Aquaman Review: Lo mejor del Universo de DC hasta ahora.

Qué consigues cuando combinas a uno de los directores más populares de los últimos años, responsable de revitalizar el género de horror con Saw, primero, y The Conjuring e Insidious, después, con un elenco secundario de primera como Nicole Kidman, Willem Dafoe y Patrick Wilson, personajes principales que saben encajar en el rol determinado? 

Pues consigues convertir a un héroe que difícilmente sería nombrado como favorito por muchos, en uno que supera, al menos cinematográficamente, a gigantes de siempre como Superman, Batman, o Wonder Woman.

Porque lo que Wan ha conseguido con un héroe tan difícil de llevar a la pantalla como Aquaman – sin que termine siendo un film ridículo – es simplemente maravilloso.

Aquaman

Honestamente, no me interesaba mucho el film hasta que me enteré quién sería el director. Y aún así, mis expectativas no eran muy grandes. Gracias a una invitación de Warner Bros puede asistir al pre-estreno del film y así sacarme la duda de una vez por todas.

Aquaman no sólo vale la pena, sino que es una de las películas más entretenidas que he visto en lo que va del año. No voy a espoilearles nada, tan sólo diré que Wan logra trabajar muy bien la comedia en el film sin utilizarla en demasía. Y Jason Momoa encaja en su rol como Aquaman tan bien, como Robert Downey Jr. lo hizo con Iron-Man; es un personaje que simplemente “encaja” y no requiere de una “suspensión de la incredulidad” como para dejarnos llevar por el personaje y su universo. Lo cual es un trabajo monumental, sobre todo para la gran mayoría de personas que irá a ver el film que seguramente no tiene ni idea, como yo, de los “Atlanteans”, de “Black Manta” y muchas cosas más. Admito que Aquaman, para mi, jamás fue un personaje importante y, como cualquier niño mainstream, mis preferencias heróicas y mi propina semanal, era invertida en las historias de Batman (o Judge Dredd!).

El potencial de que el film terminara siendo demasiado fantástico para su propio bien, que los efectos especiales, para una película que depende tanto de ellos, terminara jugándole en contra (como ocurrió con “Mowgli” de Netflix), era bastante grande.

Por suerte, nada de esto ocurrió y Aquaman logra llevar a la pantalla una crisis que prácticamente no involucra a la humanidad, de una manera convincente pero, lo más importante: de una manera emocionante.

A pesar del tema obligatoriamente acuático del film, algo que me llamó mucho la atención es que logra migrar a diferentes lugares, tanto debajo del mar como por encima. Esto lo hace sentirse como una verdadera odisea, como un viaje legendario que ayuda a proporcionarle mayor escala al film. Tres cuartos del film habían transcurrido cuando, en un raro momento tranquilo del film, pude reflexionar de todo lo transcurrido, y no pude evitar evocar esa sensación de aventura que grandes films habían alcanzado en el pasado, como Indiana Jones and the Raiders of the Lost Ark o The Last Crusade. Aquaman es una película que logra, de alguna manera, capturar esa emoción, ese “viaje del héroe”, que tantas veces hemos visto, escuchado y leído, y hacerlo sentir como algo nuevo.

Aquaman

La estética del film está sumamente bien trabajada, como lo están sus escenas de acción y efectos especiales. Desde que la película arrancó con una canción de Sigur Rós -Sæglópur – supe que estábamos ante un film que sabía lo que era, sabía lo que tenía que hacer con su tiempo y cómo conseguirlo.

Bajo el mar, la estética predominante es una bastante “Outrun”, bastante ochentera, con tonos de vaporware en la música que le dan familiaridad y encanto. Las criaturas tienen sentido y se mueven con naturalidad, pero quizás nuestro “suspension of disbelief”, o al menos el mío, tiene un límite. No pude evitar soltar una risa al ver guerreros serios batallando sobre caballos de mar y tiburones.

Lo que tenemos, pues, es una sólida película de acción y aventuras. Un film que el universo DC necesitaba, sin tramas complejas y que dan vueltas innecesariamente.

7.5
Veredicto
Aquaman es un film que sabe exactamente lo que es, sabe cómo llevarlo a cabo, y sabe exactamente qué hacer para conseguirlo. Es un film sumamente divertido que los mantendrá interesados en la trama por toda la duración de la película. No intenta hacer nada trascendental, ni radicalizar la típica historia del héroe. Es, simplemente, una historia muy bien contada que logra elevar al personaje de Aquaman, varias veces ignorado y muchas, ridiculizado, por encima de gigantes como Superman o Batman.
Más Noticias
Overcast te permite compartir “Clips” de tus podcasts (iOS)