Me costó trabajo entender qué demonios era MyColors, de Stardock, cuando lo lanzaron en mayo de este año. Después de todo, no tienen ellos algo exactamente igual, que hace básicamente lo mismo: cambiarle el look a Windows desde hace como 10 años (WindowBlinds?).

No le presté mucha atención porque, bueno, con Windowblinds me bastaba. Pero ahora han lanzado la versión 2.5 (!), así que dije “por qué no”, y terminé dándole un vistazo (por cierto, por fin es compatible con Windows Vista 64 bits)

Diferencias con WindowBlinds: La gran diferencia, está en el modelo de negocio. Con WindowBlinds, tenemos que pagar por la aplicación ($20) y tenemos a nuestra disposición miles de temas gratuitos. Con MyColors, la aplicación es gratuita pero, lo adivinaron, son los temas los que cuestan. Incluso, llegando a $20. La segunda gran diferencia es que no sólo se trata de cambiar el look de las ventanas y de la barra de tareas en Windows; MyColors nos brinda un tema integral, incluyendo íconos, widgets, e incluso hasta media players. Es decir, es un rediseño total del escritorio

El gran problema? Que ningún tema que pude ver en la galería, llegaba siquiera a “decente”. Vamos, tendrían un escritorio como esto? En serio?

Imagen 1

Y, sorpresa, ese es uno de los temas que cuesta $20. En serio, los diseños van de terribles, a espantosos, a potenciales causantes de convulsiones. No hay forma de poder trabajar 8 horas en una PC que se viera así.

La idea es buena, no me malinterpreten. Dejar el software gratis y tener la posibilidad de tener tanto temas completamente gratuitos (como ha sido siempre), a temas de pago, es genial; sobre todo por la cantidad de “cambios de look” de calidad que hemos visto en el pasado (basta con ver el enorme número de visual styles y windowblinds themes que hay, por ejemplo, en deviantart). Pero todos los temas de MyColors son simplemente horribles.

Esperemos que Stardock suelte las herramientas de creación de temas pronto a la comunidad, para poder empezar a ver otras alternativas a lo que se ofrece en la página web.

Hasta que lo hagan, sin embargo, les recomiendo evitar el programa por completo, pues lo único que conseguirán, es afear más a Windows. Si necesitan cambiarle el look, siempre está la gratuita opción de utilizar Visual Styles que, definitivamente, se ven, al menos por ahora, muchísimo mejor.

Link