Análisis: iPhone 3GS (2009). Todo lo que quisiste saber del 3GS (y su pasado)

Antes de empezar con la reseña, quería contarles una pequeña historia, resumiendo los dos años que el iPhone tiene en el mercado.

Esta reseña, por lo tanto, no hablará sólo del 3GS, sino de todo lo que nos ha llevado a que, el día de hoy, exista este dispositivo. Vale la pena? Vean la reseña para enterarse!

Un poco de historia…

iPhone 2G

Screen shot 2009-10-05 at 9.57.25 PM

Cuando la máquina apareció en el 2007, el iPhone 2G (aquí la reseña) no era, definitivamente, un “smartphone”, o teléfono inteligente. Peor aún, no estaba disponible oficialmente en latinoamérica y muchos otros países, requiriendo el obligatorio y popular “jailbreak” para poderlo usar alrededor del mundo. El teléfono era poco más que un celular que tenía una hermosa interfaz, innovaba bastante en cómo manipularla (a través del tacto, a diferencia de anteriores celulares táctiles que utilizaban, principalmente, un styluz o pequeño lápiz) y por supuesto, la calidad que Apple mostró con sus iPods. Pero smartphone? nah.

Qué es un smartphone? Lo que separa a un celular normal de un smartphone es algo confuso, pero mi definición personal siempre ha sido que un smartphone debe ser capaz de realizar ciertas tareas a las que estamos acostumbrados a llevar a cabo en una PC. Ejemplos? Abrir documentos de Office (DOC, XLS, presentaciones) y poder, por supuesto, editarlos. También está el hecho de poder revisar sin problemas correos electrónicos, y navegar por la web. Además, debe ser un sistema operativo que permita el desarrollo de aplicaciones por terceros, una plataforma en la cual se puedan crear nuevos programas, no limitándonos a los que vienen con el celular, y tampoco limitándonos a hacerlo sólo en Java.

Mis conclusiones sobre el iPhone 2G, a inicios del 2008?

Por supuesto. De momento, no cambiaría mi iPhone por ningún otro modelo actual en el mercado. Seguro, no voy a poder ver documentos de oficina, ni cosas por el estilo, pero tampoco quise hacer eso antes con mis anteriores smartphones, por lo que no lo veo como una gran desventaja.

Las grandes desventajas son la pobre cámara, el “jack” de audífonos incompatible con la mayoría de audífonos, y la carencia de 3G.

El iPhone cumplía algunas de estas tareas (con un navegador que se destacaba entre el resto por su velocidad y fidelidad a la hora de mostrarnos páginas – sin flash, por supuesto), pero cuando se trataba de editar documentos de oficina, o crear aplicaciones, todo esto era imposible.

iPhone 3G

Screen shot 2009-10-05 at 9.58.06 PM

Imposible, hasta que llegó el 3G (aquí todo lo escrito respecto al 3G). La llegada del 3G no significó sólo un rediseño en el celular (cambiando el aluminio de la parte trasera, por plástico blanco / negro más curvo) y algunas mejoras en hardware (mejor calidad de micrófono / parlante, un “jack” de audífono universal). Lo más importante del 3G, aparte de funcionar en este tipo de redes (más veloces que EDGE, la tecnología de transmisión de datos / conexión a internet utilizada en el primer iPhone, el 2G) fue la llegada de OS 2.0 (actualización del sistema operativo) y con ésta, el arribo del App Store, la tienda de aplicaciones del iPhone.

Llamar al App Store revolucionario, sería subestimarlo. Ha cambiado completamente no sólo las posibilidades ofrecidas por el iPhone, convirtiéndolo por fin en un smartphone, sino que se ha convertido en una mina de oro para Apple, algunos desarrolladores, y en una especie de centro comercial enorme para nosotros los usuarios. Si queremos hacer algo, probablemente exista una aplicación para ello.

Desde editar documentos, jugar juegos de espectacular calidad, a leer libros, a tener una pecera virtual con Koi, a aplicaciones de pedos y eructos, aplicaciones para “stremear” música, para darnos información de donde estamos, e incluso aplicaciones para ayudar a Obama a cantar, lo más probable es que, si queremos hacer algo, podremos encontrarlo en el App Store (salvo, claro, utilizar Google Voice o hacer llamadas por Skype; pero más adelante hablaremos sobre esto).

El App Store fue una total revolución no sólo para el iPhone 3G, sino para el primer iPhone, pues la actualización al OS 2.0 funcionaba con ambos.

Pero un efecto secundario, fue que el usualmente veloz iPhone, se vió plagado de cuelgues y demoras. Y conforme instalábamos más y más aplicaciones, tanto el 3G y el 2G terminaban siendo bastante lentos. Incluso tras múltiples actualizaciones, no son pocas las veces en las que quise regresar al sistema operativo anterior, extrañando la velocidad que caracterizaba al iPhone en el pasado.  Lo que nos lleva casi al final de nuestra historia.

iPhone 3GS, el análisis

iphone-3gs-620x373

Como pudieron notar en la reseña, salvo pequeños cambios cosméticos, el iPhone 3G en sí no cambió mucho en cuanto a hardware. Seguía utilizando el mismo procesador de 400 Mhz, los mismos 128 Megabytes de RAM. Cambio un poco el exterior, sobre todo para mejorar la recepción de señal (plástico es mejor que aluminio para ésto) y obtuvo la posibilidad de conectarse a redes 3G, pero, en la base, seguía teniendo las mismas entrañas que el 2G. Lo que nos lleva al gran problema: el iPhone 2G / 3G no fueron diseñados para lidiar con múltiples aplicaciones.

Como vimos en la pequeña recapitulación, la (tonta) idea de Steve Jobs era que todas las aplicaciones que funcionaran en el iPhone, fuesen a través de la web, a través de Safari. Basta con darse una vuelta por este sitio abierto por Apple, para ver qué rumbo quería Steve Jobs que el iPhone siguiera.

Por supuesto, esto no funcionó, y diversos desarrolladores nos demostraron, a nosotros que jailbreakeamos el teléfono, lo que podría llegar a hacer el iPhone  con aplicaciones de terceros. Así fue como surgieron los primeros juegos (Tap Tap Revenge, el juego más popular del iPhone ahora, tuvo sus inicios como una aplicación a la que podíamos acceder sólo cuando nuestro iPhone tenía el Jailbreak).

Apple, afortunadamente, vio lo que ésto significaba (ya lo había hecho antes con Napster, por supuesto, cuando decidió lanzar iTunes), y creo que fue todo esto del “jailbreakin’” lo que hizo que el App Store de Apple viera la luz. Y es por esto que la primera fase de OS 2.0, la implementación de aplicaciones, fue una época tan terrible donde ni siquiera Safari, el navegador web, podía funcionar sin colgarse.

A lo que voy con todo esto, es que el iPhone 2G / 3G nunca fueron realmente diseñados para manejar un App Store: el hardware no es lo suficientemente veloz. Esto lo demostró incluso la segunda generación del iPod Touch, que trajo un procesador más veloz y, por supuesto, aplicaciones que cargaban mejor y más rápido. Ayuda también que el iPod Touch no necesita lidiar con procesos exclusivos del iPhone, relacionados al teléfono y, por ende, tiene más RAM libre.

Otro motivo por el cual me parece que Apple se apuró en lanzar el App Store, es que la interfaz misma del teléfono no se acomoda bien a tener múltiples aplicaciones. Todos los que hemos visto y utilizado un iPhone, podemos ver lo incómodo que resulta navegar por múltiples páginas de aplicaciones. Pre-App Store, era bien raro ver más de 2,3 páginas (de hecho, el firmware 1.0 del iPhone sólo tenía una página) y ahora, con la cantidad de aplicaciones que existen, son pocos los iPhones que cuentan con menos de 5-6 páginas repletas de aplicaciones y juegos. El iPhone OS necesita un rediseño urgente.

El 3GS es el primer iPhone listo para las aplicaciones del App Store

Ya vieron las pruebas de velocidad, ya leyeron todas las afirmaciones de Apple de que el iPhone 3GS es, en el peor de los casos, 50% más veloz que el 3G, no sólo para abrir aplicaciones, sino también para navegar por la web.

Pero probablemente digan “hmm, 5 segundos más rápido? Vaya…” Y esa es mi reacción inicial. De hecho, mi reacción inicial cuando fue anunciado fue incluso más fría. Estaba esperando un re-diseño del teléfono.

Lo que sucede es que el rediseño sí se dio, pero por dentro.

La “S” definitivamente es de Speed

El iPhone 3GS trae un nuevo procesador de ARM, el Arm Cortex V8, que es un paso bastante importante cuando se trata de procesadores en celulares. Quizás esos pocos segundos no signifiquen mucho en papel o incluso en el video en la parte superior, pero esos pocos segundos que salvamos en todas las acciones, cada vez que abrimos una aplicación, que la cerramos; incluso cada vez que giramos el teléfono y esta vez sí cambia de orientación sin notables demoras; cada vez que abrimos el teclado virtual y no existe ninguna demora cuando empezamos a escribir. Todo esto se suma, y no sólo terminamos ahorrando varios minutos al día, sino que la experiencia de usuario, ese sentimiento de que el teléfono es lo suficiente veloz para realizar todo lo que queremos, se mantiene constante. Atrás quedó la lentitud traída por el 2.0. El iPhone 3GS es el primer teléfono cuyo hardware ha sido planeado para aprovechar como se debe el App Store.

gangster-iphone

Y esto lo notarán, por supuesto, con aplicaciones más recientes, más avanzadas. Con el lanzamiento del App Store, aplicaciones simples eras las que abundaban en la tienda. Ahora? Ahora tenemos un clon de Grand Theft Auto bastante fiel (Gangstar), con una enorme ciudad virtual para vandalizar. Tenemos un Shooter en primera persona con gráficos impresionantes y bastante jugable (Modern Combat). Tenemos un clon de Diablo (Dungeon Hunter) que nos dará alrededor de 7-10 horas de juego. . Tenemos Fifa 10.  El iPhone / iPod Touch se ha vuelto en apenas un año de ser una nada para consolas portátiles como el DS y el PSP (quienes ni siquiera consideraban al gadget de Apple como competencia), a un serio rival para ambas.

Y estas aplicaciones no sólo se ven mucho mejor, sino que exigen más. No son pocas las aplicaciones, por ejemplo, que exigen que reiniciemos el teléfono antes de correrlo, a falta de RAM del 3G (que tiene 128 Megabytes de RAM, con usualmente 45 libres después de una reiniciada). No son pocas, tampoco, las que tardan más de 20 segundos en aparecer (sobre todo juegos, pero también aplicaciones como DocsToGo, Twittelator, etcétera).

Todo esto, desaparece en el 3GS. Las aplicaciones son ejecutadas velozmente, e incluso con algunos juegos, como Dexter (el juego basado en la espectacular serie), mejoran considerablemente por este aumento dramático de velocidad. Aplicaciones que ni quería utilizar en el 3G, a pesar de ofrecer más (como el caso de Tweetie vs Twittelator Pro, dos clientes para Twitter, con el primero siendo bastante veloz, pero el segundo ofreciendo toneladas más de características), se han vuelto favoritas en el 3GS.

Si tuviese que comparar la diferencia entre el 3G y el 3GS, diría que el salto ha sido como pasar de una 486, a una Pentium. O, si desean algo más moderno, de saltar de una Pentium 4, a una Core 2. Puede que no haya sido un cambio significativo exteriormente (es más, no hay ninguno), pero por dentro, el salto evolutivo ha sido bastante importante, sobre todo para un teléfono móvil. Muchísimo mayor al cambio del 2G al 3G.

Y créanlo o no, a penas prueben un 3GS, notarán la diferencia inmediatamente. De hecho, volver a la lentitud del 2G / 3G cuesta. Bastante.

La cámara, la cámara!

IMG_0000.jpg.scaled1000

La cámara del 2G / 3G era básicamente inútil. Claro, tenía una resolución de 2 megapixeles, pero la calidad seguía siendo bastante mala, sobre todo si lo comparamos con cámaras de teléfonos de la competencia, como los Nokia o Sony Ericsson.

La cámara del 3GS ha recibido una importante mejora. Quizás ese megapixel extra no parezca mucho, pero la calidad de las fotos ha mejorado considerablemnete.

No, no soy un experto en fotografía, así que no entraremos en muchos detalles técnicos al respecto (para eso, denle un vistazo a esta otra reseña, que se centra exclusivamente en la cámara del 3GS), pero en mi opinión, la calidad de las fotos tomadas pueden rivalizar con simples “point & shoot” (salvo en fotografías nocturnas… la falta de flash es perjudicial).

Pero aquí también es donde las aplicaciones disponibles le dan ese extra a la cámara que la hacen mucho más divertida. Aplicaciones como CameraBag, Best Camera que vimos hace unos días, o CameraKit, todas para retocar y jugar con las fotos tomadas. Aplicaciones como TiltShift que nos permiten emular el efecto Tilt Shift, directamente en el teléfono, hacen que usar la cámara del 3GS sea divertido. Y por supuesto, podemos subirlas inmediatamente a Twitter, Flickr, o lo que sea.

Y ahora, el 3GS también nos permite grabar videos. No en HD, pero sí a 640×480 y a 30 cuadros por segundo. La fluidez de los videos es realmente notable, y la posibilidad de cortar y editar el video, además de subirlos directamente del iPhone, son alternativas que no podemos ignorar.

Así que, después de la velocidad, la segunda característica importante es la cámara. Por fin vale la pena.

Así que,  el 3GS vale la pena?

Lo que dije desde que compré el primer iPhone, y sigo diciendo hoy, es que, desde el momento que probé el iPhone, no he vuelto a sentir la necesidad de comprar otro celular. No les ha pasado nunca que, apenas compran un nuevo celular, inmediatamente empiezan a ver “lo que se viene”? Me sucedía antes, y es algo que se detuvo con el iPhone, así tan limitado como era inicialmente. Y desde entonces, Apple ha sabido seguir de líder, lanzando el App Store, y ahora el 3GS (por fin un aparato digno del App Store), por lo que la compra del 3GS era casi obvia.

Detractores, siempre hay. Inicialmente, era que el iPhone no era un smartphone en absoluto por falta de aplicaciones. Después, fue sobre la mano de hierro con la que Apple maneja las aprobaciones del App Store. Pero lo cierto es que, de momento, no hay ningún otro celular que ofrezca las mismas características que el iPhone 3GS. No sólo tiene la espectacular tienda de aplicaciones (cuya calidad mejora exponencialmente), sino que ahora, el hardware que se encuentra debajo del 3GS es definitivamente uno de los mejores en el mercado. El Arm Cortex V8, procesador que utilizan tanto el 3GS como el Palm Pre, es un salto bastante importante en el mundo de los celulares. Sólo que Apple tiene la ventaja sobre Palm de tener aplicaciones que realmente le sacan provecho a ésta.

El aparato, por supuesto, no es perfecto. Cosas como Google Voice, que tanto escándalo están causando en EEUU, o la imposibilidad de realizar llamadas vía Skype con Wi-Fi vía 3G cuando el 5800 lo hace sin problemas, o incluso la falta de multi-tasking, característica que más me llama la atención en teléfonos con Android, el Palm Pre, o el futuro Nokia N900, son limitaciones con las que tenemos que lidiar si compramos el iPhone. Limitaciones realmente frustrantes.

Como dije en el último Mix Podcast, quizás este sea el último iPhone que compre casi “a ciegas”.

Por qué? Porque por fin parece que el resto de fabricantes ha despertado, se están “poniendo las pilas” y es posible que, el 2010, veamos muy interesantes alternativas al iPhone. Celulares sin las limitaciones mencionadas, y con innovadoras características.

Ahora? Ahora sigue siendo el mismo caso del 2008 y del 2007: no hay ningún otro smartphone que ofrezca las mismas características del 3GS; no hay ningún otro celular que nos permita hacer todo lo que podemos hacer con el iPhone. Así que si son adictos a las aplicaciones y posibilidades que el iPhone ofrece, y desean poderlas disfrutar como se debería, el 3GS es una actualización necesaria para cualquier usuario.

Todavía siguen amarrados al plan de dos años? No hay motivo para dejar el 3G de lado. De hecho, no hay muchas cosas que el 3GS haga exclusivamente y que no podamos hacer con el 3G. Sólo que el 3GS lo hace, simplemente, como debería. De hecho, para cuando el contrato de dos años termine, probablemente tengamos ya un nuevo iPhone (3GZ?), y, con suerte, una actualización al sistema operativo. Supongo que esta actualización no signifique un salto muy importante en cuanto a hardware (todavía estamos algo lejos de procesadores para celular de doble núcleo), pero el sistema operativo tiene que cambiar drásticamente para permanecer competitivo. Como lo mencioné en el Mix Podcast 9, lo más probable es que veamos el próximo año la misma tendencia de Apple con laptops; es decir, por fin un iPhone con una batería decente que aguante más de un día, lo cual traerá por fin algo que todos le reclamamos a Apple: multi-tasking, la posibilidad de tener múltiples aplicaciones abiertas.

Así que si están con el 3G y todavía amarrados al plan, no hay muchos motivos, a menos que sean app-adictos, de pagar el precio completo del 3GS.

Pero si el plan que tenían se terminó, y están buscando un nuevo celular, mejor que el iPhone 3GS, en mi opinión,  todavía no hay. No hay que olvidar que no sólo se trata del hardware; de qué tan rápido sea el procesador, qué tan buena sea la cámara. Se trata de qué es lo que podemos hacer con este hardware, y de momento, Apple es el que nos da más opciones.

El próximo año? Quizás veamos un nuevo teléfono, no sólo más llamativo, sino con una tienda de aplicaciones verdaderamente competitiva (el N900 con el Ovi Store, quizás?). Pero de momento? De momento Apple sigue liderando el grupo. Y después de todo, si al final encontramos un mejor teléfono, siempre está el nuevo iPod Touch (en su tercera generación ya) que trae todas las características del iPhone, menos el celular y la cámara.

No more articles