Screen Shot 2015 02 04 at 9 29 27 AM

 

Lollipop, la más reciente versión de Android, sólo se encuentra instalado en 1.6% de dispositivos de Android alrededor del mundo, según cifras de Google. Y esto, después de tres meses de su debut oficial

Una verdadera lástima, teniendo en cuenta las claras mejoras en seguridad, velocidad y rendimiento que Google ofrece en la más reciente versión de Android, sin mencionar un muy necesario “refresh visual” con Material Design. Sorprende también ver que Gingerbread, Android 2.3.3, sigue comandando un alto porcentaje de instalación; sin duda debido a la cantidad de dispositivos provenientes de China, que quedaron abandonados en dicha versión.

Por qué siempre demoran tanto las actualizaciones de Android?

2403092809 05e8d7dd9a

Estamos ante un terrible caso de falta de actualizaciones que se debe, principalmente, a cómo funciona Android. Debido a que Google es responsable sólo de “su versión” de Android, y debido a la cantidad de fabricantes involucrados, las actualizaciones a Android pueden tardar semanas, meses o incluso años.

 

Este es el recorrido típico de una actualización de Android:

  • Google lanza Android X, la nueva versión del sistema operativo. Éste sale, usualmente, con un smartphone o tablet nuevo (o ambos). El hardware del smartphone o tablet nuevo que utiliza Google ha sido ya probado con los drivers y demás necesidades, producto de las mejoras y cambios de Android X. 
  • Esta nueva versión va hacia los fabricantes (usualmente con unos meses de anticipación), quienes:
    • Tienen que probarlo con toda su gama de teléfonos para decidir si los actualizarán o no
    • Tienen que empezar a planear teléfonos utilizando esta nueva versión de Android.
  • Teniendo en cuenta la amplia variedad de fabricantes y las docenas de variantes de modelos de smartphones, este es un tedioso proceso. Sobre todo si el teléfono cuenta con hardware que varía demasiado (un procesador totalmente diferente, un sensor de cámara, un módem diferente, etcétera). 
  • El fabricante procede a actualizar los drivers de los equipos y las modificaciones a Android que ha realizado. Por modificaciones, nos referimos a la versión de Android implementada por Samsung como Touchwiz, Sense de HTC. Algunos fabricantes tienen más o menos trabajo, dependiendo de cuánto hayan cambiado no sólo el look de Android, sino funcionalidades básicas. Mientras más modificaciones hechas a Android, mayor será el trabajo. Es por eso que Samsung, por ejemplo, suele tardar bastante con los updates, comparado a Motorola, que mantiene una versión muy parecida a la original de Google
  • El fabricante tiene que coordinar con cada operador en cada región para incluir software del operador. Esta es la razón por la cual si, por ejemplo, Android X sale en Polonia, ésta podría tardar meses en llegar a nosotros. Debido a que Android es un sistema bien “abierto”, los operadores telefónicos aprovechan esto para pre-instalar software propietario. Esto es uno de los más grandes dolores de cabeza de Android, pues no sólo terminamos con software inútil que pueda haber sido instalado por los fabricantes y que probablemente no utilizaremos (Polaris Office, ChatOn y demás tonterías), sino que también, terminamos con apps que quizás no queramos del fabricante. Y lo peor de todo? Que para el usuario común, es imposible desinstalarlas. Es este proceso, denominado “homologación regional”, que termina haciendo que la más reciente de Android usualmente llegue a nuestro teléfonos con muchos meses de demora, usualmente casi cuando están a punto de anunciar una nueva versión.
 
 
Es una lamentable realidad, producto de la libertad que Google ofrece con Android para todos los fabricantes. La única manera de asegurarnos updates directos de Google? Comprar un dispositivo Nexus, desbloqueado, desde la tienda de Google. Pero éstos sólo están disponibles en un muy limitado
 
 
 
Cómo trabaja la competencia?

Debido a que Apple mantiene control sobre el hardware y software, ofreciendo ambos en simultáneo, y prohibe la pre-instalación de software adicional, las actualizaciones funcionan de manera global. Es decir, si el dispositivo es compatible con la actualización, el mismo día que Apple lanza una nueva versión, ésta puede ser instalada en todos los teléfonos y tablets compatibles del mundo.
 
Este es el proceso común de actualización de Apple.
 
  • Apple determina si un equipo recibirá el update.  Esto es producto de una evaluación para saber si el hardware es lo suficientemente capaz para ejecutar todas las nuevas funciones de una nueva versión de iOS. Hemos visto casos, lamentablemente, donde el juicio de Apple es pésimo al respecto. Como sucedió con la actualización del iPhone 3G a iOS 6, o más recientemente, con la actualización del iPhone 4 a iOS 7. En ambos casos, el hardware era claramente incapaz de correr de manera satisfactoria el OS, lo que resultó en teléfonos demasiado lentos.
  • Una vez determinados los modelos que recibirán el update, éste es lanzado globalmente. Ahora, sólo es cuestión de descargarlo “Over the Air”, directamente en nuestros dispositivos, o sincronizarlo desde iTunes. A veces, el peso del update es demasiado para ciertos dispositivos (como sucedió con iOS 8 y personas que habían copado smartphones y tablets con tan sólo 16 GBs de almacenamiento), que nos obliga a recurrir a iTunes. 
 
Y eso es todo. Cualquier usuario, sin importar donde se encuentre, verá una notificación de un update disponible el mismo día en que éste es lanzado. Esto, debido a que Apple se tiene que preocupar solamente por los modelos que ha lanzado, y la actualización de iOS no pasa por múltiples manos, como sucede con Android. Lo más cercano a este modelo? Los dispositivos Nexus de Google.

 


  • Checo

    Y cómo funciona en Windows Phone?