El peor accidente que le puede pasar a alguien.

 

No solo debe haberle dolido, sino que cualquier simpatía que pudo obtener del público se fue al tacho cuando el lip synching quedó al descubierto.