De Windows a Mac, parte 5: 6 meses después

Este mes, agosto, se cumplen 6 meses desde que mudé la mayor parte del tiempo que paso frente a una PC, a una Macbook de Apple, utilizando Leopard como sistema operativo principal (aunque todavía mantengo una PC con Windows / Ubuntu para probar software).

Quizás quieran darle un vistazo a los artículos escritos en ese entonces, cuando tenía algunas semanas con la Mac:

Así que, después de haber pasado casi 20 años en Windows y todas sus versiones, qué tal ha sido el cambio de Windows a Mac? Ha variado algo en 6 meses? Y algo que no vimos mucho en los otros artículos… Es realmente OS X superior a Linux, desde el punto de vista de un usuario regular? Todo esto, lo veremos en el artículo a continuación.

 

win_lin_mac

6 meses después

 

Después del período “oh! bonito!” siempre llega la prueba de verdad: es realmente este entorno de trabajo funcional y/o ayuda en la productividad? Y sólo es posible llegar a una respuesta como ésta, después de trabajar largos períodos con el OS.

La respuesta, es sí y no.

Integración general

Y todo esto depende de si nos acostumbramos al entorno de escritorio. Me explico: Apple hace las cosas a su manera, y en muchos casos, no hay forma de ir “contra la corriente”; no tenemos opción. No tenemos la opción, por ejemplo, de usar una estructura de folders jerárquico, en lugar de metadata para las fotos en iPhoto o canciones de iTunes, por ejemplo (aunque una vez que nos acostumbramos a los albums y playlists inteligentes, la cosa cambia). Claro, podemos usar programas alternativos, pero ninguno ofrecerá la integración con otros componentes y aplicaciones del sistema, como los que ya vienen con Apple (lo cual veremos en la sección de “Automator”)

Ahora, sobre la integración. Funciona? Pues sí. El sistema operativo se siente bien; los atajos de teclado funcionan universalmente a través de todas las aplicaciones. Podemos importar datos de una aplicación a la otra sin ningún problema, como utilizar los contactos de iCal y utilizarlos en el Address Book, o crear citas y reuniones a partir de Mail.

No nos olvidemos tampoco de la integración de la interfaz. Aparte de usabilidad y simplicidad, otro concepto que uno nota, es el diseño. Cuántas veces hemos visto en Windows aplicaciones que cambian completamente la interfaz de usuario, por algo que se siente totalmente extraterrestre? Denle un vistazo, al Messenger, por ejemplo. La interfaz es tan diferente del sistema operativo, que ni parece desarrollada por Microsoft. Recientemente, sin embargo, Microsoft ha empezado a desarrollar sus aplicaciones “Live”, que mantienen cohesión entre sí y, sinceramente, están bastante buenas. Y a pesar de que parezca un detalle pequeño, me parece que es un punto crítico cuando hablamos de interfaz. Cómo acostumbrarse a trabajar en un ambiente donde todo es disparejo, los menús no están donde acostumbramos, y los atajos de teclado funcionan de manera diferente? Denle otro vistazo a Microsoft Office, por ejemplo. Han notado que el atajo para poner el texto en “negritas” siempre ha sido diferente en la versión en español y en la de inglés y otros idiomas?

Por último, tenemos la integración de hardware. Quizás el motivo principal por el cual Leopard corra tan bien, es que, a diferencia de Windows, no tiene que estar optimizado para correr “en la mayor cantidad de configuraciones posibles”, pues sólo existen limitados modelos de hardware. Por lo tanto Leopard puede ser optimizado sólo para funcionar con el hardware que Apple vende en sus Macbooks, Macbook Pros, iMacs, etc; porque no está jugando con una infinita cantidad de variables, que representan todas las opciones de hardware disponibles.

 

Libertad de elección

Ahora, ya resulta obvio, seguramente: con Apple tenemos menor libertad de elección.

En primer lugar, tenemos limitado número de modelos que usarán OS X. En segundo lugar, el software “básico” no nos da la posibilidad de configurar el sistema como nos venga en gana, ni acceder al código fuente de la aplicación o el sistema por si queremos modificarla.

Es por eso que la respuesta es sí y no. No, no vamos a tener la opción de elegir, por ejemplo otro entorno de escritorio (como podemos hacer en Linux, eligiendo entre KDE, Gnome, XFCE y una infinidad más). No, no vamos a poder reemplazar fácilmente los componentes de nuestra PC y esperar a que funcionen adecuadamente (aunque dispositivos externos, como discos duros, scanners, cámaras, mice, teclados, celulares, es otra historia)

Pero la gran ventaja? Es que a veces, simplemente no queremos lidiar con todo eso. Si tenemos un ambiente de trabajo que funciona, es intuitivo y cómodo de utilizar, realmente queremos cambiarlo? El sistema operativo finalmente es sólo un entorno que debe funcionar para faciltar la acción de completar las tareas a realizar. Y sinceramente, no tengo tiempo para estar configurando cada minúscula parte del mismo. 

Tampoco hay que exagerar el asunto. Todavía tenemos una amplia variedad de software y aplicaciones a nuestra disposición. Pero digamos que, comparado con Linux, por ejemplo, tenemos una minúscula cantidad de opciones. Pero la gran diferencia de ambos? Que con OS X, la mayoría de cosas, funciona. Y esa es la gran ventaja, lo que veremos a continuación:

 

 

Funciona.

Suena bastante cliché, pero es cierto. Hasta ahora, no he tenido ningún problema grave con OS X. 6 meses después, luego de innumerables instalaciones / desinstalaciones de gran cantidad de programas, eligiendo con cuál me quedo, o cual elimino, Leopard sigue siendo tan veloz como siempre. Los programas se ejecutan sin demora, ya terminé de acostumbrarme por completo a los atajos de teclado, y utilizar la máquina sigue siendo un placer.

Hace poco, conecté una tablet “Genius” que compré hace un par de años (hey, estaba a $40, contra los $200 que cuesta una Wacom). Luego de bajar los drivers necesarios, OS X la reconoció al instante y me permitió utilizarla en Photoshop, que ya había configurado las brochas para ser sensibles a la presión. Bajo Windows Vista (64bits) , luego de probar con 3 diferentes versiones de drivers, logré hacerla funcionar “a medias”, pues si bien reconocía el tablet, lo identificaba como mouse, sin darme sensibilidad de presión. Bajo Ubuntu? Jamás funcionó.

Pero si bien OS X sigue siendo mi sistema operativo favorito, también tiene sus problemas. A Finder (El Windows Explorer / Nautilus de OS X) lo sigo encontrado incómodo. ninguna de las opciones de visualización es perfecta (integrar CoverFlow en Finder? Para qué?), y el no poder ordenar folders y archivos por separado cuando quiero organizarlos alfabéticamente, es realmente irritante. En estos 6 meses, sin embargo, me he distanciado bastante de finder, utilizando Spotlight (el "buscador” general en todo el sistema) para encontrar la mayoría de archivos que necesito, y Quicksilver para realizar acciones con archivos que sólo tengo en Documentos.

 

De Linux a Mac

A pesar de todas las afirmaciones de que Ubuntu es por fin Linux para seres humanos, el Linux para cualquier persona, Linux como reemplazo de Windows / OSX, nunca pude acostumbrarme a él.

Si bien es un enorme salto frente a otras distribuciones en cuanto a simplicidad de uso, las horas que he pasado en Launchpad o UbuntuForums tratando de resolver conflictos que no deberían ni existir, son irrecuperables. De hecho, he pasado más tiempo buscando arreglos para extraños problemas en Ubuntu, que en Windows Vista…

Claro, la idea es entrar a Linux sabiendo que, no, no es Windows. Es decir, otra manera de pensar, otra forma de manejar las cosas. Pero saben qué? Con OS X tardé 1 día en acostumbrame. Con Ubuntu? Nunca sucedió. Lamentablemente, no tengo el tiempo ni el deseo de pasarme horas configurando el Xorg.conf para hacer que mi tarjeta de video funcione bien, o que, por fin, mi wireless decida trabajar después de reiniciar.

Lo único que quiero, es un sistema operativo que me permita correr las aplicaciones que necesito, que el hardware que tengo (tanto gadgets, como componentes internos) funcione como debe, que instalar Firefox y sus plugins no signifique tener que meter líneas y líneas de código

Ahora, Ubuntu funciona, pero también para determinado tipo de usuarios. No se si se acuerdan, pero les conté que a mi mamá le instalé Ubuntu en su laptop. Y sinceramente, le ha ido mucho mejor que con Windows. Ya se puede olvidar de los virus, y para el uso que le da (navegar por la web, usar pidgin para mensajería instantánea y abrir documentos en OpenOffice), es mucho mejor. Pero si tuviera que realizar tareas más complejas? Probablemente, no podría.

Y Linux también funciona genial en servidores, eso ni negarlo. Quizás con una especie de unificación hardware / software y una distro elaborada en base a ese específico hardware, Linux sería imparable.

Pero como están las cosas actualmente, Ubuntu termina siendo más un dolor de cabeza, que una opción viable, al menos en mi caso.

 

Algunas cosas mas

Automator.

64px-Automator_Icon Automator es increíble. Es una pequeña aplicación, incluída con el sistema operativo, que nos permite crear automatizaciones para tareas repetitivas, todo con una interfaz point & click. No es tan completo como Applescript (un lenguaje de scripting incluído también), pero es definitivamente mucho más simple de usar. Y durante estos 6 meses fue que lo descubrí, y lo he estado utilizando periódicamente.

He creado scripts, por ejemplo, para vaciar periódicamente mis carpetas de Descargas / Capturas de pantalla, que usualmente terminan llenándose luego de una jornada laboral. También es posible, por ejemplo, crear un workflow que redimensione todas las fotos en una carpeta, o quizás cambie de nombre a varios archivos simultáneamente. O que tal decirle a Automator que coja todas las fechas de nacimiento en Address Book, y cree un calendario en iCal?

Es decir, con automator podemos realizar muchas tareas para las cuales, generalmente, necesitaríamos un programa aparte. Y lo mejor de todo? Que pueden encontrar workflows ya creados por otros usuarios en el sitio de Apple, por ejemplo. Hace unos meses encontré uno que descargaba la página principal de los diarios que definíamos, los juntaba todos en un solo PDF, y lo guardaba / enviaba por mail.

Automator resulta impresionante no por lo que puede hacer, realmente, sino por lo simple que es hacerlo.

 

Conclusión

Seis meses después, me siento más cómodo que nunca en Leopard. A pesar de sus problemas y de su manera cerrada de ver las cosas, es el sistema operativo más estable, más simple de utilizar que he tenido y, por lo tanto, me permite realizar las tareas que debo, de manera más rápida.

Es el sistema adecuado para todos? Jamás. Lo más recomendable, es simplemente darle un vistazo a ver qué es lo que necesitan.

A pesar de toda la crítica mala que siempre se ha generado en torno a Windows Vista, siempre fui creyente de que las mejoras que tiene por sobre Windows XP, hacen que valga la pena. A Vista lo encontré siempre más estable, más veloz (bajo el hardware adecuado, claro), y más seguro. A XP tenía que estar reinstalándolo cada 6 meses para devolverle el performance perdido. Mi PC con Windows Vista (utilizada más que nada para gaming y probar aplicaciones) sigue estando estable, luego de un año.

Ubuntu y cualquier otra distribución de Linux es perfecto para aquel dispuesto a aprender. Con Linux tendrán la opción de configurar el entorno de escritorio sencillamente como les de la gana. Pero prepárense a pasar horas y horas (y horas) configurándolo o, bueno, tratado de hacerlo funcionar.

OS X? OS X no tiene la cantidad de programas de Windows, ni la cantidad de opciones de configuración de Linux. Pero Lo que si tendrán, es un sistema operativo bastante veloz, con la más simple interfaz de usuario, y que, al menos en mi caso, me ha permitido realizar todas las tareas que necesito con el menor esfuerzo y la mayor rapidez. Y sinceramente, utilizar Leopard, 6 meses después, sigue siendo un placer, en comparación al resto de OS.

La idea, finalmente, es que prueben todos, y se queden con el que más les gusta. Si mañana anuncian un Ubuntu Sexy Saffron y me ofrece todo lo que necesito, me cambio sin pensarlo dos veces. Si Windows 7 logra integrar el touchscreen a toda su interfaz de usuario y a las aplicaciones Live, dándome una cómoda e innovadora manera de manipular el escritorio, también lo consideraría. De momento? Me basta con OSX, pues de las tres alternativas, es el que me permite realizar las tareas por cumplir de manera más eficiente.