Esto es algo que viene especulándose desde hace mucho tiempo, pero un nuevo reporte por Mark Gurman – conocido reportero con excelentes fuentes, que rara vez se equivoca – podría darnos una fecha definitiva para que Apple por fin abandone a los procesadores Intel, por sus propios procesadores, tal y como hace con el iPhone, iPad y Apple Watch.

Depender de Intel le ha costado varios problemas a Apple en los últimos años. A diferencia del iPhone y iPad, donde Apple mismo diseña sus propios procesadores – y gracias a ello, tiene el CPU más veloz de la industria con una enorme distancia frente a sus competidores más cercanos – en las Macbooks y iMacs dependen del “timeline” de lanzamientos de Intel. Y con las grandes demoras, y pocas mejoras que hemos visto de la empresa, no nos sorprende que Apple esté más que dispuesto a abandonar el mundo de los Core i3, i5 y i7 por sus propios procesadores. Después de todo, los más recientes procesadores móviles de iPhone y iPad ya rivalizan – y en algunas pruebas, superan – a los procesadores de Intel. Imagínense estos procesadores con menos restricciones de tamaño y calor al estar en un dispositivo más grande con una laptop, y podríamos ver una solución mucho más potente, fabricada por Apple.

Según Bloomberg, esta iniciativa se llama “Kalamata” y está en los primeros pasos de desarrollo. Pero este proyecto unificaría aún más al iPhone, a los iPads y por supuesto, a la Mac, dejando que trabajen de manera más transparente entre sí. Dicho proceso, sin embargo, requeriría de una transición de múltiples pasos. No sería la primera vez que Apple abandone una arquitectura de procesadores por otra: ya lo hizo en el pasado, cuando abandonó a los PowerPCs por los procesadores Intel.

Intel ha estado cojeando por mucho tiempo. Sus procesadores no ofrecen mejoras significativas año tras año y hoy en día ya ni siquiera sabemos qué tiene preparado Intel a futuro. De hecho, ni siquiera sabemos si Intel sabe qué harán para permanecer vigentes. Años atrás teníamos una clara idea de los planes de Intel a futuro, sabíamos cuando vendrían los nuevos procesadores con una mejor arquitectura y una reducción en el proceso (por ejemplo, de 22 a 14 nm, que trae consigo mejoras en rendimiento, batería y más). Desde los problemas que Intel tuvo en el 2015 / 2016 y su incapacidad de continuar con la Ley de Moore (donde se establecía que la cantidad de transistores en un circuito integrado se duplicaba cada dos años), el futuro de Intel es incierto. Y a nadie le gusta trabajar, o depender de una empresa que no sólo demora constantemente sus productos, sino que no ofrece mejoras sustanciales en un futuro cercano. Dicho de una manera sencilla: Intel ha dejado hace tiempo de innovar y ofrecer una mejora significativa

Por eso no sorprende que Apple esté trabajando en integrar sus plataformas, además de controlar el futuro del rendimiento de la Mac, en lugar de dejarlo en manos de terceros. Según Bloomberg, Apple estaría trabajando en una nueva plataforma de software llamada internamente “Marzipan” – que saldría este año – que le permitiría a usuarios ejecutar apps de iPhone y iPad en la Mac. Este sería uno de los primeros pasos en intentar unificar tanto iOS como MacOS, y así poder, finalmente, migrar de los procesadores Intel a procesadores propios para el 2020.

Si hay una empresa capaz de conseguir algo tan complicado, es Apple. Son pocas las empresas que logran captar desarrolladores independientes de software tan hábiles, tan dispuestos a ser los primeros en tener sus programas listos para a nueva plataforma.

Vale la pena darle un vistazo al reporte de Gurman en Bloomberg