Así se fabrica un iPad en Foxconn – Sobre la controversia en la fábrica de Apple

En enero de este año los medios estallaron en contra de Foxconn y, sobre todo, Apple, por un programa radial publicado en NPR (National Public Radio), donde Mike Daisey, que aseguraba haber estado dentro de las fábricas donde los iPads y iPhones se crean, describiendo terribles condiciones de trabajo. Situaciones como las niños de 13 años operando en las fábricas, un hombre cuyas manos habían terminado convertidas en garras por el duro trabajo, envenamiento por Hexane, un producto para limpiar las pantallas del iPhone. En resumen, una situación realmente terrible sobre las condiciones en las que se trabajaba. Aquí la transcripción.

El problema, es que todo lo dicho por Mike Daisey, era mentira. De hecho, This American Life y su conductor, Ira Glass, hicieron un especial de una hora en marzo de este año, retractando todo lo dicho por Daisey (Link al programa “Retraction”). Daisey nunca entró a Foxconn, nunca entrevistó a nadie, nunca vio a ningún trabajador menor de edad. Todo había sido fabricado por Daisey, basándose en algunas situaciones reales que había escuchado (las largas horas de trabajo, por ejemplo), junto a rumores y, por supuesto fabricaciones suyas, para su monólogo teatral “The Agony and the Ecstasy of Steve Jobs”.

Foxconn workers

Como teatro, no hay ningún problema en inventar situaciones; pero cuando Daisey se presentó en NPR, éste aseguró que todo lo presentado era real (es para un programa periodístico, después de todo). NPR, lamentablemente, no corroboró los datos, y simplemente transmitió el programa. Todos los medios saltaron ante la noticia, por supuesto, repitiendo lo dicho por Daisey en el programa.

Sólo una persona, Rob Schmitz, de Marketplace.com, se cuestionó la veracidad de todo lo dicho por Mike Daisey en este artículo, y es aquí cuando se llegó a la verdad: nada de lo descrito por Daisey era verdad. Schmitz simplemente “googleó” el nombre de la traductora en China que Daisey utilizó, y poco a poco, se fue descubriendo cómo nada de lo narrado por Daisey en NPR, sucedió en realidad.

Por supuesto, las condiciones de trabajo en Foxconn sí son definitivamente un problema. No podemos olvidarnos los suicidios ocurridos hace un año. Los largos turnos de trabajo, poca paga, y trabajo monótono son también realidad. Pero aún así, como podemos ver en el video de arriba, creado por el mismo Rob Schmitz que desenmascaró a Mike Daisey, son cientos de jóvenes los que viajan de todas partes de China para poder trabajar en Foxconn. A pesar de todo lo mencionado, Foxconn es una de las fábricas que paga a tiempo, e incluso paga mejor que otras.

 

Acompañando al video, tenemos un “Reporter’s Notebook” escrito por Schmitz, con algunos detalles extra interesantes, como:

El primer error que tuve sobre el local de Foxconn en Longua, ciudad de Shenzhen, fue que siempre lo llamé una “fábrica” –técnicamente, lo es. Pero después de entrar por las rejas y caminar, uno se da cuenta rápidamente que es también una ciudad –240,000 personas trabajan aquí. Casi 50,000 de ellos viven en el campus en dormitorios compartidos. Hay una sección en ambos lugares con restaurantes de comida rápida, bancos, cafes, tiendas de dulces, y una biblioteca automatizada. Hay canchas de basquet, tennis, gimnasios, dos piscinas, y un estadio de fútbol en el medio del campus. Hay una estadio radial –Voice of Foxconn– y una estación de televisión. Longhua incluso tiene su propio departamento de bomberos, localizado en el medio de la ciudad. Esto no es lo que viene a la mente cuando uno piensa “fábrica China”.

O:

Pero eso no significa que los trabajadores no tengan quejas. Uno de los problemas más comunes: ser tratado injustamente por el superior inmediato. Algunos trabajadores se quejaron por ser forzados incluso cuando estaban enfermos. Otros dijeron que los supervisores no les dejaban cobrar el tiempo extra que habían trabajado. De docenas de entrevistas, el favoritismo parece común entre los supervisores de Foxconn. Y por supuesto, nadie es fan del trabajo. “Es increíblemente aburrido y repetitivo”, dijo un trabajador de la producción de iPads, llamado Xu , “pero simplemente me pierdo un poco y hago el trabajo y pienso en otras cosas; pienso en los momentos felices de mi vida. Mis amigos. Mi familia. Cualquier cosa. Si lo puedo hacer, incluso el trabajo no parece tan cansado”.

Xu envía el equivalente a $3,000 al año a su familia en la provincia rural de Hubei. Después de tres años, dice que está listo para regresar a casa el próximo año. Piensa que ha ahorrado lo suficiente para empezar su propia firma de construcción en su villa natal; algo pequeño, dice, que le hará un poco más de dinero — un poco más de dinero que lo que sus padres hicieron como agricultores

 

Pueden leerlo completo, aquí

Tampoco se pierdan el episodio Retraction, de NPR: Link

About Arturo Goga

Hey! Mi nombre es Arturo Goga. Si el artículo te agrada, no olvides suscribirte a la página. Puedes leer más en Sobre el autor, o bien ponerte en contacto conmigo. Aquí mi perfil en Google+ También puedes suscribirte en Facebook!