Mi Primera Mac [Especiales]

…Y algunas observaciones sobre el futuro de la plataforma.

 Screenshot 2014 01 24 12 35 15

Hoy, la Mac cumple 30 años de haber sido presentada al mundo. Por este motivo, quería compartir con ustedes mis primeras experiencias con mi primera Mac.


Después de toda una vida con Windows, en el 2006, estaba listo para probar otras plataformas. Mi primer intento de cambio fue con Linux, justo cuando Linux en escritorios experimentó quizás su mejor época, planteándose como una alternativa al ya añejo Windows XP, y luego al detestado Windows Vista[1].

Mi paso por Linux como sistema operativo principal fue fugaz, pero interesante. Finalmente, la incoherencia de algunas funciones de escritorio, y la necesidad de tener que configurarlo todo para obtener un ambiente productivo, en lugar de tener uno por defecto, me hizo desistir de continuar con éste. Pero sirvió para encender ese interés por otros sistemas operativos. Así que cuando llegó el momento de reemplazar mi ya vieja laptop por una nueva, y me vi entre dos opciones: una Dell XPS de 13“ (que sonaba como una excelente opción tanto para trabajar, como para jugar), y una Macbook Pro de 13” color negro, decidí irme por mi primer producto de Apple.

Antes de esta compra, mi conocimiento de Apple y sus productos era mínimo. Como todos, creo que conocía a la compañía como aquella que hacía productos “caros, bonitos y para diseñadores”. Miré con desdén al iPod Classic. Pero me di cuenta que, habiendo lanzado un blog tecnológico pero, sobre todo, habiendo aceptado ya por completo mi pasión por la tecnología, no podía quedarme ignorante frente a la plataforma. No podía juzgar a la marca -y sus productos – sin haberlos probado. Así fue, pues, que terminé con esa Macbook Pro (o Blackbook, por su ya descontinuado color en la línea de Apple).

 

 

Screenshot 2014 01 24 12 15 42

mi “Blackbook”, al centro. La rodean de izquierda a derecha (el Nokia N800, o el intento de Tablet de Nokia, pre-iPad; aquí la reseña), el primer iPhone, el iPhone 2G, y el Nintendo DS. 

 

Aquella Macbook (o “Blackbook” de cariño), era una Mac de las que ya no existen. De plástico (porque aluminio era sólo para la línea Pro), modelo 2006. Pero rápida. Y sumamente estable. Por dentro, tenía un CPU Core 2 Duo de 2.0 Ghz, una tarjeta gráfica integrada. Y un mísero gigabyte de RAM (que terminé actualizando a 2 GBs[2]. Las característias, para ser honestos, eran una sombra al lado de lo que la Dell ofrecía por el mismo precio. Pero estaba empecinado en querer probar una Mac, así que dejé de darle vueltas al asunto, pagué por la Macbook, y salí de la tienda, decidido a aprender y documentar mis experiencias. Desde entonces, la Mac se volvió mi plataforma principal, la cual no he cambiado hasta ahora.

Con la Mac, quedé enganchado desde un principio. Tras una vida con Windows, no me tomó más que una o dos horas para sentirme a gusto con OS X. El sistema operativo se sentía coherente; y ante cualquier duda, tener un menú siempre en la misma ubicación para todas las aplicaciones (parte superior de la pantalla, en lugar de incrustado en la misma aplicación), con un botón de ayuda que nos permite buscar los comandos – excelente para aprender atajos de teclado – me ayudaron bastante a aclimatarme casi de inmediato. Tener un corrector ortográfico universal (algo que destaqué en mi primer artículo sobre el proceso de migración de Windows a Mac), era algo novedoso y sumamente práctico. Spotlight como una manera de lanzar aplicaciones, en lugar de estarlas busando desde el menú Inicio, fue una revelación (recuerden que Windows no contaba, en ese entonces, con algo similar y Linux recién estaba empezando a implementar un buscador de apps similar a través de terceros). La elegancia de la interfaz de usuario, la atención a los detalles, eran cosas que no había experimentado en otro sistema operativo antes.


Screenshot 2014 01 24 12 47 15

 

Todo este proceso de Transición, lo fui documentando en este mismo blog, donde en total, tuvimos 5 artículos al respecto. Desde la decisión de compra, a las aplicaciones que consideraba esenciales tras mi corto tiempo de uso, para finalizar con un artículo, 6 meses después, confirmando mi satisfacción con el switch. Pueden leer todos estos artículos, aquí:

ue tan significativo el salto, que terminé elaborando 5 artículos, 4 de ellosrelatando el salto de una plataforma a otra.

En aquel entonces los smartphones eran un nicho. Las tablets habían sido presentadas como fallidos intentos (recuerdan las UMPCs de Microsoft y partners?) con terribles ventas debido a que estaban planteadas como PCs, en lugar de dispositivos móviles.

Hoy, en el 2014, sigo usando una Mac como plataforma principal. El mundo ha cambiado muchísimo. Los smartphones se han vuelto sumamente comunes. Millones de personas utilizan tablets como dispositivos computacionales principales. El mercado de laptops y PCs se está reduciendo.

Y si bien Apple sigue siendo la empresa que más ganancias genera con la venta de laptops y desktops, incluso la cantidad de Macs vendidas, se redujo en el 2013.

Esto ha llevado a muchos a pensar de que la desaparición de las Macs, es inevitable. Que la muerte de Macbooks y iMacs, de la mano de plataformas móviles, está por llegar. Pero si hay algo cierto en el mundo tecnológico, es que siempre hay espacio. Hace años que se viene augurando la muerte de los diarios. O de la radio. O de la televisión regular. O de los blogs.

El mercado de laptops y PCs disminuirá, pero es porque no todos tienen / ni tuvieron necesidad de una laptop o PC en un primer lugar, sólo que por fin, con la llegada de tablets y smartphones, tienen la posibilidad de elegir dispositivos que se amolden a sus necesidades.

Antes, la única forma de conectarse a internet, entrar a redes sociales, revisar email y navegar por la web, era comprar una PC o laptop. Teníamos un dispositivo multi-propósito, que si bien no era el más adecuado para todo tipo de uso, era el único. La llegada del iPhone popularizó a los smartphones, que son, básicamente, dispositivos computacionales de bolsillo. Podemos revisar correos, navegar por la web e interactuar en redes sociales, en un dispositivo siempre conectado, siempre encendido. Para muchos, un smartphone es más que suficiente para satisfacer sus necesidades computacionales. La popularización de las tablets con la llegada del iPad terminaron por eliminar las necesidades de muchas personas más de comprar una laptop. Sobre todo si el uso de dichos dispositivos no implica, como requisito, utlizar un teclado.

La reducción de ventas en Laptops y PCs (y por ende, Macbooks, iMacs) no significa que estemos ante la inmediata extinción de estos dispositivos, o que vayan a desaparecer a corto – o mediano – plazo. La reducción en ventas significa que ahora las necesidades de muchas personas están cubiertas por estos nuevos dispositivos móviles.

Esto es algo que muchos fabricantes aún no logran entender: las personas no están buscando laptops táctiles, o híbridos convertibles, como pueden confirmarlo las ventas en los últimos años. Hemos dejado la era de un dispositivo para cubrir todas nuestras necesidades, por una era multi-gadget, donde cogemos el dispositivo que más se acomode a nuestras necesidades, en ese momento. De una sóla PC para toda una familia, a múltiples gadgets por persona.. De hecho, lo vimos en detalle el 2011, con el especial Tres Gadgets para Dominarlos a Todos.

 

Screenshot 2014 01 24 13 35 44

 

 

Muchos de los artículos especiales del blog se inician en el smartphone que tenga a la mano (con Evernote, tengo una app multiplataforma que me permite bocetear posts), y luego pasan a ser escritos o en el iPad o en la Mac, pero casi siempre pasan por una revisión final en la Mac. Muchísimas cosas han cambiado en estos 30 años. El mundo tecnológico ha sido remecido y revolucionado también desde el 2006. Pero las cosas que hacen de la Mac, una genial plataforma, siguen vigentes. Es por eso que, 30 años después, sigue siendo aún una excepcional experiencia. En esta era multi-device, la Mac sigue siendo mi plataforma principal.

 

 


  1. Quién podía resistirse a esos efectos gráficos tridimensionales de “Compiz en la época, después de todo? A pesar de que, finalmente, empeoraban la experiencia de usuario al insertar innecesarias demoras. Que, casualmente, es algo que iOS 7 ha hecho con los nuevos ”Motion Efects”.  ↩

  2. Si, en ese entonces podíamos actualizar el RAM post-compra. Claro que el grosor y peso de esa Macbook era equivalente a tres Macbooks Air actuales  ↩

About Arturo Goga

Hey! Mi nombre es Arturo Goga. Si el artículo te agrada, no olvides suscribirte a la página. Puedes leer más en Sobre el autor, o bien ponerte en contacto conmigo. Aquí mi perfil en Google+ También puedes suscribirte en Facebook!