Actualizar Windows Mobile 6.1 a 6.5 a Windows Phone 7 Series? Imposible

Así es, ni siquiera el HTC HD2, el poderoso dispositivo de HTC con Windows Mobile 6.5 (procesador de 1 GHz, pantalla capacitiva, cámara de 5 megapixeles), califica para una actualización a Windows Phone 7.

Windows Phone 7 Series, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft para smartphones que vimos hace unos días y que, al menos con previews, dejó impresionados a muchos, no estará disponible para ningún aparato que cuenta ahora con Windows Mobile 6.1 o 6.5. Microsoft se ha puesto mucho más estricto con los requisitos de cada uno de los celulares que traerá Windows Phone 7 (para mejorar la experiencia del usuario), y por lo tanto, al no contar con los 3 botones necesarios (3 botones, exactamente), el HD2 de HTC no califica para actualizarse al Windows Phone 7.

htc-hd2-angled

En resumen? Si estaban esperando el HTC HD2, olvídense del teléfono, ya que lo más probable es que HTC lance un HD2.1 con los botones modificados, para poder funcionar con este nuevo sistema operativo. Y si esperaban actualizar sus teléfonos con Windows Mobile 6.5 a este nuevo OS de Microsoft, lamentablemente tendrán que comprar un nuevo smartphone para poder aprovechar el OS. Sin embargo, al ser un OS no probado aún, y que potencialmente podría traer conflictos con aplicaciones (después de todo, WinMo 6.1 y 6.5 están diseñados para ser usados con stylus, no con el dedo).

Resulta interesante el contraste con Android, pues se ha prometido traer el nuevo OS (2.1, actualmente disponible sólo en el Google Nexus One) a todos los dispositivos con Android. Así es, incluso el HTC G1, con más de un año en el mercado. Por supuesto, características como fondos animados y otros extras probablemente no aparezcan, pero de momento, se planea traer la base del OS a todos los dispositivos con Android disponibles en el mercado.  O incluso el iPhone de Apple, cuyo primer modelo, lanzado hace 3 años, puede correr el mismo sistema operativo que los más recientes modelos.

Claro, el cambio de Android 1.6 a 2.1 (o iPhone OS 1.0 a 3.1.3)  no es tan significativo como lo será el salto de WinMo 6.5 a WP7 y, por más que duela, era un paso que Microsoft tenía que tomar para volver a sus sistema operativo móvil nuevamente competitivo: olvidarse por completo de los actuales modelos, y concentrar sus esfuerzos para construir una nueva interfaz, con estrictos requisitos para fabricantes.

Esperamos con ansias, pues, ver los nuevos smartphones corriendo este sistema operativo de Microsoft.

APC Mag via Gizmodo