Excelente video de 1974, donde Arthur C. Clarke le dijo a ABC que, a diferencia de 2001 (su libro y la película), cada hogar tendría, para ese entonces, una computadora que estaría conectada con el mundo.

Según Clarke:

“Tendrá, en su propia casa, no una computadora tan grande como ésta pero, al menos, una consola, que podrá comunicarse con otras computadoras y obtener toda la información que necesite para el día; declaraciones bancarias, reservaciones al cine, toda la información que necesite para vivir en la sociedad. Esto estará en una forma compacta en su propia casa.”

Tendrá una pantalla de televisión – como la de aquí – y un teclado y lo tomará como algo tan común, como nosotros el teléfono.

Cuando se le pregunta sobre los términos (repercusiones) sociales, sobre si nos volveremos una sociedad dependiente de computadoras, Clarke respondió: “enriquecerá nuestra sociedad, porque podremos vivir en cualquier lugar; cualquier hombre de negocios o ejecutivo puede vivir en cualquier lugar de la Tierra, controlando su negocio de esta manera (remota). Podrá vivir en el campo,  e igual mantener una interacción completa con seres humanos.

Por supuesto, en ese entonces teníamos ya al “ARPANET”, una suerte de precursor a lo que hoy conocemos como Internet, y las computadoras personales, si bien casi desconocidas para la mayoría, estaban apareciendo ya en ferias de computación (la Apple I fue presentada en 1976). Es interesante, sin embargo, ver cómo Clarke une las piezas del rompecabezas, o quizás apuesta de corazón por este tipo de tecnologías para segurarnos que, en el 2001, ya sería algo sumamente común.