Hoy es un triste día. Tras un reporte financiero que no alegró a nadie, Blackberry anunció sus “planes para finalizar todo el desarrollo interno de hardware, y que tercerizará esa función a partners”. El fin de una era.

Blackberry – antes conocido como RIM – estuvo, en una época, en la cúspide del mundo móvil; tener un Blackberry era un verdadero símbolo de la época. Sin embargo, la incapacidad de mantenerse a la vanguardia y, sobre todo, la imposibilidad de evolucionar, hizo que tener un Blackberry dejara de ser un símbolo de “status” y se convirtiera, en un par de años, en un símbolo de burla (“en serio utilizas un Blackberry?”). Cuando Blackberry intentó modernizarse y tratar de competir contra el iPhone y Android con su nuevo sistema operativo, ya era demasiado tarde; ambos competidores, a pesar de no existir en el mercado escasos años atrás, se habían apoderado del nuevo campo de juego al ofrecer un sistema operativo adaptado a la nueva era. Blackberry 10 – el sistema operativo – y los smartphones que lo utilizaron fueron buenos teléfonos, buen hardware como el que RIM solía fabricar. El problema es que ya nadie les prestaba atención.

El año pasado Blackberry hizo algo que muchos secretamente deseábamos hace años, pero que dudábamos que sucediera: Blackberry lanzó un teléfono con Android, con el “Priv”. El teléfono era una sólida alternativa, pero en un mundo donde tenemos teléfonos de excelente calidad por bajísimos precios, con un sistema operativo donde se compite ferozmente por precio, el costoso Priv jamás tuvo una verdadera oportunidad.Blackberry

Este año, Blackberry lanzó un segundo smartphone con Android, pero esta vez, todo el hardware fue producido por otra empresa, Alcatel. Se trató del DTEK50 que, a pesar de un atractivo precio de $300, ha fallado nuevamente en capturar el interés del público. El problema? Que poco o nada lo diferenciaba por fuera del Alcatel Idol 4; lo único novedoso, eran los cambios en el software para hacer a Android más seguro.

Una lamentable caída de una empresa que, en la década pasada, controlaba el 20% de todas las ventas de teléfonos del mundo, detrás de Nokia. Hoy, la historia es otra: Blackberry sólo comanda un punto porcentual del mercado.

Hoy en día, pues, nos encontramos frente a un mercado donde realmente, sólo existen dos opciones: Android y la docena de fabricantes que producen teléfonos con este sistema operativo, y iOS de Apple. Hasta Mozilla se ha dado vencido con Firefox OS. Y todo parece indicar que, al menos en el futuro cercano, no habrán grandes cambios en el panorama móvil.

  • Francisco Zapata

    Buenas noches desde Barcelona. Sólo hacer un inciso. En el último párrafo creo que deberías haber nombrado a Microsoft y su Win10 mobile. Es el tercer S.O. móvil y va a ganar cuota de mercado en 2017, seguro, con la presentación de su secreto a voces, que es el Surface Phone, además de partnerts, HP entre ellos.

    • De verdad me encantaría que suceda. Siempre me gustó la experiencia de usuario que nos da Windows Mobile (8, 10), pero la falta de soporte de terceros es lo que terminó haciendo que regrese a iOS / Android.