herramienta de trabajo capaz y útil para mí. Sin embargo, un aspecto donde he notado aún deficiencias, o donde no creo poder adaptar mi flujo de trabajo, es en el tema de video. Para los videos de mi canal de YouTube, necesito una aplicación que me de la misma versatilidad que Final Cut Pro para la edición. Y en el iPad Pro aún no existe una app que esté a la altura. También tenemos el tema de acceso a archivos de video; a pesar que mi iPad tiene 256 GBs, para edición de video esto es poco espacio. Quizás veamos una solución en el futuro, pero la única alternativa viable que se me ocurre, sería producir los videos directamente en el iPad; con la cámara del iPad. No es tan descabellado, pues tenemos un lente de excelente calidad, y la posibilidad de grabar video en 4K. De hecho, planeo experimentar en este aspecto también, pero es, creo yo, el punto en el que no podría adaptarme tan fácil como en otros aspectos.

 Es un iPad Pro la herramienta perfecta para trabajar?

Depende bastante del flujo del trabajo que tengan, de lo que necesiten hacer a diario. Les he expuesto mi caso, y como pueden ver, mis necesidades diarias se ven ampliamente satisfechas con una herramienta como el iPad Pro; de hecho, el “touch input”, y el acceso al Apple Pencil abren incluso nuevas posibilidades. Y de alguna manera, siento que soy más productivo cuando trabajo con el iPad Pro; no tengo que estar perdiendo el tiempo acomodando ventanas, siento que me distraigo menos porque, a pesar que puedo multi-taskear con facilidad, usualmente es mi editor de texto el que está en primer plano, ocupando toda mi atención.

El iPad, o las tablets en general, se habían convertido ya en reemplazos bastante válidos a usar una laptop o computadora; vivimos en la era “post-PC”, después de todo. Mis padres usan, felices, iPads desde hace años sin inconveniente alguno. Pero es con el iPad Pro que, por fin, siento que el iPad puede extender su utilidad como verdadero reemplazo a laptops para aquellos que necesitábamos un poco más de las tablets; el sistema operativo por fin está a la altura de lo que soñamos con conseguir con las tablets alguna vez.

Yo veo al iPad Pro como una excelente alternativa a todo aquel que busque una máquina portátil que, sin embargo, nos permita escribir libre y tendido. Bloggers, escritores, periodistas, encontrarán en la combinación iPad Pro / Ulysses, una herramienta idónea; una herramienta que no sólo durará horas de horas, y que podemos guardar en pequeños maletines, ocupando poco espacio.

El iPad Pro por fin cumple el deseo que nació el instante en el que cogí, por primera vez, el iPad original hace 6 (!!) años. Tenemos, en el iPad Pro, a una verdadera herramienta de trabajo, una excelente combinación de excelencia en hardware, con versatilidad en software.

La ventaja del iPad Pro frente a otras tablets similares, es que ya contamos con un repertorio excelente de apps que están adaptadas a este formato de tablets. Es el motivo principal por el cual opté por el iPad Pro en lugar de una tablet con Windows; a pesar de que la tienda de Windows ya tiene 3 años, no hay software de calidad creado para la pantalla táctil, y la experiencia táctil en Windows 10 con apps de escritorio, sigue siendo tan mala como siempre. Este es el problema de Windows 10, de querer ser el único sistema operativo para una variedad de dispositivos: simplemente no funciona bien en muchos casos. Estuve considerando tablets con Android, pero tampoco me parecieron una alternativa viable, principalmente porque el mercado de tablets en Android está muerto, o al menos, en una suerte de “break”. Las apps para tablets en Android dan pena porque no son más que apps de smartphone “estiradas” para ocupar una pantalla de mayor tamaño, en lugar de ser apps adaptadas para aprovechar este formato. Y Android, como sistema operativo, es bastante limitado en temas de multi-tasking. Esto va a cambiar con Nougat, que por fin implementa el tema de pantalla dividida, pero pasará todavía algún tiempo hasta que las apps se adapten a ello.

El iPad Pro ha resultado ser mucho mejor de lo que esperaba, y ha cumplido todas mis expectativas.

Todo lo que tienes que saber sobre el iPad Pro

Ipad pro memory large 1500x1000

El día de mañana, Apple lanzará oficialmente al iPad Pro, una nueva tablet con la que Apple planea, por fin, reemplazar a las PCs. Anteriores generaciones de iPads y tablets en general han servido principalmente como herramientas de consumo de contenido (ver videos, juegos, libros, etcétera). Con los avances en iOS – como la incorporación de multitasking, la posibilidad de ejecutar dos aplicaciones a la vez – Apple espera convertir al iPad Pro en una verdadera herramienta de productividad. Y para ello, lo ha acompañado con un teclado – que trabaja también como un case – además de un stylus, llamado Apple Pencil.

Si les suena familiar, es porque Apple está, en esencia, construyendo su propia copia del Surface, la tablet que Microsoft viene elaborando y perfeccionando durante los últimos 3 años. Sin embargo, la gran fortaleza del iPad Pro está en la vasta cantidad de aplicaciones para iOS que existen, muchas de las cuales serán actualizadas para aprovechar el nuevo rendimiento y capacidades de esta gigantesca tablet de 12.9 pulgadas. Aquí yace la debilidad de Microsoft: a pesar de haber lanzado su Windows Store hace tres años, la tienda de aplicaciones para Windows 10 nativa, es decir, las que están optimizadas para aprovechar la pantalla táctil, en lugar de una configuración de teclado y mouse, es minúscula; los desarrolladores simplemente han ignorado la plataforma de Microsoft o, al menos, el lado táctil de la misma.

Pero pasemos a describir qué es lo que nos ofrece el nuevo iPad Pro, que será lanzado muy pronto.

Qué es?

Se trata de una tablet de mayor tamaño que el el resto de tablets de Apple, y está siendo colocada como un posible reemplazo a laptops. Muchos hemos notado como millones de personas en el mundo han reemplazado sus PCs o laptops con iPads o tablets en general. El iPad Pro – y iOS 9, el sistema operativo – es un paso adelante hacia este objetivo, al ofrecer una tablet con suficiente poder de rendimiento para poder reemplazar a una tablet.

El iPad Pro cuenta con una pantalla de 12.9 pulgadas, con una resolución de 2732×2048 pixeles, una pantalla con incluso mayor resolución que el Retina Macbook Pro de 15 pulgadas de Apple. Esta pantalla de mayor tamaño hace del iPad una herramienta perfecta para consumir contenido multimedia, como videos, películas y más. Para ello, Apple complementa a la pantalla con cuatro parlantes, capaces de sonar hasta 3 veces más potente que el iPad Air 2. La idea, es de convertir a esta tablet en un gadget perfecto para ver películas, series, videos en Youtube y mucho más. Los parlantes se acomodan, de hecho, a la orientación del dispositivo.

Screenshot 2015 11 10 10 46 37

Esta pantalla y el resto del iPad funciona gracias al nuevo procesador de Apple, el A9X, una versión de mayor poder de procesamiento que el chip que tenemos en los nuevos iPhones 6S / 6S Plus. Teniendo en cuenta que el nuevo iPhone 6S tiene el mismo poder de procesamiento que una Macbook Air de hace un par de años (e incluso supera a la Macbook de 12” lanzada este año), estamos hablando de un CPU capaz de lidiar fácilmente con cualquier tarea. Cabe señalar también que Apple ha doblado la cantidad de RAM que teníamos disponible en el iPad Air 2, pues el iPad Pro cuenta con 4 GBs de RAM, más que suficiente para correr dos apps en paralelo, y bastante para un sistema operativo tan liviano como iOS.

Ahora que mencionamos iOS, cabe señalar que iOS 9 trajo consigo la capacidad de ejecutar dos aplicaciones en simultáneo, permitiéndonos, por ejemplo, tener a la aplicación de correo abierta en simultáneo con el navegador, Facebook, u otra. O tener un video en una mini-pantalla, mientras trabajamos en algo más.  Esto expande considerablemente las tareas que podemos realizar en simultáneo con el iPad Pro, cimentando así el deseo de Apple de convertir al iPad Pro en un potencial reemplazo de laptop para algunos.

A pesar del gran tamaño, Apple ha conseguido que el iPad Pro pese poco. De hecho, el peso es muy similar al primer iPad, con tan sólo 710 gramos. Sin embargo, sigue siendo más pesado que el iPad Air 2, que pesa tan sólo 440 gramos. El iPad Pro es también sumamente delgado, con sólo 6.9 milímetros de grosor, comparados con los 6.1 milímetros del iPad Air 2. A pesar de aumentar el tamaño de la pantalla considerablemente (78% más grande), el peso y tamaño se han mantenido bastante cercanos a lo que esperamos de un iPad.

Accesorios

Screenshot 2015 11 10 11 18 01

Junto al iPad Pro, Apple está lanzando dos accesorios para ampliar las funciones del dispositivo. Así, tenemos, por ejemplo, al Smart Keyboard. Un teclado para el iPad Pro que también cumple la función de case para el iPad Pro. En la práctica, es idéntico al ya conocido Keyboard Cover de la tableta de Microsoft. Gracias a este dispositivo, podemos proteger al iPad y también desplegar un teclado cuando lo necesitemos. A diferencia del Keyboard cover de Microsoft, el Smart Keyboard de Apple actúa también como parante, por lo que podemos usarlo, con el teclado replegado, cuando vamos a consumir videos o usar la tablet sin el teclado físico.

Screenshot 2015 11 10 11 19 07

Además del Smart Keyboard, tenemos al Apple Pencil, un lápiz de Apple para complementar al teclado, que utilizaremos para realizar anotaciones, utilizarlo para hacer ilustraciones, y mucho más. Personas que han tenido la oportunidad de probarlo destacan el nivel de precisión y la carencia de “input lag”, o esa pequeña demora que hay desde el momento en que escribimos o dibujamos algo, y esto aparece en pantalla.  Debido a que el Pencil detecta múltiples niveles de presión, podemos utilizarlo con mayor o menor fuerza para dibujar líneas más gruesas o delgadas. Además, Apple se ha asegurado que el “palm rejection” – es decir, que el iPad no se comporte de manera extraña cuando tenemos nuestra mano encima de la pantalla mientras sostenemos el Pencil – funcione adecuadamente. Esta es una de las principales quejas con los stylus o lápices para tablets hoy en día.

Ipad pro 1200 1

Cuanto cuesta? Qué modelos están disponibles?

El iPad Pro tiene un costo de $799 por el modelo de 32 GBs sólo con Wifi. El siguiente modelo cuenta con 128 GBs de almacenamiento, y está disponible por $949 sólo con Wifi. Existe también un modelo con redes celulares y Wifi de 128 GBs, que estará costando $1079.

En cuanto a los accesorios, el Smart Keyboard estará costando $169, mientras que el Apple Pencil, costará $99.