Parece magia.

Eso es lo primero que pensé cuando vi al Blackbird de “The Mill”. Un auto capaz de transformarse en cualquier otro vehículo en pantallas, gracias al poder del CG (gráficos generados por computadora). Debido a los avances tecnológicos que hemos visto en los últimos años, un lugar en donde se ha conseguido alcanzar el foto-realismo con gráficos generados por computadora, es en la industria automotriz. Gracias a los avances en efectos especiales – que ahora están en todos lados, muchas veces imitando la realidad tan convincentemente que no nos damos cuenta – ahora The Mill puede hacer uso de estos gráficos por computadora para generar el vehículo que sea, desde esta armatoste negra:

Screenshot 2016-06-27 09.58.51

The Mill Blackbird

Esto tiene el potencial de revolucionar la industria de la publicidad automotriz, pues en lugar de tener que depender de un vehículo real, de producción, para generar footage o videos publicitarios, la empresa productora simplemente puede hacer uso de un Blackbird para filmar dichas secuencias, y luego, en post-producción, añadir el chasis del auto que les plazca como si fuese un videojuego:

Como vemos en el video, las dificultades más grandes a la hora de filmar una publicidad con vehículos es la disponibilidad de los mismos. Como estos anuncios publicitarios suelen salir a la par con el vehículo, muchas veces conseguir un modelo finalizado, no un prototipo que sufrirá cambios después, es difícil. El Blackbird soluciona esto, al permitirnos editar cualquier cambio en post-producción, después de filmado el comercial.

E imagínense el potencial que podría tener este vehículo en películas! En lugar de buscar autos clásicos, podríamos ver al Blackbird utilizado en emocionantes secuencias de persecución, sin poner en riesgo clásicos vehículos!

Impresionante, verdad?