broken-iPhone-curved-and-warpedImagínense un futuro, en el que imágenes como las de arriba, de pantallas destrozadas ante el duro impacto contra el pavimento, sean cosa del pasado. Imagínense una era en la que el teléfono, más smart que nunca, cambia su trayectoria de caída para asegurarse de que el encontronazo contra el suelo, haga el menor daño posible.

Créanlo o no, esto podría ser realidad en un futuro no muy lejano, según una nueva patente detectada por Apple Insider, que acaba de ser otorgada por el USPTO (U.S Patent and Trademark Office)

11241-3995-141202-Protect-l

Según el diseño, los sensores del teléfono (giroscopio, acelerómetro y GPS) pueden detectar el posicionamiento y potencial caída del teléfono. Con esta data alimentada al procesado, se puede medir información como la velocidad de caída, tiempo de impacto y orientación en una fracción de segundos. Una vez obtenidos todos los datos, el sistema podría activar un mecanismo diseñado para modificar la posición del dispositivo en plena caída, tratando de causar el menor daño posible a los componentes del teléfono.

Ahora, este tipo de protección ya tiene precedente. Apple solía “bloquear” los discos duros en posición, deteniendo el girado de los mismos, cuando, a través del acelerómetro de las Macbooks, detectaba una potencial caída. Esto nos aseguraba que nuestro disco duro pudiese sobrevivir una caída. Algunas cámaras fotográficas también cuentan con un sensor de caídas, bloqueando la escritura y protegiendo el lente para evitar daños mayores.

Pero conseguir cambiar la orientación del dispositivo en plena caída sí es algo nuevo, y sería interesante verlo en acción. Quizás, como mencionábamos líneas arriba, como una excelente manera de evitar daños graves en nuestros smartphones. De hecho, se especula que bastaría con el motor de vibración con los que ya cuenta nuestro smartphone, para variar la trayectoria de caída. Así que quién sabe, quizás veamos esta tecnología implementada en una leve revisión de un modelo en un futuro cercano.

via

 

  • Jorge

    Nada nuevo, esto lo hacen hace años los gatos y las tostadas con manteca y mermelada.

  • José Zegarra

    Quizás la competencia reaccione:
    Samsung patentaría el smartphone amarrado a un gato, así siempre caerá hacia arriba y además el pelaje lo protegerá del impacto.
    Precio: 999 dólares (no incluye el gato)