Interesante el artículo que vi en ManuelAnorga.com. Aparentemente, una casa que estaba en venta porque los dueños habían desaparecido misteriosamente, guardaba tremenda sorpresa, cuando por fin decidieron investigar dentro de la misma.

Adentro, una momia los aguardaba, cual Psicosis, sentada en un sillón.

Aparentemente, Maria Luisa Zamora, la persona momificada, estaba sentada ahí desde el 2001, momificación natural que se produjo debido al aire salino que rodea la vivienda, pues la casa se encuentra en un conocido balneario.

 

Su desaparición pasó verdaderamente desapercibida, pues los vecinos creyeron, desde el inicio, que ella simplemente se había mudado. Después de todo, la señora tenía ya otras deudas, y otras propiedades le habían sido usurpadas por autoridades locales.

En fin, un caso de la vida real digno de aparecer como aventuras de Poirot en algún libro de Agatha Christie

via ManuelAnorga.com

  • Pues más que una momia, parece una de esas estatuas que venden en los chiringuitos.

    Aún así… dá bastante repelús.