Estudiante crea sus propios correctores dentales por $60 y una impresora 3D

$60 en materiales para que estudiante creara sus propios frenillos.

braces

Los frenillos, correctores dentales – o “braces” – de marca pueden llegar a costar miles de dólares.  Un estudiante de diseño digital, llamado Amos Dudley, sin embargo, tuvo una novedosa idea: crear sus propios correctores dentales utilizando la impresora 3D del instituto al que asiste, el New Jersey Institute of Technology.

Dudley los utilizó durante 16 semanas, y el efecto, fue una notable mejoría / corrección dental.

Utilizando el equipo del instituto para escanear sus dientes, y luego realizar los cálculos necesarios para saber cuánto podía mover los dientes con cada molde, Dudley procedió a imprimir, con un material transparente y no tóxico, los moldes necesarios que alinearían su dentadura durante las siguientes semanas. De hecho, el proceso tomado por Dudley no difiere mucho del utilizado por los dentistas.

El resultado fue realmente notable. Tras 16 semanas de utilizar diferentes moldes para ir alineando su dentadura, Dudley consiguió su objetivo: tener una sonrisa de la que pudiera sentirse orgulloso.

Amos Dudley 3D printed his own clear braces to straighten his smile.
Amos Dudley 3D printed his own clear braces to straighten his smile.

Este es un ejemplo de lo que podríamos esperar en el futuro, conforme las impresoras 3D sigan evolucionando en calidad, y bajando los costos necesarios, y el software para utilizarlas y la manera de interactuar con ellas, siga volviéndose más sencillo. Quizás, en un futuro, podamos ahorrarnos una buena cantidad de dinero e imprimir nosotros nuestros propios moldes de dentadura que nos envíe el doctor como un archivo adjunto, no?

La impresión 3D está haciendo bastante noticia en el mundo de la medicina. Sin embargo, este es uno de los primeros casos en los que hemos visto una actitud más “DIY”, o Do it Yourself a todo el proceso; una situación en la que el estudiante simplemente decidió probar el uso de estos moldes impresos, y consiguió el objetivo deseado!

via CNN Money

Madame Tussauds 2.0 – Creando modelos 3D de Celebridades

Screen Shot 2014-11-26 at 11.35.28 AMMadame Tussauds es una conocidísima galería de cera, originalmente de Londres, pero con sedes en varias ciudades del mundo. Nombrada así por la escultura en cera que la fundó, Marie Tussaud, la galería es conocida a nivel mundial por tener modelos en cera de personajes reconocidos y celebridades, y de su gran atención al detalle.

Pero la cera es tan 1.0.

Es por ello que Sketchfab, portal web que aloja miles de modelos tridimensionales, tiene ahora una sección etiquetada como “MadameTussauds” donde todo el mundo puede subir su modelo tridimensional de celebridades. Estos modelos, por supuesto, podemos descargarlos e  imprimirlos en nuestras propias impresoras 3D!

Screen Shot 2014-11-26 at 11.42.29 AM

 

La galería parece haberse iniciado recién, por lo que no hay muchos modelos disponibles. Pero los que están, son realmente impresionantes. Y quién sabe, quizás en un cercano futuro, todos podamos tener nuestra propia colección personal, no? No de cera, por supuesto, sino de estatuas impresas con nuestro 3d Printer.

Link

 

Daniel Craig as James Bond
by PadreZippo
on Sketchfab

Un pato vuelve a caminar gracias a la impresión 3D de su pata amputada

2013-07-06 14_26_48-Buttercup the duck walks 'normally' thanks to 3D-printed foot _ The Verge

Hace un par de semanas escuchábamos en las noticias y páginas web que mediante la tecnología de impresión 3D se podían construir armas de fuego. De nuevo la tecnología estaba en el ojo de lo tormenta debido al uso que se le da. Sin embargo, esta semana una gran noticia referente a esta tecnología llegó a los blogs. Una noticia que en cierta medida nos pone a pensar que la tecnología es útil para los seres humanos (y en general para los seres vivos) cuando se les da un uso correcto.

Esta es la historia de Buttercup, un pato que nació con una malformación en una de sus patas que no le permitía caminar. El animal vivía en el Feathered Angels Sanctuary, donde se creyó conveniente amputarle su pata para evitar que sintiera dolor. Es ahí donde Mike Garey decidió adoptarlo y ayudarlo con su problema. Contactó a la empresa NovaCopy, especializada en impresión 3D, para buscar la manera de ayudar a Buttercup a volver a caminar. Ahí escanearon la pata izquierda de la hermana pequeña del pato, Minnie, y la imprimieron en silicona, de modo que fuese flexible. Desde luego, caminar de nuevo no fue tan fácil para Buttercup, debido a que los músculos de su pata estuvieron en desuso, sin embargo, parece que la prótesis está funcionando bien, ya que el pato puede caminar.

Si bien esta vez se trata de la pata de un animal, quizás en un futuro podamos ver prótesis en mamíferos grandes o humanos. Creo que este es el camino que la tecnología de impresión 3D debe tomar, aunque lastimosamente eso no lo elegimos nosotros.

Impresoras 3D / 3D Printers. Todo lo que querías, y debes saber. [Especiales]

Screen Shot 2013 03 27 at 3 20 15 PM

Desde ahora, y definitivamente en los años por venir, estaremos escuchando bastante sobre las impresoras 3D. Pero qué son? Qué hacen? Cómo funcionan?

 

Qué son las impresoras 3D?

Las impresoras 3D son dispositivos capaces de crear objetos sólidos tridimensionales, en base a modelos digitales.

Así como una impresora tradicional logra plasmar la imagen que estamos viendo en pantalla en una hoja de papel, las 3D Printers cogen un modelo tridimensional creado en nuestra PC, como el que podríamos crear en alguna aplicación CAD (Computer Aided Design, o diseño asistido por Computadora) como SketchUp, 3DSMax, Maya o descargar de la Web (The Pirate Bay tiene toda una sección dedicada a modelos 3D), y luego nos permite “imprimirlo”, utilizando materiales especiales, creando, físicamente, el modelo. 

Así es, podemos “crear” todo tipo de objetos que se nos ocurra. Cases para nuestro smartphone? Protectores para laptops? Vasos? Tazas? Un brazo ortopédico? Dientes postizos? Comida impresa? Una bicicleta? Juguetes? Ropa? Armas?

Las impresoras 3D democratizan el proceso de fabricación de productos, poniendo las herramientas necesarias, en las manos de los consumidores. Y, por supuesto,  será una gran revolución, un gran replanteamiento de la industria. Una revolución, que ya ha empezado. 

 

Historia

Choc Creator 3d chocolate printer 1

Las impresoras 3D no son tecnología nueva. Al contrario, grandes empresas han estado utilizando diferentes modelos de impresoras y diferentes tecnologías, ya que la posibilidad de, por ejemplo, hacer modificaciones a un nuevo celular en la pantalla de la PC, e inmediatamente ver los resultados que se traducen en la experiencia de usuario (bordes más / menos curvos, mayor / menor grosor). A esto se le denomina “Rapid prototyping”, o la creación de prototipos inmediatos, que se aplica desde los 80s.

El problema, es que la calidad de los materiales, y la “definición” de las impresoras, no era muy buena. Por definición, nos referimos a que los detalles del modelo impreso tridimensionalmente (o podríamos decir, “esculpido” por la impresora), eran toscos, y no reflejaban al modelo original. Y por materiales, en aquel entonces el material utilizado no duraba, y se deformaba fácilmente. Se parecía bastante a la cera.

Todo esto cambió con la introducción de nuevos materiales, nanocompuestos, y diferentes tipos de plásticos y metales, elaborados por 3D Systems. Algunos de los productos producidos en base a estos elementos, no sólo resultan difíciles de distinguir de metales, sino que han sido utilizados exitosamente en maquinaria. 

 

La democratización de las impresoras tridimensionales.


Los avances de las técnicas y tecnologías de la impresión en 3D, que se inicio en los 80s, han llegado a tal punto, que no sólo es posible aplicarlas a la fabricación de los productos por pequeñas y grandes empresas. Sino que, en un futuro no muy lejano, no será raro ver una de estas impresoras en todos los hogares.

 

El precio.

Esto se debe al empuje que están dando diversas comunidades de “Do it Yourself” (como Make), así como nuevos modelos de negocio como Kickstarter, que le permiten a personas con grandes ideas, llevarlas a cabo. De hecho, es posible conseguir una impresora 3D por aproximadamente $2,500-$3,000 dólares. Puede que todavía suene demasiado, pero considerando que este tipo de productos, hace tan sólo 2-3 años, no bajaba de $10,000, y que hace 5 años, la mayoría costaba $50,000 (con modelos industriales aún alrededor de los $100,000-$150,000), es posible ver que la tendencia, finalmente, está en poner uno de estos dispositivos en las manos de los que estén interesados.

 

El acceso.

Pero no todo se trata de precios. Son las mismas comunidades y este nuevo interés en pequeñas empresas, que comparten sus proyectos en Make, los financian con Kickstarter, y los venden por Etsy, que están ayudando a generar no sólo interés en las personas, sino a revolucionar la industria, a democratizar el acceso a la fabricación de productos, de una manera similar a como ocurrió con la democratización de la Web: donde antes sólo unos cuantos podían activamente crear contenido, la revolución de la web trajo consigo herramientas e interés suficiente para que todos, seamos tanto activos creadores y distribuidores de la información, como pasivos lectores. 

Junto con este interés, este mayor acceso al hardware debido a mejores precios, el software también está mejorando considerablemente para permitirle a un usuario común, crear objetos tridimensionales.

Aplicaciones como las lanzadas recientemente por Autodesk y su serie de productos “123”, permiten a cualquier persona con una tablet, o una PC, crear modelos, como si estuviésemos dibujando:

Aquí un ejemplo de 123D Sculpt:

 

O el impresionante 123D Catch, que genera modelos 3D en base a imágenes:

 Y el menos “gimmicky”, pero definitivamente el más funcional, 123D Design:

 

A esto hemos llegado. A herramientas de diseño tridimensionales que no sólo son fáciles de usar, sino que además, podemos utilizar on the go, cuando estamos en el café, en la oficina, o en cualquier otro lugar. 

  

Screen Shot 2013 03 27 at 3 59 04 PM

Tampoco es necesario adquirir una impresora. Si tenemos uno de los modelos creados con las aplicaciones mencionadas, ya existen servicios que nos permitirán imprimirlos y venderlos a todo el mundo. Si acabamos de crear un anillo particularmente llamativo, un case para un particular teléfono, o un juguete, Shapeways no sólo nos permite imprimir una cantidad de estos modelos (incluyendo la elección de diferentes colores para diversas partes), sino que podremos venderlos directamente desde su página. 

 

Cuando juntamos todos estos elementos, queda claro que el tema del 3D Printing no se trata del futuro. Se trata del ahora, de la actualidad. Es una realidad que ya se está llevando a cabo, y es una revolución realmente emocionante.

 

El proceso de Fabricación:

 

 

El proceso de fabricación es bastante sencillo. No entraremos en detalles sobre las tecnologías utilizadas o tecnicismos (eso lo dejaremos para un futuro, cuando la impresión 3D sea más omnipresente), pero sí le daremos un rápido vistazo a los pasos que nos llevan de un dibujo en papel, a un producto terminado, físicamente presente.

El primer paso es, por supuesto, la idea. Aquí es donde desarrollamos lo que queremos hacer, realizamos diversos sketches o borradores de nuestro producto final.

El segundo paso, es traducir todo esto a un programa CAD (Computer Aided Design, o diseño asistido por computadora). Aplicaciones como las que ofrece Autodesk (tanto las profesionales como 3DSMax, como las que hemos visto en este artículo), o SketchUp, son las que nos darán una mano en generar este modelo tridimensional en la PC.

El siguiente paso, es el exportar el modelo a la impresora. Aquí, la impresora determinará todo el “input” dejado por la aplicación.

Finalmente, se pasa a imprimir el producto. Es un proceso aditivo, donde la impresora empieza a añadir capas sucesivas de material en diferentes formas. El proceso es diferente al típico proceso de fabricación, donde uno empieza con un bloque de material, y luego se retira material para crear el producto. En la impresión tridimensional, estamos haciendo el proceso a la inversa.

 

 

Conclusión

Si bien los componentes que conforman todo el mundo del 3D Printing ya están empezando a encajar como buen rompecabezas, todavía quedan varios ajustes por hacer. Las máquinas disponibles están pensadas todavía para un aficionado, una persona que le dedicará bastante tiempo y esfuerzo a entender, comprender y utilizar la máquina. Lo mismo sucede con la mayoría de aplicaciones disponibles; si bien The Piratebay, como mencionamos al inicio, ofrece modelos tridimensionales para estas máquinas, no existen muchos programas gratuitos que puedan abrirlos (salvo, quizás, SketchUp). Todavía no es algo masivo.

Pero sucederá algún día? Es decir, está en nuestro futuro tener, al lado de nuestra impresora tradicional (o quizás como reemplazo de ésta), a una impresora 3D? Es difícil determinarlo, ya que, finalmente, no todo el mundo tiene esa inclinación por crear nuevos objetos, muchos estamos contentos con sólo utilizarlos. Quizás no veamos una impresora 3D en cada hogar, pero estoy seguro que servicios como Shapeways crecerán de manera significativa. Quién sabe, quizás veamos a Amazon empezar a ofrecer el servicio de 3D Printing, permitiéndonos personalizar, en el momento, el color, forma, y otras variables del siguiente gadget a pedir; de la nueva lámpara para nuestro hogar, del nuevo set de cubiertos para la mesa, de nuestro siguiente par de zapatos.

 

TED Talk al respecto

Como siempre con todo TED Talk, demasiado optimista (auguraba una explosión de 3D Printers en el 2012 – la charla es del 2011). Pero sí, la tecnología ya está con nosotros, y pronto se popularizará más.

 

Algunos modelos interesantes:

Makerbot Replicator 2X

 

3Doodler

 

Rigbot