Reishee Sowa de Puerto Aventuras, Mexico, decidió, un día, dejar la tierra y todas sus anteriores experiencias. Pero cómo conseguirlo? Fácil. Consiguió 250,000 botellas de plástico de gaseosa, y construyó su propia isla.
 
 
 
 Ok. No exactamente una isla, de acuerdo a los estándares, sino una “embarcación ecológica y creadora de espacio”, según sus propias palabras. La isla es autosuficiente, pues consigue el agua necesaria de las lluvias, tiene un baño que autodescompone el contenido, y cultiva sus propios alimentos. Hey, a mi me parece una idea genial. La tierra, después de todo, es 2/3 de agua, así que imaginen vacacionar en una “isla personal”….
 
Más info de aquí