Conoce al Project Treble de Google, y cómo podría solucionar las actualizaciones de Android

Mi queja principal – y la de muchos – con Android es lo terriblemente implementado que están las actualizaciones del sistema operativo en los teléfonos. En ningún otro sistema operativo moderno – contando a Windows 10, MacOS, iOS – las actualizaciones están tan mal manejadas, como en Android. Pueden pasar meses (o años) de espera, hasta obtener la versión más reciente. Y este problema persiste incluso en los teléfonos de gama alta, por los cuales pagamos $700 u $800. Es, a estas alturas, y con Android por cumplir una década desde que fue lanzado, algo inaceptable.

No sólo porque millones de personas se quedan sin poder disfrutar de las mejoras que trae cada nuevo modelo, sino porque con el transcurso del tiempo se descubren fallos y errores en el sistema operativo. Agujeros de seguridad que, quizás, jamás sean parchados. Viendo “al otro lado del campo”, con el iPhone, todos los teléfonos compatibles con el sistema operativo reciben la actualización el mismo día. El momento en el que salga iOS 11, todos los teléfonos podrán actualizar ese día; y muchas veces, teléfonos con 3 o 4 años de antigüedad aún son compatibles con esta versión del OS. Un claro contraste. Por supuesto, para Apple es mucho más sencillo, pues tiene control total sobre cada uno de los teléfonos, y son contados modelos (contra los miles de diferentes modelos de teléfonos con Android que tenemos en el mercado). Pero también tenemos a Microsoft, con Windows 10, donde tiene control mínimo del hardware. Claro, las PCs ofrecen una arquitectura diferente, modular desde el principio, en lugar de sistemas integrados y cerrados como en Android. No hay una verdadera comparación directa, pero la manera en la que Google ha manejado el tema de actualizaciones, deja muchísimo que desear. Cuando uno se compra un teléfono con Android, se debe resignar a tener el teléfono como tal, sin poder contar con actualizaciones. Teniendo en cuenta que ahora la mayoría de beneficios viene a través del software, esto es realmente perjudicial para el sistema operativo.

Por suerte, Google planea mejorar esto con Android O y lo que denomina como “Project Treble”. Si, esto significa que teléfonos actuales en Marshmellow o Nougat quizás no se beneficien de este sistema de actualizaciones, pero es bueno ver que Google nuevamente está intentando lidiar con este problema. Si, ya lo ha intentado antes (recuerdan el Android Update Alliance y las múltiples promesas de actualizaciones periódicas y rápidas, que nunca llegó a nada?). Project Treble se ve más prometedor porque no depende de las vacías promesas de los fabricantes, sino de una reestructuración de cómo funciona Android, para que Google pueda empujar los updates sin interferencias.

Así es como actualmente funcionan las actualizaciones de Android en los teléfonos que tenemos en el mercado hoy:

Android sale al mercado, con una nueva versión. Esto pasa a los fabricantes de silicona (fabricantes de los chips / procesadores) para asegurar la compatibilidad. Luego, esto pasa a los fabricantes de dispositivos, quienes lo modifican de acuerdo a sus necesidades (Touchwiz, Sense UI, y las diversas modificaciones que se llevan a cabo con Android), y también con las modificaciones para cada operador (software adicional de los carriers). Esto pasa finalmente por los Carriers, las operadoras, quienes buscan el “Technical Acceptance” para validar que el teléfono funciona adecuadamente. Después de este largo proceso, finalmente llega a manos de los consumidores.

Project Treble cambiará todo esto, modularizando la manera en la que Android funciona, separando el código de Android, del código específico del hardware . No es una solución completa, pues Project Treble no toma en cuenta las modificaciones hechas por los fabricantes a Android, ni tampoco las apps de las operadoras. Treble, en esencia, le permite al fabricante ahorrarse horas modificando código del Framework que antes tenía que ser actualizado . Sin embargo, esta no es una solución completa, pues aún los fabricantes tendrían que modificar a Android con sus interfaces y encima meterles el software adicional de las operadoras.

Los que se benefician, en estos casos, son los que compren smartphones con Android puro o cercano a ello. Teléfonos desbloqueados y con Android puro como el Essential Phone, por ejemplo, o el Nokia 8, o incluso los teléfonos de Motorola desbloqueados, podrían recibir futuras actualizaciones a Android mucho, mucho más rápido, ya que estos teléfonos tienen una versión de Android “pura”, casi sin modificaciones.

A pesar de que esto no resuelve el problema completo, y las actualizaciones de Android aún dependerán de cuánto interés tenga el fabricante en actualizar el teléfono (versus cuánto interés tenga en vendernos la nueva versión), conforme el proceso de actualizar se haga menos complicado, menos nebuloso, y más empresas empiecen a actualizar sus teléfonos, esto poco a poco irá convirtiéndose en un requisito más -aunque ya debería serlo – a la hora de elegir qué teléfono comprar.

Via Blog de Desarrollo de Android

No more articles