1375702814_124310_1375704262_sumario_grande

Cuando parece que la tecnología no puede sorprendernos más, científicos anuncian una noticia que podría ser el inicio de una revolución alimenticia. Usando la tecnología de células madres, científicos holandeses han logrado cultivar una hamburguesa en un laboratorio. La tarea no ha sido fácil ya que ha tomado más 5 años y 240.000 euros. Sin embargo, el tiempo de cultivación de la hamburguesa es de solo tres meses, menos de lo que le toma a una vaca crecer. Según el jefe del proyecto, Mark Post de la universidad de Maastrich, el proyecto se ejecutó pensando en las necesidad alimenticias mundiales. Dentro de 40 años, la demanda mundial de carne se incrementará en dos tercios.

 

El producto ya ha sido probado por los comensales, quienes han dejado en claro la falta de sabor de la hamburguesa. El equipo de científicos alega que la hamburguesa está compuesta de carne sin grasa (por el momento), y que en un futuro cercano esperan poder introducirla en el producto. Este avance científico deja varias preguntas sobre la mesa. ¿Se pondría fin a la cuestión moral del consumo de carne? ¿Podríamos frenar  en algo la contaminación ambiental, teniendo en cuenta que los animales de granja producen una gran cantidad de metano? Para contestar estas preguntas, habría que ver cuál es el impacto del producto en el mercado a largo plazo.