Llegar a un sitio, por si acaso….

Pero bueno, Lifehack nos da 6 buenas razones para ello! Interesante artículo de productividad que, de verdad, debería pensar en aplicar también. No es que me guste llegar tarde a invitaciones y demás – es más, siempre trato de ser algo puntual – pero sucede. Y, la idea es, que no suceda.

Aquí les dejo un par de puntos:

Cuando llegas temprano, obtienes el mejor sitio. Igual que cuando llegamos a la iglesia o al cine 10 minutos antes de que se inicie el show, la posibilidad de elegir donde sentarnos es lo mejor. Si es una reunión de negocios, es buena idea obtener algo de distancia de quien sea el encargado del “show”. Si es una presentación, obtén un lugar que no nos obligue ir luego al quiropráctico por la manera en la que tenemos que doblar el cuerpo para ver el Powerpoint. Cuando llegas temprano, pudes elegir el lugar ideal.

Cuando llegas temprano, puedes escuchar al jefe quejarse sobre el sujeto que llega tarde. He ido a varias reuniones en donde el jefe nos mira y dice “Alguien sabe donde está Joe? El sabe que la reunión es ahora, no?”

Cuando llegas temprano, simplemente eres más cool. Al igual que ser organizado, las personas puntuales saben de lo que todo esto se trata. Puede que sean paranoicos por llegar tarde o ser algo neuróticos en cuanto al reloj, pero la verdad, es que las personas que llegan temprano tienen una gran ventaja, porque son atentos a los detalles.

Pueden ver el resto de puntos, en Lifehack.org

Link