Recuerdan el artículo de “Cómo sacarle 36 horas al día”? Entre todos los tips para sacarle más horas al día y, por lo tanto, ser más productivos, uno de que más me llamó la atención, y que intenté llevar a cabo –sin mucho éxito – fue el del sueño polifásico.

Qué es el sueño polifásico? El sueño polifásico parte de la idea de que, con tan sólo realizar siestas periódicas de 20-45 minutos durante el día, podíamos reducir el tiempo dormido a 2 – 4 horas al día. Así es, cortar el tiempo “perdido” durmiendo a tan solo dos horas. De hecho, una de las creencias era que éste era el hábito de los seres humanos.

La dificultad? La enorme barrera que encontraremos con el sueño polifásico, es que es imposible saltearse estas siestas, haciendo del sueño polifásico algo imposible de realizar, si es que tenemos un horario de trabajo “regular” de 8 horas. Las siestas tenemos que hacerlas cada 3-4 horas (de 20-40 minutos cada una), y saltearse una puede resultar bastante perjudicial. Además, acostumbrar nuestro cuerpo a pequeñas siestas, en lugar de un solo descanso largo, resulta extremadamente complicado.

La nueva propuesta.

 Leyendo el blog de Dustin Curtis, me encuentro con un interesantísimo artículo, titulado “How to Hack Your Brain”. La parte 1, específicamente, nos habla del sueño y del método del sueño polifásico.

Pero en lugar de mostrarnos un extremo y otro (es decir, o dormir 8 horas seguidas, o “nappear” / “siestear” 20 minutos), nos da otras alternativas: la de mezclar un sueño prolongado, con unas cuantas siestas:

Nota: El color verde denota el sueño R.E.M (Rapid Eye Movement), o sueño “pesado”.

Picture 1

Aquí podemos ver las dos alternativas más simples de mezclar el sueño polifásico con el monofásico.

En el primer caso,  ganamos 1.7 horas con tan sólo realizar una siesta alrededor de las 4 de la tarde, de tan sólo 20 minutos. Esta es quizás la alternativa más simple. Por supuesto, si no necesitamos levantarnos bastante temprano, podemos mover la hora en la que nos acostamos, y la siesta, a un horario posterior (manteniendo una distancia idéntica entre la siesta y el sueño prolongado

En el segundo caso, tenemos dos siestas de 20 minutos, para ganar 2.8 horas en el día. Definitivamente más complicado de aplicar, pero posible.

Y luego, Dustin pasa a explicarnos los otros tres métodos, uno algo más extremo, y el último, el sueño polifásico “real”, que mencionamos al inicio, siempre añadiendo más y más siestas.

Picture 2

Como siempre, mientras más siestas tomamos, mayor es la importancia de cada una. Perderse una siesta en el último caso es tan perjudicial a nuestro riguroso horario como quedarse despierto toda la noche resulta para alguien con un sueño monofásico.

Ya se imaginarán lo complicado que es el último caso, donde no podemos perdernos ni una sola siesta, y son 6 repartidas durante el día. Así es, no podemos ver Apocalypse Now: Redux , sin tomar una siesta de 20 minutos antes de que acabe la película, dos veces!

Pero lo que me ha gustado del artículo, es la variedad de alternativas que tenemos para al menos ganarle unas cuantas horas al sueño.

Yo, por mi parte, le voy a dar una segunda oportunidad al sueño polifásico, empezando con el periodo de dos siestas, que me parece que puedo cumplir. Si se animan a intentarlo, no se olviden de dejar sus experiencias en los comentarios!

  • Josef Mengele

    Tan rico que es dormir.

  • yop

    Una ves trate de hacer lo de 2 siestas de 20 minutos, pero al principio es agotador cuando despiertas de las 3 horas, dure 3 días y me rendí, lo mas complejo es comenzar, así que decidí dormir solo cuando tengo mucho sueño y despertar todos los días a la misma hora aunque duerma 4 horas al día, luego de una semana te acostumbras.

    PD: odio el hecho de tener que dormir y comer (aunque disfrito con cada una de ellas XD).

  • y yo que pensaba que dormia muy poco 🙂 sin darme cuenta soy un “the everyman 3-nap” hahahah muy bueno arturo

  • lo probaré.. ya cuento como me va

  • Roydan

    No hay nada mejor que dormir bien, la productividad mejora de esa manera.