Cómo funciona el I’m Not a Robot, el botón de ReCaptcha?

Recuerdan cuando la web estaba poblada de los molestos “captchas”, donde teníamos que introducir palabras que, incluso como humanos, nos costaba leer? Casos como este?

unreadable-captcha-3.jpg

El CAPTCHA se utiliza como un método de protección para websites para evitar ser invadido por “bots”. Muchas veces, por diferentes razones, personas malintencionadas pueden empezar a crear miles o millones de cuentas a un servicio que no cuente con protección ante ello. Para eso sirve el “CAPTCHA”, como una verificación de que somos humanos, que podemos discernir texto que una máquina difícilmente podría leer. El problema? Que en muchas ocasiones, incluso como humanos, no podemos leerlo.

Sin embargo, en la web hemos visto cómo un cuadro de CAPTCHA como el de arriba ha sido reemplazado por uno más sencillo, uno que simplemente tiene un “check”, al costado de la frase “I’m Not a Robot”, o “No soy un robot”. Le damos click, y listo! Acceso concedido.

Cómo funciona el I'm Not a Robot?

Pero cómo funciona el I’m not a Robot?

CAPTCHA viene de “Completely Automated Public Turing Test to tell Computers and Humans Apart”. Si, nada bueno el acrónimo, pero en español, implica un test público de Turing para discernir entre robots y computadoras (el Test de Turing se realiza frecuentemente contra inteligencia artificial). Aquí podemos descubrir Cómo funciona el I’m Not a Robot.

El problema de estos tests, es que la inteligencia artificial y el poder computacional han mejorado tanto en estos últimos años, que incluso para pruebas como los antiguos Captchas, las computadoras son hasta más capaces para deducir lo que está escrito aquí, por ejemplo:

hardcaptcha.png

 

Pero entonces, por qué un test más sencillo, como el clickear en “I’m not a Robot”, es más efectivo que estar tratando de deducir texto borroso o difícil de leer? 

Resulta que nosotros, como humanos, dejamos un gran rastro de información en nuestra PC, como la dirección IP (número que identifica a nuestra computadora), y “cookies” o galletas, que quedan almacenadas en nuestra PC y sirven para, por ejemplo, mantener nuestra sesión de Facebook activa, o permitir a los anunciantes conocer un poco de nuestros hábitos de navegación. Esto es utilizado por Google, los responsables del nuevo CAPTCHA, para detectar que no se trata de una computadora maliciosa, sino de un usuario común y corriente. Una computadora o bot programado para simplemente intentar acceder a websites mostraría un comportamiento totalmente diferente, un historial totalmente diferente. Google también utiliza pistas tan sutiles como la manera en la que el mouse se mueve antes de clickear en “I’m Not a Robot”, pues un script, una computadora, tendría un camino mucho más directo, que el movimiento al azar, errático, típico de un ser humano.

Esta colección de pequeñas pistas ayuda al botón de Captcha a diferenciar entre humano y robot. El truco del nuevo botón de Captcha no es dificultar más la prueba, sino acumular una serie de evidencias que hace el trabajo mucho más difícil para un bot, de engañar al CAPTCHA.

El proceso ha mejorado, pero no es perfecto. Para esos casos en los que el CAPTCHA no logra recolectar suficiente evidencia de nuestra humanidad, se nos presenta un test. Uno mucho más sencillo para nosotros, humanos, pero uno infinitamente más complicado para un bot.

Aquí, el test nos está pidiendo que identifiquemos imágenes como “esta”.

cat_captcha.jpg

Cómo funciona el I’m Not a Robot?

Noten que ni siquiera se menciona al gato, sino que simplemente, se muestra una imagen de un gato. Nosotros, como seres humanos y por cultura general, sabemos que se trata de un gato y podemos rápidamente identificar entre gatos, perros, conejos y plantas para pasar el test en un par de segundos.

Pero para un bot? El proceso es muchísimo más complejo. En primer lugar, tendría que pasar un proceso de reconocimiento de imagen para poder definir a qué se refiere el test con “esta” (porque nunca se menciona que es un gato, que facilitaría el proceso). Esto implica entonces pasar esta imagen en una base de datos de imágenes o red neuronal (más sobre redes neuronales e inteligencia artificial, en este especial). Con suerte y tras un gran esfuerzo, quizás la máquina detecte que se trata de un gato. Y entonces, tendría que pasar cada una de las imágenes mostradas adicionalmente por la misma red neuronal para poder hacer el intento de diferenciar entre un gato y un conejo; o un gato y un perro. Las computadoras son maravillosas a la hora de procesar vastas cantidades de información, pero son totalmente incapaces de razonar, lo cual hace de este, un proceso sumamente tedioso y complicado de resolver para una computadora.

Ahí es, pues, donde cae la genialidad de este nuevo sistema de Captchas. En lugar de complicar la prueba, se ha buscado una manera más eficiente de proteger nuestra información, al recopilar información sobre nuestro comportamiento, para dificultarle el test no a todos, sino a los que se quiere dar pase.

 

Este sistema de CAPTCHA empezó a implementarse por Google en el 2013, pero hemos visto una rápida expansión en casi todas las páginas web importantes porque no sólo funciona mejor sino, lo más importante, es mucho más sencillo y menos tedioso para nosotros, los humanos que queremos hacer uso de estos servicios. Así es, pues cómo funciona el I’m Not a Robot

 

https://www.arturogoga.com/redes-neuronales-que-son-y-como-funcionan/

 

 

 

via sophos

No more articles